Skip to main contentAccess keys helpA-Z index
BBCMundo.com
OTROS IDIOMAS
English
Português
mas idiomas
Lunes, 21 de agosto de 2006 - 16:07 GMT
"El fundamentalismo no sirve"

Valeria Perasso
Valeria Perasso
BBC Mundo

Cruz de Mailín
La cruz del santuario de Mailín, una devoción popular del siglo XVIII en el seno de la Iglesia Católica.
El sacerdote Jorge Seibold, del Centro de Investigación y Acción Social (CIAS) de Buenos Aires, trabaja en pastoral popular desde hace treinta años.

La tarea de este jesuita se concentra en la devoción en torno al Señor de los Milagros de Mailín, un Cristo que es reverenciado en la provincia de Santiago del Estero desde el siglo XVIII, cuando un lugareño fue guiado por una luz extraña hasta un gran algarrobo y allí, a los pies del árbol, halló una cruz tallada que se conserva hasta hoy.

Con él dialogó BBC Mundo para conocer la mirada de un sector de la Iglesia que promueve el encuentro del catolicismo tradicional con otras formas de religiosidad.

"Hoy la Iglesia no tiene una posición tan iconoclasta: no decimos que sólo lo nuestro vale y todo lo demás es idolatría y debe ser negado. El fundamentalismo no sirve, es una posición que se ha superado en algunos ámbitos de la Iglesia", afirma Seibold.

¿Cree que el fenómeno de la religiosidad popular ha crecido recientemente, o simplemente se ha hecho más visible?

En los últimos años, la devoción popular que era propia del campo se extendió a las ciudades. El crecimiento es producto de la urbanización y la dispersión de la población.

Pero la religiosidad popular está presente en el catolicismo desde sus primeros momentos. En América Latina, por ejemplo, la doctrina que trajeron los españoles se sincretizó con formas africanas o indígenas, y en algunos casos dio lugar a formas mixtas muy bien integradas.

Misa por el Gaucho Gil en Mercedes, Corrientes
La expresión corporal de la fe: los devotos tocan la cruz a la salida de la misa por el Gaucho Gil.

No es una religiosidad ensimismada en lo espiritual, sino que tiene un vínculo con lo social y se expresa a través de lo sensible, de lo corporal.

¿Cómo ve la Iglesia Católica la devoción popular hacia la Difunta Correa, el Gaucho Gil o Gilda?

Bueno, éstas son manifestaciones específicas de algunas regiones del país. Son casos no canonizados, pero en los que el pueblo ve un ejemplo de vida.

La gente recupera ciertos aspectos de la vida de estas figuras, y resalta en ellos valores que son, en el fondo, valores cristianos: el Gaucho Gil luchó y sufrió por los pobres, y la Difunta dio la vida por su hijo. En este sentido, pueden ser incorporados a la fe católica.

A veces, los fieles se adelantan a la definición de la Iglesia. En toda la tradición del catolicismo hay ejemplos de santos que primero han sido venerados por la gente, y sólo después confirmados por la Iglesia.

¿Usted cree, entonces, que hay similitudes en el modelo de santidad que promueven estos santos no oficiales, y los que canoniza la Iglesia?

Es importante no hacer de los santos seres legendarios o impecables (...)
La Difunta y el Gaucho Gil no están oficializados, pero sus características no difieren de las de otros santos aceptados

Jorge Seibold, sacerdote jesuita

La similitud está en que ambos siguen principios evangélicos. Y la religiosidad popular tiene que ser iluminada por la Palabra bíblica, para no convertirse en mero fetiche. Hay que catequizar la piedad popular, pero no eliminarla.

¿Y qué ocurre con las diferencias? El Gaucho Gil, por ejemplo, es reverenciado como un ladrón que hacía justicia por su propia mano...

Es importante no hacer de los santos seres legendarios o impecables. Hoy hay una nueva aproximación a las historias de santos, y se trata de presentarlos con sus contradicciones. Como hombres reales, a la altura de la experiencia humana.

La Difunta y el Gaucho Gil no están oficializados, pero sus características no difieren de las de otros santos aceptados.

De todos modos, es importante que la moral no sea "voy al santo a pedirle favores y luego hago lo que quiero", sino que estos personajes sean modelos de vida.

Para algunos antropólogos, el crecimiento de distintas formas de religiosidad por fuera de la Iglesia se debe a que hay vacíos espirituales por llenar, a los que las religiones establecidas no están dando repuesta. ¿Cómo lo ve usted?

Santuario de Gilda
Un Cristo crucificado rodeado de ofrendas en el santuario de Gilda.

Yo creo que ciertamente es así. Las iglesias establecidas que promueven purismos alejan a estos fieles, en lugar de aceptarlos como católicos, si es que ellos se reconocen así.

Hay que mirar más allá de la corteza de la religiosidad popular, para ver los valores profundos, que son los de la misma piedad cristiana.

¿Qué elementos tiene que tener una pastoral de la Iglesia católica que busque esta integración?

Debe tener apertura para entender que lo sensible no es contradictorio con las experiencias más profundas del espíritu. Y para eso no hay más que referirse a los grandes místicos de la Iglesia Católica, como San Juan de la Cruz o Santa Teresa, quienes nos muestran esta dimensión sensible de la fe.

¿Y cuáles son los límites? ¿Cuándo dicen: "Hasta aquí se puede integrar esto con el culto católico establecido, pero aquello queda por fuera de lo que la Iglesia acepta"?

Hoy hay una gran amplitud en este sentido. Se promueve no sólo el diálogo con la religiosidad popular, sino con otras religiones.

No creemos que toda la verdad de la revelación nos pertenezca. Sabemos que hay otras fuentes a las que tenemos que acercarnos. Se trata de encontrar elementos de coincidencia con el otro, y avanzar hacia un diálogo intercultural. Este es el desafío para el futuro.



VÍNCULOS
El contenido de las páginas externas sugeridas no es responsabilidad de la BBC.



 

BBC MUNDO - PRODUCTOS Y SERVICIOS


Portada | Internacional | América Latina | Economía | Ciencia y Tecnología | Cultura | Deportes | Participe | A fondo | Multimedia | Aprenda inglés | Tiempo | Quiénes somos | Nuestros socios
Programación | En FM, AM, OC |
banner watch listen