Skip to main contentAccess keys helpA-Z index
BBCMundo.com
OTROS IDIOMAS
English
Português
mas idiomas
Martes, 5 de diciembre de 2006 - 14:23 GMT
Yo odio/amo a EE.UU.: Argentina
Vladimir
Vladimir Hernández
BBC Mundo, enviado especial a Argentina

De izq. a der.: Pablo, 17; Agustina, 16; Denise, 15.

"Merry Christmas, Buenos Aires", le sonríe Santa Claus desde un cartel a los transeúntes que pasan frente a una tienda en la concurrida calle Florida de la capital argentina.

Si bien no es reflejo de toda la cultura argentina, me llamó la atención la cantidad de anglicismos utilizados recurrentemente en este país del Cono Sur, que encabeza la lista del lugar más antiestadounidense de América Latina, según un sondeo de opinión que efectuó, en 2002, el centro de investigaciones Pew Research Centre, con sede en Washington, Estados Unidos.

El 73% de los argentinos consultados en esta encuesta mundial manifestó que no aprobaba la propagación de los ideales y las costumbres de EE.UU. Además, el 67% consideró que el gobierno estadounidense contribuye a la pobreza global. El primer porcentaje el más alto de la región; el segundo, entre los más altos.

Pero varios de los adolescentes con quienes conversé dijeron, sin pestañear, que México era el país más antiestadounidense de América Latina.

"Imagínate, con todo el problema del muro y la inmigración", dijo Indiana, una chica de 16 años.

Cuando le dije los resultados de la encuesta, Indiana me respondió: "No me sorprende".

Mirada amplia

Junto a Indiana, Leonora y Pablo, tres jóvenes de diferentes edades y procedencias, la BBC caminó a lo largo de la calle Florida, para ver como se plasma la influencia estadounidense en algo tan sencillo como la cultura del consumo.

Leonora, 15.
Yo creo que la música es lo que más rescato de ese país. Porque después dices Estados Unidos y es la guerra, están matando a un motón de gente por algo que es reinjusto
Leonora, 15 años
"Casi todos los carteles están en inglés", dice con una mueca de desagrado Indiana.

Es un lugar que un turista estadounidense asociaría más con Nueva York que con Buenos Aires.

"Estamos acostumbrados, es muy común. Ya no se traduce nada; como viene, queda. Hasta en nuestras propias palabras: decimos living, en vez de sala de estar, shopping en vez de centro comercial", añade.

Leonora, quien tiene 15 años y vive en un céntrico barrio de clase media, señala que, en su opinión, Estados Unidos tiene cosas buenas y malas.

"Yo creo que la música es lo que más rescato de ese país. Porque después dices Estados Unidos y es la guerra, están matando a un motón de gente por algo que es reinjusto. Después de eso, está todo bueno con Estados Unidos", comenta.

En ese rechazo hacia las autoridades estadounidenses, coincide con ella otra joven de su edad, Denise, quien vive en el barrio Los Piletones, en Villa Soldati, una de las zonas de la capital donde la pobreza se palpa, se observa y se huele.

"No me gusta que él (el presidente de EE.UU., George W. Bush) se quiera meter en todo, como el dueño del mundo", dice.

En la piel

Pero lejos de las tiendas, en la vida cotidiana, qué tan profundo ha penetrado la influencia estadounidense. BBC Mundo trató de averiguarlo en un debate con varios de estos jóvenes.

Pablo, alias Under, es un rapero medianamente conocido en la escena musical de la capital.

Indiana, 16.
Ellos esconden mucho lo que es la pobreza. Nosotros la tenemos en la calle caminando con nosotros, o montada en el colectivo
Indiana, 16 años
Tiene apenas 17 años, pero habla con la soltura de quien ha pisado más de una vez un escenario ante cierta cantidad de personas.

"Creo que de lo que nos llega resalta más lo malo", señaló.

"Pero no recae toda la responsabilidad sobre las autoridades de Estados Unidos, porque hay gente acá que se vende y hace negocios y se cagan en su propio país", agregó.

Además, según él, "el estilo de vida (estadounidense) dentro de todo es bastante bueno. Es un país con muchas posibilidades, donde todos pueden tener su trabajo y vivir. Las autoridades se cagan en el resto del mundo, pero ellos se mantienen bien".

