Skip to main contentAccess keys helpA-Z index
BBCMundo.com
OTROS IDIOMAS
English
Português
mas idiomas
Viernes, 7 de julio de 2006 - 20:17 GMT
Una trayectoria única


Casimira Rodríguez, la actual ministra de Justicia de Bolivia, trabajó como empleada doméstica durante 18 años y ha dedicado buena parte de su vida a luchar por la reivindicación de sus derechos.

Ninguna trabajadora del hogar había logrado ocupar un cargo como el que ella tiene en estos días.

Niñez
Comenzó a trabajar como empleada doméstica cuando era apenas una niña de 13 años y recuerda esos años como un tiempo de 'dolor psicológico' por los 'malos tratos e indiferencia' de sus patrones.
Hace unos meses, durante la celebración del Quinto Congreso de la Confederación Latinoamericana y del Caribe de las Trabajadoras del Hogar (COLACTRAHO) -que ella presidió entre 2001 y mayo de 2006- la BBC fue testigo de cómo sus pares la recibían con ovaciones de admiración y felicidad.

Comenzó a trabajar como empleada doméstica cuando era apenas una niña de 13 años y recuerda esos años como un tiempo de "dolor psicológico" por los "malos tratos e indiferencia" de sus patrones.

Fue esa situación la que la llevó a buscar ayuda en organizaciones populares y no tardó mucho en convertirse en líder sindical. Según le contó a BBC Mundo, el difundir los derechos de sus colegas se convirtió para ella en una especie de "tarea evangelizadora".

"Yo vivía en un mundo en que la explotación era la norma. Hasta que dije 'basta'", afirma.

"Nueva vida"

Los que la conocen dicen que Casimira Rodríguez es una luchadora nata.

Siendo presidenta de la organización de trabajadoras del hogar de su país, impulsó la aprobación de una ley destinada a protegerlas, que finalmente vio la luz en 2003.

Casimira Rodríguez y otras compañeras
Celebrando con sus compañeras durante la congreso de la CONLACTRAHO.
Ahora está empeñada en que se haga cumplir y en desempeñar su nuevo rol como titular de Justicia.

"Como ministra, para mí es una nueva vida, con los patrones del mundo político, que es un mundo de varones, un mundo muy complicado. Pero me voy adaptando y de alguna forma creo que cuando uno ha sufrido la injusticia, puede escuchar con más facilidad a las personas que te están contando su problemática", indica.

"Y he podido ver con qué esperanza vienen mis hermanos del oriente boliviano y del altiplano a una hermana que es también de movimientos sociales, y no me dicen ni siquiera ministra de Justicia, sino hermana. Y ese cariño, esa hermandad, ese reconocimiento, muchas veces a uno le permite que seguir teniendo mucha fuerza".

La "norma"

Pero pese a los logros obtenidos en su carrera, ella misma reconoce que porcentaje participación de las trabajadoras del hogar en sindicatos es mínimo.

"Cuesta llevarlas a una organización. Hay muchos motivos para eso: cada una trabaja en una casa con diferentes empleadores, no están en una fábrica, no hay grupos, y normalmente sólo tienen un día libre que algunas destinan a su familia -si la tienen- o a la recreación. Y quitarles de ese tiempito para que se organicen es un esfuerzo un poco sacrificado", explica.

Futuro
Hay que seguir luchando y capacitando a las generaciones más jóvenes para que nuevas dirigentas enarbolen la bandera de los derechos de las trabajadoras del hogar
"Además, muchas trabajadoras del hogar piensan que es un trabajo momentáneo, que mañana van a hacer otra cosa, pero muchas veces esto continúa" dice.

Y también habla de miedos: "Incluso aunque a veces no les pagan el suelo acordado, por ejemplo, muchas trabajadoras deciden no reivindicar porque están sometidas a la amenaza y al maltrato psicológico. Todo esto contribuye a que las leyes que existen no se cumplan".

Cree que ha habido avances, pero que no son suficientes, ni en su Bolivia natal ni en el resto del continente.

"Hay mucha discriminación: por ser mujer, por usar pollera, por ser campesina, por ser de otro color. Y también por la discriminación que surge en las propias comunidades, porque hay culturas que muchas veces no permiten que las niñas estudien".

"Pero hay que seguir luchando y capacitando a las generaciones más jóvenes para que nuevas dirigentas enarbolen la bandera de los derechos de las trabajadoras del hogar".



 

BBC MUNDO - PRODUCTOS Y SERVICIOS


Portada | Internacional | América Latina | Economía | Ciencia y Tecnología | Cultura | Deportes | Participe | A fondo | Multimedia | Aprenda inglés | Tiempo | Quiénes somos | Nuestros socios
Programación | En FM, AM, OC |
banner watch listen