Skip to main contentAccess keys helpA-Z index
BBCMundo.com
OTROS IDIOMAS
English
Português
mas idiomas
Jueves, 27 de abril de 2006 - 18:28 GMT
El cine que recuperó la noche
Proyección en la plaza central del Carmen de Bolívar


Son las seis de la tarde, en la plaza central del Carmen de Bolívar. Un grupo de jóvenes comienza a montar una especie de cine móvil que se proyecta en la pared blanca del Colectivo de Comunicaciones Montes de María, Línea 21.

Es la hora de más actividad en la plaza. Los viejos continúan en la tertulia que sólo se apagó en las horas de más calor, y los más jóvenes llegan en moto o a pie a conglomerarse en las esquinas.

Esta noche se presenta "Bolívar el Héroe", una versión animada de la vida de Simón Bolívar; los niños van reservando su banca.

Esta misma escena se repitió en octubre de 2000, cuando se proyectó por primera vez el cineclub.

A mí me recordaba mucho a las películas del Oeste, que dejaban una calle libre y dejaban que los dos vaqueros se mataran. Lo mismo pasaba en el Carmen de Bolívar: las familias se ocultaban para no ver
Leonardo Montes, director del cineclub

Pero en ese momento, la plaza no tenía la actividad de hoy en día, como recuerda Leonardo Montes, un joven de veinte años que coordina el cineclub.

"A mí me recordaba mucho a las películas del Oeste, que dejaban una calle libre y dejaban que los dos vaqueros se mataran. Lo mismo pasaba en el Carmen de Bolívar: las familias se ocultaban para no ver", narra.

"Al día siguiente surgían los rumores de que aparecieron cinco personas muertas en diferentes lugares, y la gente decía que a fulano lo mataron porque era cómplice de tal cosa... A fulano lo mataron por ser amigo del que era cómplice de tal cosa... Y así murió mucha gente inocente".

"Estamos aquí"

Proyección en el barrio Rabolargo, en el Carmen de Bolívar
Preparados para que comience la función.

Soraya Bayuelo, coordinadora del colectivo, explica que decidieron proyectar películas "cuando vimos que el miedo volvió a coger fuerza, para recuperar la noche y los espacios públicos. Queríamos decir que en medio del conflicto, estábamos aquí: muertos del miedo por dentro, pero queríamos proyectar nuestros sueños".

La primera película que se proyectó fue "Estación Central", del director brasileño Walter Salles. Beatriz Ochoa, coordinadora del colectivo, recuerda cómo fue esa primera noche.

"El día anterior habían sonado cuatro bombas en cuatro viviendas diferentes. Decidimos proyectar el cine al día siguiente, con mucho miedo. Nuestra sede queda diagonal a la trinchera de la policía, y estamos en frente de la Alcaldía, así que es un sitio muy apetecido para cualquier problema de orden público. Pero nos arriesgamos", comienza a contar.

Simplemente, prendimos la luz, pusimos la pantalla, y pusimos música. La gente se fue aglomerando, y comenzamos a proyectar. Vinieron como 200 personas. A las nueve y media seguíamos proyectando. Eso era impensable, que la gente se quedara afuera hasta esa hora.
Beatriz Ochoa, coordinadora del colectivo

"Simplemente, prendimos la luz, pusimos la pantalla, y pusimos música. La gente se fue aglomerando, y comenzamos a proyectar. Vinieron como 200 personas. A las nueve y media seguíamos proyectando. Eso era impensable, que la gente se quedara afuera hasta esa hora. Pero la gente se mantuvo allí. Eso sí, cuando la película acabó quedamos solos. Como si hubieses tirado una piedra entre un grupo de pájaros".

El cineclub itinerante, al que bautizaron "La Rosa Púrpura del Cairo" en honor a la película de Woody Allen, también le ha tenido que hacer frente a la falta de energía por los atentados contra las torres de energía: en algunos pueblos, los vecinos prestan plantas de energía y extensiones para lograr hacer la proyección.

Verse en pantalla

Taxi en el que se desplaza el equipo del cineclub
El cineclub recorre toda la región.

Desde entonces, viajando en un Mazda viejo o en un taxi, el cineclub, que consiste en un proyector, dos parlantes, y cables, ha ido a todas las poblaciones de los Montes de María y a algunos barrios de Cartagena, que queda a una hora y media.

Generalmente, antes de cualquier proyección muestran videos hechos en el barrio. La gente se ríe y se señala a sí misma cuando se reconoce en la pantalla.

"Ellos disfrutan mucho más verse en la pantalla que cualquier película. A la gente le gusta reconocerse como protagonista de los hechos y la experiencia. Yo creo que la gente ve novelas porque nadie les da otra cosa", comenta Beatriz Ochoa.

VÍNCULOS
El contenido de las páginas externas sugeridas no es responsabilidad de la BBC.

 

BBC MUNDO - PRODUCTOS Y SERVICIOS


Portada | Internacional | América Latina | Economía | Ciencia y Tecnología | Cultura | Deportes | Participe | A fondo | Multimedia | Aprenda inglés | Tiempo | Quiénes somos | Nuestros socios
Programación | En FM, AM, OC |
banner watch listen