Skip to main contentAccess keys helpA-Z index
BBCMundo.com
OTROS IDIOMAS
English
Português
mas idiomas
Lunes, 21 de agosto de 2006 - 15:57 GMT
Ni santos ni demonios: difuntos

Valeria Perasso
Valeria Perasso
BBC Mundo

Virgen de Luján
A la Virgen de Luján, patrona de la Argentina, la visitan dos millones de peregrinos cada octubre.
Una relación turbulenta, si las hay, es la que tiene la autoridad católica con los fenómenos de religiosidad popular.

Por una parte, las formas de expresión emotiva de la fe se multiplican en el mismo seno de la Iglesia en Argentina, alimentadas a fuerza de reliquias, estampas, altares hogareños, santuarios y peregrinaciones.

La Virgen María, con sus variaciones regionales, desde Luján a Itatí, está en el centro de la devoción popular "oficial" dentro del catolicismo, y es venerada en rituales en los que lo sensible se mezcla con lo estrictamente espiritual.

También la Cruz de Cristo (como objeto sagrado) y santos como Cayetano, Ceferino Namuncurá o Pantaleón, tienen adeptos por millones.

Esta religiosidad, también llamada "fe del pueblo" en los documentos de la Iglesia, recibió la atención de los obispos latinoamericanos por primera vez en 1979, como se registra en el Documento de Puebla.

"Se trata de la forma o de la existencia cultural que la religión adopta en un pueblo determinado... Esta religión del pueblo es vivida preferentemente por los pobres y sencillos", definieron los prelados.

Qué dice la Iglesia Católica
La religiosidad popular es la forma o existencia cultural que la religión adopta en un pueblo determinado (Puebla, 444).
Esta religión del pueblo es vivida preferentemente por los pobres y sencillos (Puebla, 447).
La catequesis debe tener en cuenta las formas de piedad de los fieles y de religiosidad popular (CIC, 1674).

Y el Catecismo de la Iglesia aconsejó: "Además de la liturgia sacramental, la catequesis debe tener en cuenta las formas de piedad de los fieles y de religiosidad popular."

Santoral no oficial

Pero, ¿qué ocurre cuando las figuras de devoción no han sido reconocidas y canonizadas, e igualmente congregan a devotos católicos?

En la práctica, la actitud de la Iglesia en Argentina hacia las formas de religiosidad popular "no oficial" ha ido cambiando, según las épocas y el santo en cuestión.

Gilda, por caso, está lejos de ser aceptada como un referente digno de devoción post mórtem, quizás por su carrera como mujer del espectáculo, su condición de divorciada o su muerte aún demasiado reciente.

Pero el tratamiento que reciben otras tradiciones más establecidas, como las de la Difunta Correa y el Gaucho Gil, revela una voluntad de acercamiento con expresiones populares que fueron, en otra época, desestimadas como una forma de paganismo.

Placas en el santuario de la Difunta Correa
El Corazón de Jesús convive con la Difunta Correa en el santuario de San Juan.

"Según la corriente a la que pertenezca el párroco de turno, vamos a pasar por distintos humores en la relación con la institución", explica a BBC Mundo el administrador del santuario de la Difunta Correa, Daniel Rojas.

"Actualmente, la relación es buena. En el centro del predio hay una capilla, y el sacerdote viene a dar misa y bendecir los autos de los devotos cada domingo", agrega.

Sacerdotes aliados

En algunos casos, la actitud tolerante de las jerarquías eclesiásticas va un paso más allá.

En San Juan, parte de las obras de construcción en el santuario de la Difunta fueron promocionadas por un párroco católico, el padre Bailaspiur. "Él fue el gran hacedor... Era un profundo creyente en la Difunta", señala Rojas.

También en Corrientes fue un sacerdote el que promovió el culto autóctono. Sólo que, en este caso, no fue a través de donativos, sino mediante la música: el padre Julián Zini, poeta y compositor de chamamé, dedicó una canción al Gaucho que resultó, en parte, responsable de la difusión del culto más allá de la provincia de origen.

Zini, párroco de la ciudad de Mercedes por 20 años, fue artífice de la visita histórica del obispo de turno al santuario de la ruta, en el aniversario de la muerte del santo. Ocurrió en un caluroso día de verano de 2005.

"Esta es una muestra del interés que tiene la institución eclesial por encausar la fe de nuestro pueblo", dijo el prelado, quien resaltó la figura de Gil como católico y señaló que al santuario le falta atmósfera de "recogimiento religioso".

Misa en Mercedes, Corrientes
En la iglesia de Mercedes se celebra una misa por el Gaucho Gil cada 8 de enero.

¿Es ésta una legitimización tácita de estos mitos devenidos santos? La Iglesia da un "no" rotundo por respuesta.

"Simplemente, se trata de alguien que murió trágicamente y es venerado. Según la fe católica, podemos invocar el alma de cualquier difunto para pedir un milagro, aunque no esté canonizado por la Iglesia", explica a la BBC el padre José María Adis, sucesor de Zini en la parroquia mercedeña.

"Pero está claro que la gente viene porque el Gaucho hace milagros... es milagroso el muerto, no hay nada que hacerle", revela.

A la hora de proceder a la canonización formal, estos personajes chocan con un obstáculo que parece insalvable: la falta de documentación que pruebe, en primer término, su existencia.

"No hay documentos de 1850 que se hayan conservado, y la Iglesia no puede expedirse si no está segura. Ese es el gran problema: no se puede probar si es historia o es leyenda", reconoce Rojas.

Y agrega: "Pero la devoción del pueblo es una realidad que existe, y la Iglesia no la puede desconocer".



VÍNCULOS
El contenido de las páginas externas sugeridas no es responsabilidad de la BBC.



 

BBC MUNDO - PRODUCTOS Y SERVICIOS


Portada | Internacional | América Latina | Economía | Ciencia y Tecnología | Cultura | Deportes | Participe | A fondo | Multimedia | Aprenda inglés | Tiempo | Quiénes somos | Nuestros socios
Programación | En FM, AM, OC |
banner watch listen