Skip to main contentAccess keys helpA-Z index
BBCMundo.com
OTROS IDIOMAS
English
Português
mas idiomas
Viernes, 7 de julio de 2006 - 12:25 GMT
Mundial: "El fútbol ha decaído"
"Hoy en el Mundial se juega más bien a especular, a ver si el adversario hace algún error para convertir un gol, porque grandes futbolistas, a excepción de Zidane, no se han visto".

Zinedine Zidane
Zidane fue una excepción en este Mundial, creo que fue la gran figura
Alcides Ghiggia
La opinión es de uno de los grandes del fútbol, que a los 80 años fue invitado por la FIFA junto a otras glorias del deporte a la inauguración de Alemania 2006.

El uruguayo Alcides Ghiggia es el autor de aquel gol legendario que le dio la victoria a su país en la final del 50, cuando Uruguay derrotó a Brasil en el estadio Maracaná de Río de Janeiro.

Como él mismo dijo: "Sólo tres personas silenciaron el Maracaná: el Papa, Frank Sinatra y yo".

Volverá a recordar ese momento en agosto: ha sido invitado a Mónaco para estampar la impresión de su "pie de oro" en el Paseo de los Campeones.

Desde su casa en Uruguay, Ghiggia habló con BBC Mundo del nivel de Alemania 2006, de la final entre Francia e Italia y del amor a la camiseta.


Los jugadores ahora son estrellas de los medios de comunicación, en su época las cosas eran diferentes. ¿Cómo ve el cambio en el perfil de los jugadores?

Alcides Ghiggia, cuando jugaba para la selección uruguaya
Ghiggia tenía 23 años cuando disputó la final del 50.
Lo que pasa es que el fútbol ha cambiado, se ha vuelto más comercial. Ahora creo que se dedican más a hacer el comercio que a jugar al fútbol.

Antes no existía nada de eso. Uno jugaba al fútbol porque le gustaba, lo llevaba en el alma y no había las promociones que hay ahora.

Muchos de los jugadores en su época tenían incluso otros trabajos

Cuando llegué a la selección era lo más grande que podía pedir. Y cuando me puse a camiseta celeste era la ilusión que se me hacía realidad
Sí, antes los jugadores tenían contratos con un club pero trabajaban, porque con el fútbol no daba para vivir. Sacando los clubes grandes de acá, Peñarol y Nacional, los jugadores de cuadros chicos tenían que trabajar todos.

Había muchas expectativas en este Mundial en torno a superestrellas como Ronaldinho, que sin embargo, desilusionaron.

¿Es que el hecho de que se conviertan en estrellas de los medios va en contra de su desempeño como deportistas?

Alcides Ghiggia (der.) hoy en día, junto al director del Museo del Fútbol de Uruguay, Juan Deal
Ghiggia (der) en el Museo del Fútbol de Uruguay, junto al director del centro, Juan Deal.
Yo creo que sí, porque fijate que jugadores que tienen mucho renombre van a la selección y no figuran como uno espera. Yo creo que se cuidan un poco las piernas, porque tienen contratos fabulosos en los clubes y se tienen que cuidar.

En este Mundial el fútbol para mí ha decaído, porque hoy en el Mundial se juega más bien a especular, a ver si el adversario hace algún error para convertir un gol, porque grandes futbolistas no se han visto.

Explíquenos esto un poco más, ¿por qué dice usted que el fútbol ha decaído?

Ha decaído por lo comercial que está el fútbol hoy en día, fijate que el jugador piensa más hoy en día en el dinero que en el fútbol.

Han cambiado todos los sistemas, se especula demasiado, se trabaja mucho defensivamente y poco ofensivamente.

Ya ves que en este Mundial en general no se vieron muchos scores altos, apenas 1 a 0, 2 a 1.

¿Qué le pasó a las selecciones campeonas de Sudamérica? Siempre se dice que Europa es difícil para las selecciones de Sudamérica, pero ¿que pasó?

