Skip to main contentAccess keys helpA-Z index
BBCMundo.com
OTROS IDIOMAS
English
Português
mas idiomas
Viernes, 7 de julio de 2006 - 15:25 GMT
Zidane, en su laberinto

Vladimir
Vladimir Hernández
Enviado especial a Alemania

Zinedine Zidane, se va el mago del fútbol.
Zidane tiene la oportunidad de culminar su brillante carrera con un nuevo título Mundial.
Estamos presenciando los últimos minutos en el escenario mundial de una de las grandes figuras del balompié. Aproveche cada segundo, cada posesión del balón, para disfrutar de las habilidades del francés Zinedine Zidane.

Curiosamente un viaje de seis horas de Munich a Berlín me llevó a buscar lectura, con la sorpresa de poder hacerme de El General en su Laberinto, de Gabriel García Márquez. Entre sus páginas, y probablemente contagiado del Mundial, no pude evitar hacer una comparación entre los últimos días de Simón Bolívar y de Zidane.

Antes de que se me acuse de blasfemo, pido paciencia.

El mago francés -o "Harry Potter" según lo bautizó el ex comentarista de ESPN, Luis Omar Tapia- viene de haber sido señalado de estar en el ocaso de su carrera y sus 34 años de edad bien respaldan semejante afirmación (en el fútbol el retiro se asoma a partir de los 30).

De hecho, en los dos primeros partidos del torneo el mago, capitán del seleccionado galo, no pudo sacar el conejo del sombrero, ni tampoco la interminable hilera de pañuelos de sus mangas.

Es más, por acumulación de tarjetas amarrillas se perdió el tercer partido de una selección gala que parecía destinada a un nuevo fracaso (tras el Mundial de 2002 y la Eurocopa de 2004). Zidane aparecía como uno de los que iba directo a la guillotina de los críticos que ya pedían castigo a los responsables.

Zidane es sustituido frente a Corea del Sur.
Se pensó en el fin de uno de los grandes del fútbol...
Como con Bolívar en sus últimos días, a nadie le interesaban ya sus viejas glorias, ahora era el responsable de los males. Hasta hubo una encuesta en varios diarios que consultaban a los lectores si Zidane debería seguir como titular en el equipo. A punto estuvo de ser devorado por las jaurías "cortoplacistas" de los Mundiales.

Hasta que llego un punto de inflexión que trajo al francés desde el más allá y que ahora lo tiene al borde de ser nombrado jugador del torneo.

¿Rabia?

De origen argelino, Zidane, el marsellés que creció con el "Príncipe" uruguayo Enzo Francescoli como su ídolo (su primer hijo, de hecho, se llama Enzo), tiene quizás uno de los rostros mas inescrutables de cualquier futbolista en la actualidad.

Adusto, ni muy serio ni relajado, rara vez sonríe. Pero más aun, mantiene una expresión que es hasta difícil de explicar. Una expresión de pensamiento indescifrable, según pude constatar al verlo en persona y tratar de hablar con él en este Mundial.

Zidane exhibió todo su repertorio para eliminar a Brasil.
... pero para Zidane no estaba dicha la última palabra.
Pero ese rostro tuvo un dejo de evidencia en el partido contra España, en octavos de final. Minutos antes del encuentro se tocan los himnos de cada país. Primero soñó el español, el cual se gritó, coreó y vitoreó por los hinchas de este país en el estadio de Hannover.

Luego sonó "La Marsellesa" e inmediatamente empezaron los abucheos del lado español. La cámara del estadio, que llevaba a la gran pantalla del estadio el rostro de los jugadores galos, de repente llegó a Zidane y su expresión no era ya inescrutable.

"Se molestó Zidane", pensé. "Craso error".

No puedo saber si fue ese instante el que inundó de furia, pasión y vitalidad al juego del capitán francés, como gasolina a un vehículo, que duró lo suficiente para ahora darle la oportunidad de coronar su retiro con la gloria de una Copa del Mundo, el bicampeonato para Francia.

Pero, creo que fue evidente, que desde que les bleus le ganaron a España, han parecido indetenibles sin importar a quien hayan enfrentado.

Favoritismo

Uno de los factores que puede beneficiar a Francia contra Italia en la final es que nuevamente el favoritismo se lo llevan los azzurri.

El público del Santiago Bernabéu fue eco del sentimiento de todos los hinchas del fútbol.
El público del Santiago Bernabéu fue eco del sentimiento de todos los hinchas del fútbol.
Italia, según coinciden los avezados en este deporte, tiene las de ganar. "Tienen mayor energía que los franceses", considera el ex técnico de Colombia, Francisco "Pacho" Maturana.

Pero los galos ya fueron señalados como los débiles ante España y Brasil. Ambos ya regresaron a sus lugares de origen.

Todo el trabajo, con una mezcla de sapiencia por parte de los veteranos jugadores -como Thuram, Viera y Makelele- quienes han dejado que sea Zidane el que dirija las manijas del conjunto. Incluso, antes del Mundial, se llegó a decir que el técnico francés, Raymond Doménech, le consultaba cada movimiento a "Zizou". Es posible.

El capitán francés anotó en la victoria sobre España y repitió de penal para dejar fuera a Portugal. Pero quizás mayor relevancia aún es que se le vuelve a ver estilo, ese dominio en la grama que solo se apreciaba en videos de otras épocas. Además, se le ve cómodo en el terreno, no desesperado o frustrado. Todo un peligro.

Francia llega a la final con Zidane y no al revés. "Zizou" marcó dos goles la última (y única) vez que llegó a un partido semejante, ante un Brasil que también era favorito.

Si lo hace nuevamente, ¿ahora si reirá?

"Solo el general sabe lo que piensa el general", decía José Palacios, el antiguo servidor del Libertador, que lo acompañó hasta el fin de sus días.

Solo Zidane sabe lo que piensa Zidane.

Zidane y Materazzi


NOTAS RELACIONADAS
Italia termina la fiesta alemana
04 07 06 |  Alemania 2006

VÍNCULOS
El contenido de las páginas externas sugeridas no es responsabilidad de la BBC.



 

BBC MUNDO - PRODUCTOS Y SERVICIOS


Portada | Internacional | América Latina | Economía | Ciencia y Tecnología | Cultura | Deportes | Participe | A fondo | Multimedia | Aprenda inglés | Tiempo | Quiénes somos | Nuestros socios
Programación | En FM, AM, OC |
banner watch listen