Skip to main contentAccess keys helpA-Z index
BBCMundo.com
OTROS IDIOMAS
English
Português
mas idiomas
Viernes, 21 de julio de 2006 - 15:36 GMT
"Aquí uno va haciendo su vida"
gilberto lopes
Gilberto Lopes
Costa Rica

Gerardo Sánchez, líder de la Confederación Solidaridad
Los nicaragüenses siguen viniendo porque no hay oportunidades en Nicaragua para mejorar su condición de vida
Gerardo Sánchez, líder de la Confederación Solidaridad

Dejo el carro al final de la calle, debajo de un árbol. Pocos metros más allá comienza una trocha que serpentea cerro abajo. Aquí comienza otro mundo. ¿Será ésa la frontera?

A sólo unas cuadras dejé la carretera que une San José con la ciudad de Heredia, hoy prácticamente unidas en una gran área metropolitana. En la esquina de un moderno centro comercial tomo a la izquierda para iniciar mi viaje al otro mundo.

Son sólo seis o siete cuadras, pero la distancia, aquí, se mide de otro modo. Es abismal.

Serpenteo, cruzo tablones que unen los bordes de las acequias. Abajo corren aguas negras.

- ¿Se vive tranquilo aquí?

"Como aquí venden mucha droga... demasiada droga, hay mucho puesto de droga aquí..."

Me lo dice, pero después se preocupa. Tiene miedo de posibles represalias. La casa es modesta, pero el piso no es de tierra, como el de muchas otras.

Salir de Nicaragua

Recorro Guararí de Heredia. La mayoría aquí son nicaragüenses.

Dorla Escorcia se vino hace 15 años.

"Me vine por la situación en mí país. En primer lugar, por la guerra. Los trabajos estaban muy escasos, el salario era demasiado bajísimo y ciertas personas que viajaban para acá me decían que aquí el nivel de vida era un poquito mas desahogado, que uno podía trabajar y desarrollarse un poquito más".

Policía antimotines dispara balas de plástico contra una manifestación estudiantil en Managua, Nicaragua, en junio de 2006
Nicaragüenses en Costa Rica afirman que la situación económica y social los hizo dejar su país.
Es la misma historia, repetida, una y otra vez.

"Yo me vine a este país a buscar vida, como dicen los 'ticos', porque la situación en Nicaragua está muy mal. Quién sabe cuándo se irá a componer Nicaragua, porque cada día más esto está muy duro allá. Y aquí uno va haciendo su vida".

Van haciendo su vida...

No muy lejos, en "La Carpio", casi 60% de los 28 mil habitantes son también nicaragüenses. Es famosa. Se la menciona con respeto, con temor y, casi siempre, con desconocimiento.

"La población estudiantil de La Carpio es de 2.800 niños y todos esos niños ya son costarricenses, pero de padres nicaragüenses, o provienen de matrimonios mixtos", explica Gerardo Sánchez, líder de una de las organizaciones más importantes de nicaragüenses en Costa Rica, la Confederación Solidaridad.

¿Cuántos nicaragüenses hay en Costa Rica?, le pregunto.

Oficialmente se habla de 215.000. Extraoficialmente estamos hablando de medio millón a 800.000. Hay un flujo inestable de gente que sale y entra, son temporales...

"El nicaragüense se dedica al trabajo doméstico, a los servicios de seguridad privada, a la construcción, o trabajan en áreas de exportación agrícola. Algunos son profesionales. Un número reducido está trabajando en áreas administrativas. El otro mercado es el informal. Hay muchos nicaragüenses vendiendo comidas típicas, o cosas que traen de allá", explica Sánchez.

Las cifras oficiales indican que envían casi 250 millones de dólares anualmente a Nicaragua. Pero el monto real es, probablemente, muy superior.

Para Gerardo Sánchez, hay xenofobia en Costa Rica. Pero también la hay en Nicaragua, asegura.

- ¿Por qué siguen viniendo?

"Los nicaragüenses siguen viniendo porque no hay oportunidades en Nicaragua para mejorar su condición de vida. Nicaragua ha vivido dos décadas de enfrentamiento político, todo el siglo XX fue de guerra tras guerra, y la aspiración del nicaragüense de vivir dignamente nunca se ha materializado.

"Ven en Costa Rica una oportunidad de mejorar sus condiciones de vida, que es lo que ha añorado el pinolero", añade.

"Natural"

Otros han tenido más suerte. Amanda Rivas es escritora, heredera de la rica tradición poeta de Nicaragua. Hace casi 30 años que vive en Costa Rica. Tuvo cuatro hijos aquí.

Es una migración con la que hemos convivido por muchos años, sostenida, en los últimos 20 años, por razones económicas. Es difícil imaginar a Costa Rica sin la migración nicaragüense
Laura Chinchilla, vicepresidente de Costa Rica
"El vínculo con Nicaragua es a través mío. Pero, en realidad, ellos se sienten muy costarricenses. El vínculo nace por mí, porque ellos saben que yo amo ese país. Pero, a la hora de decidir, deciden como costarricenses. Ellos han ido a Nicaragua, la disfrutan, tienen familia, y cuando han escuchado alguna grosería de parte de algún costarricense, ofendiendo a algún nicaragüense, siempre defienden la posición del extranjero".

Para la vicepresidente y ministra de Justicia de la actual administración, Laura Chinchilla, la migración nicaragüense es vista en Costa Rica "como un hecho muy natural".

"Es una migración con la que hemos convivido por muchos años, sostenida, en los últimos 20 años, por razones económicas. Es difícil imaginar a Costa Rica sin la migración nicaragüense", asegura.

Pero teme la expansión de los núcleos de miseria, de exclusión.

"En el momento en que esos muchachos empiecen a resentirse, a sentirse excluidos, y salgan a cometer actos de vandalismo, ahí sí vamos a tener a la población contra los inmigrantes, señalándolos con el dedo..."

Parece que esa es la frontera, la de la exclusión, la que acabo de cruzar, en mi viaje de regreso, a mi carro que espera, debajo de un árbol





 

BBC MUNDO - PRODUCTOS Y SERVICIOS


Portada | Internacional | América Latina | Economía | Ciencia y Tecnología | Cultura | Deportes | Participe | A fondo | Multimedia | Aprenda inglés | Tiempo | Quiénes somos | Nuestros socios
Programación | En FM, AM, OC |
banner watch listen