Teamgeist o espíritu de equipo, el nombre de la pelota del Mundial
Hoy en el Mundial se juega más bien a especular, a ver si el adversario hace algún error para convertir el gol
Creo que se confiaron demasiado. Por ejemplo Argentina, que hizo seis goles (contra Serbia Montenegro). Creo que eso trajo aparejado que creyeran que todo el Mundial iba a ser fácil para ellos.

Lo mismo que Brasil. A Brasil yo no lo vi jugar bien, lo vi jugar más o menos a cierto nivel, mediocre, pero no lo que esperaba de Brasil. Y eso trajo aparejado que los equipos fueron eliminados.

Hablábamos de la ausencia de grandes jugadores, pero ¿qué opinión le merece Zinedine Zidane? En Brasil siempre se dice que usted fue uno de los pocos que silenció a la hinchada brasileña, pero ahora hablan del verdugo Zidane

Zidane fue una excepción en este Mundial, creo que fue la gran figura. Un jugador de experiencia, muy hábil, que sobresalió sobre todas las grandes estrellas que había.

¿Cómo ve a Zidane desde el punto de vista de su estilo, qué le gusta de Zidane?

Me gusta todo, porque veo que hace jugar a los compañeros, él juega, tiene marca, lo que es difícil en un jugador que sea estrella. La manera de jugar de Zidane me encanta.

¿Hay algún jugador en este Mundial que le haga recordar a su estilo?

No, no he visto, porque no hay grandes punteros. Me gusta Cristiano Ronaldo, de Portugal, y otro de Francia, Rivery.

Buenos jugadores hay, pero el espectáculo deja mucho que desear.

¿Cómo ve la final entre Francia e Italia?

Una final difícil, porque Italia tiene una gran defensa, un gran arquero. Francia tiene buena defensa y un buen ataque. Hay que ver qué hace Italia en el ataque, cómo plantea el equipo.

Todo depende de eso. Van a especular, porque es la final de un Mundial y no se van a tirar de entrada a atacar un equipo a otro.

Se habla mucho del estilo defensivo de Italia aunque se dice que en este Mundial cambió un poco. ¿Qué estilo le gusta más, el de Francia o el de Italia?

Entre Francia e Italia, el estilo que me gusta más es el de Francia, porque es más agresivo, tiene más ataque
El estilo que me gusta más es el de Francia, porque es más agresivo, tiene más ataque. El de Italia es un poco especulativo, y cuando se tira adelante también es difícil. Si Italia hace un gol es difícil que le hagan un gol.

Hablemos de esa frase famosa suya en relación al 50, cuando Uruguay venció en la final a Brasil en el estadio Maracaná en Rio de Janeiro.

¿Qué es exactamente lo que dijo?

Una vez yo había ido a Brasil, a Rio de Janeiro, vinieron unos periodistas brasileños a hacerme una entrevista, y se me ocurrió la idea. Les dije tranquilamente, "Mirá, el Maracaná lo silenciaron tres personas, el Papa, Frank Sinatra y yo" y ahí quedó la frase y ellos la largaron.

Y la frase tuvo vida propia, se hizo famosa

Así es

Sáquenos otra duda. Se habla mucho del momento en que Obdulio Varela, capitán de la selección del 50, paró a sus compañeros de equipo en el túnel, cuando salían a la cancha a jugar la final.

¿Qué dijo exactamente Varela?

Hubo tres dirigentes que el día antes de la final habían dicho que ya habíamos cumplido, que jugáramos limpio, que con que no nos hicieran más de tres o cuatro goles ya estaba bien.

El gol de Ghiggia en el Mundial de 1950, que le dio la victoria a Uruguay frente a Brasil en la final del torneo
El gol de Ghiggia selló la victoria ante Brasil.
Eso nos comunicó Obdulio Varela en el túnel cuando salíamos para la cancha, y entonces ahí dijo esa frase famosa, "los de afuera son de palo".