Indiana le responde: "Sí, pero también ellos esconden mucho lo que es la pobreza. Nosotros la tenemos en la calle, caminando con nosotros, o montada en el colectivo (autobús), pero allá la esconden".

Atracción

A pesar de todo, la cultura estadounidense también atrapa a un sector de la población joven argentina.

Delfina, 15.
Para mí es un país que igual viene en decadencia
Delfina, 15 años
"Yo ni me cuestiono el tema de la influencia. Veo las películas o la televisión que viene de allá", dice Delfina, una quinceañera que vive en la zona de clase media alta de Recoleta.

"No obstante, para mí es un país que igual viene en decadencia", agregó.

Como en buena parte de América Latina, la televisión estadounidense o las películas son el principal menú de entretenimiento en la pantalla chica y en la grande de Argentina.

"A mí me atrapa todo lo que viene de allá, con excepción de la política por supuesto, pero me encantan las películas y no me gustan las que se hacen acá. También escucho la música que viene de allá", dijo Leonora.

Imágenes

La televisión, además, puede convertirse en un vendedor inconsciente de imágenes sobre el estilo de vida estadounidense, que a veces escapa de la realidad.

Villa Soldati, Barrio Los Piletones.
Villa Soldati, donde se puede ver la pobreza en Buenos Aires.
"A mí me gusta ese país, sobre todo Las Vegas", señaló Denise.

¿Por qué Las Vegas?

"Es que yo quiero ser actriz o algo así y me gustaría ir para allá", explicó.

Denise manifiesta sentirse atraída, como si fuera un imán, por la "belleza" que ha podido ver en la televisión de lo que sería EE.UU., que contrasta con "lo feo y sucio" del lugar donde vive, en Villa Soldati.

"Me he encariñado con la gente de acá, pero claro que me gustaría mudarme de aquí", dice, con una sonrisa que contagia, pero que es contradictoria debido a lo difícil de digerir que es su realidad.

Nacionalidad

Leonora dice que, con el tiempo, uno se olvida de dónde procede lo que consume: "Ya no pienso en eso cuando me tomo una Coca (Cola) o cuando como en Mc Donalds. Eso algo que hay y que no me molesta".

Somos uno de los pocos países donde se usa como insulto la nacionalidad, como con el boliviano, que sucede un poco en EE.UU.
Indiana
"No lo cambiaría", asegura.

Sin embargo, Indiana asegura que hay algo más que se ha copiado "de allá" (Estados Unidos), lo que me llama particularmente la atención.

"Somos uno de los pocos países donde se usa como insulto la nacionalidad, como con el boliviano, que sucede un poco en EE.UU.", señala.

"Eso vino de allá. Acá no era tan importante, pero ahora es costumbre. Es todo muy asqueroso el trato y ha crecido mucho en los últimos años", añade.

Figura o moda

Como sucedió en México y en Venezuela, George Bush volvió a ser el blanco fácil de las críticas.

Me sorprendió que el mandatario pareciera ser más conocido que cualquier artista, deportista o escritor proveniente del norte del continente. Como si lo enseñaran en el colegio.

Denise, 15.
Pero capaz no sea culpa nada más del presidente. Él puede que no tenga la culpa de todo. Puede ser que la gente de allá sea así. Se crían de esa manera
Denise, 15 años
No obstante, Agustina, de 16 años, me dijo algo interesante -y diferente- sobre Bush.

"Muchas veces es moda, llega uno y se pone una camisa de 'Fuera Bush' y llega otro y lo sigue. ¡Y ninguno entiende nada!".

¿Odiar a Bush es moda o convicción ideológica?

Mi percepción es que me encontré de todo un poco y que mientras que el presidente estadounidense tiene en la actualidad una exposición única entre los políticos del planeta, también resulta simple para algunos culparlo por todo.

"Pero capaz no sea culpa nada más del presidente. Él puede que no tenga la culpa de todo. Puede ser que la gente de allá sea así. Se crían de esa manera", concluye Denise.



VÍNCULOS
El contenido de las páginas externas sugeridas no es responsabilidad de la BBC.



 

BBC MUNDO - PRODUCTOS Y SERVICIOS


banner watch listen