Él dijo, "Nosotros acá cumplimos si ganamos. Si salimos campeones mundiales cumplimos con el pueblo, así que hay que hacer acá un sacrificio, tratar de ganar el partido para dejar contento a todo el pueblo de Uruguay". Eso fue lo que dijo.

Usted ha sido invitado ahora en agosto a viajar a Mónaco para dejar la impresión de su pie, en el Paseo de los Campeones, como parte del evento Golden Foot o "Pie de oro" 2006.

¿Qué representa esto para usted?

Fijate que a esta altura de la vida, después de tantos años -ya pasaron 56 años del Mundial del 50- que la FIFA me haya invitado a ir a Alemania a estar en la inaguración, y ahora esto de Mónaco, es una satisfacción que uno tiene. Cosas que a veces uno no las espera y salen de golpe.

¿Y qué le pasó a Uruguay? Porque ya se lleva más de medio siglo recordando la gloria del 50, pero ni siquiera se llegó a Alemania

Uruguay está pasando un momento de transición, no aparecen grandes jugadores, a veces los jugadores que venden para el exterior son demasiado jóvenes, les falta experiencia.

Uruguay ya ha tenido 2, 3 técnicos, y siempre digo, cada técnico tiene su librito y hacen sus sistemas distintos. Yo siempre fui de la idea de jugar como se jugaba antes aquí en Uruguay, 4-3-3. Para mí es el mejor sistema que hay, porque si no atacás la defensa del adversario no sabés si la defensa es buena o es mala.

Si jugás nada más con uno o dos delanteros arriba se hace difícil.

¿Será que falta un poco de amor a la camiseta también?

Yo creo que todo jugador que está jugando en el exterior y viene a jugar al país de uno, sobre todo te digo acá en el Uruguay, no creo que venga a jugar con ese ardor, esa voluntad de jugar, de meter la pierna fuerte porque se tienen que cuidar. Están jugando en otro país, están ganando buen dinero, y ...creo que se hace un poco difícil venir acá y jugar con el amor a la camiseta.

¿Cuando usted salía a la cancha, cuál era su motivación? ¿Se acuerda qué sentía en el pecho?

Como te dije. Yo empecé un cuadro chico, después fui a un cuadro grande, y la ilusión mía era jugar en la selección. Cuando llegúe a la selección era lo más grande que podía pedir. Y cuando me puse la camiseta celeste era algo fabuloso para mí, la ilusión que se me hacía realidad.

En Uruguay, los chicos crecen escuchando siempre sobre la hazaña del Maracaná. ¿Pero hace falta re-enseñar el Maracaná? ¿Hace falta pensar más profundamente en los valores que estuvieron en juego y sacar lecciones para hoy en día, que si eso fue posible otras cosas son posibles para un país como Uruguay?

Obdulio no permitía tirar la camiseta en el piso, porque decía que a la camiseta del país de uno hay que respetarla
No sé si habría que re-enseñar, pero creo que habría que imponerle a los jugadores, que cuando uno se pone la camiseta celeste, es una camiseta que tiene historia, hay que tratar de defenderla con mucho hervor y mucho fervor.

Cuando te ponés la camiseta de tu país y vas a un campeonato del mundo, y tenés la suerte de ganar, es una satisfacción que le das a tu país. Siempre dije que el país de uno se conoce más por el fútbol que por otra cosa.

Antes cuando terminábamos los partidos, uno no se podía sacar la camiseta y tirarla en el piso, uno la tenía que dejar ahí arriba del banco para que la recogiera el equipier. Obdulio no permitía tirar la camiseta en el piso, porque decía que a la camiseta del país de uno hay que respetarla.



VÍNCULOS
El contenido de las páginas externas sugeridas no es responsabilidad de la BBC.



 

BBC MUNDO - PRODUCTOS Y SERVICIOS


Portada | Internacional | América Latina | Economía | Ciencia y Tecnología | Cultura | Deportes | Participe | A fondo | Multimedia | Aprenda inglés | Tiempo | Quiénes somos | Nuestros socios
Programación | En FM, AM, OC |
banner watch listen