Skip to main contentAccess keys helpA-Z index
BBCMundo.com
OTROS IDIOMAS
English
Português
mas idiomas
Jueves, 3 de noviembre de 2005 - 17:17 GMT
Delinquir tras las rejas

Mariusa Reyes
BBC Mundo, México

Presos en el Reclusorio Preventivo Norte.
En el Reclusorio Norte el número de presos duplica la capacidad del penal.

Es media mañana en el Reclusorio Preventivo Norte, uno de los once penales que hay en la capital mexicana. En el área de ingresos y egresos de presos hay una actividad frenética.

Las "remesas" de reclusos, como le llaman en el argot penitenciario, que llegaron al penal la noche anterior, están siendo revisados y despojados de sus pertenencias. En un pequeño escritorio, un guardia les toma los datos necesarios para la ficha.

El Reclusorio Norte es el que más internos tiene. Como casi todas las cárceles de México, su capacidad está rebasada. Tiene casi 9 mil 300 reclusos, cuando en realidad hay espacio físico para unos 4 mil 500 internos.

En el área de los dormitorios conviven hasta 200 y 300 reclusos juntos. En cada una de las celdas, hay unos 30 internos cuando en realidad el espacio está hecho sólo para cuatro.

Tenemos unas instalaciones que previeron un poco menos de la mitad de los reclusos que están actualmente, y esto significa que en algunos dormitorios hay verdaderas situaciones críticas con respecto al hacinamiento.
Armando Méndez Gutiérrez, director del Reclusorio Norte

Tan grave es la situación, que en las noches algunos reclusos tienen que dormir sentados y atados a las rejas para no caerse unos encima de otros.

El nivel de hacinamiento es tan obvio que ni las propias autoridades del penal lo niegan.

"Tenemos unas instalaciones que previeron un poco menos de la mitad de los reclusos que están actualmente, y esto significa que en algunos dormitorios hay verdaderas situaciones críticas con respecto al hacinamiento", dijo a BBC Mundo Armando Méndez Gutiérrez, director del Reclusorio Norte, un abogado e historiador que dice estar prestado por un tiempo al sistema penitenciario.

La lentitud en el proceso de administración de justicia hace que muchos casos de reclusos que aún ni siquiera han recibido sentencia, languidezcan aquí en una especie de limbo legal.

"Las cargas que se tienen en los juzgados también se reflejan en los centros penintenciarios", apunta Méndez. "No significa necesariamente que porque estén aquí se tarden más los juicios. Eso es cuestión de los juzgados. Sin embargo, la carga de trabajo que se presenta allí es alta, de tal manera que el desahogo de las audiencias se hace un poco más lento", agrega.

Seguridad vs vulnerabilidad

Pero no es sólo un problema de hacinamiento, también es un asunto de seguridad y vigilancia.

El Reclusorio Norte es un penal de mediana seguridad, al que ingresan hombres acusados de homicidios, robos, violaciones, secuestros y los llamados "delitos contra la salud", que no es otra cosa que el narcotráfico en todas sus modalidades de producción, distribución y venta.

Yo ingresé aquí porque me gustaba. Me gusta la adrenalina que se despide en el ambiente aquí. Me gustan las emociones
Martín Córdoba Gómez, supervisor del módulo de máxima seguridad

En este penal hay también un módulo de máxima seguridad, en el que apenas cuatro custodios vigilan a casi 300 reclusos de alta peligrosidad.

"Es un ambiente muy denso, la relación con los reclusos es muy cerrada", dice Martín Córdoba Gómez, supervisor del área de máxima seguridad del penal. "Tenemos ahí personas muy agresivas, por lo cual hay que tener criterio para poderlas tratar, para poder dialogar con ellos".

El custodio Córdoba tiene 12 años trabajando en el Reclusorio Norte. De su trabajo, que incluye turnos de 24 horas de vigilancia ininterrumpida, lo que le atrae son las emociones fuertes.

"Yo siento que mi trabajo no es difícil, al menos a mi me gusta lo que hago", dice Córdoba. "Las situaciones que se nos presentan son diferentes en cada momento. Nunca nada es igual. Yo ingresé aquí porque me gustaba. Me gusta la adrenalina que se despide en el ambiente aquí. Me gustan las emociones", agrega.

Cárceles permeables

A penales como éste no sólo entran presos. También entran drogas, dinero, armas y teléfonos celulares, a través de los cuales se han realizado extorsiones y hasta se han planificado otros delitos como operaciones de tráfico de drogas, vendettas entre carteles rivales y secuestros.

De hecho, el secuestro del técnico del equipo de fútbol Cruz Azul, el argentino Rubén Omar Romano, fue planificado desde el interior de uno de estos reclusorios, según se dijo oficialmente en el momento de su liberación hace ya varias semanas.

Un hombre ingresa mercaderías al penal.
Por estas puertas no sólo ingresan mercaderías legales sino también drogas, dinero, armas y celulares.

"Siempre han operado, todas las bandas grandes o pequeñas, ya que vienen con sus visitas y por medio de ellos, de sus abogados, se mueven, o sospechamos que se mueven", me dijo el comandante Armando Aguirre, jefe de los servicios de apoyo a la seguridad del Reclusorio Norte, durante un recorrido guiado por sus instalaciones.

La vulnerabilidad y permeabilidad de las cárceles en México es un problema grave, que las propias autoridades penintenciarias reconocen que existe.

"Es evidente que la conducta delictiva de algunos internos se prolonga pese a que están recluídos ya", dijo a la BBC el director Méndez Gutiérrez. "La comunicación que tienen con sus familias, la comunicación que pueden tener con sus amigos, esa existe ya que son visitados regularmente".

Pero además de esto, el sistema permite a los reclusos comunicarse telefónicamente con el mundo exterior a través de los teléfonos celulares, que están prohibidos pero igual ingresan, o a través de los 70 teléfonos públicos que hay en el penal.

Del Reclusorio Norte provienen 146 números de celulares desde donde se han planificado secuestros y extorsiones en la Ciudad de México y otras localidades.

Es por ello que este penal fue escogido para realizar un experimento de bloqueo de la señal de telefonía celular, y de identificación de llamadas que se hagan desde teléfonos públicos en el interior del reclusorio.

"Con dinero pasa todo"

En este lugar se cometen cantidad de delitos, como uno no se puede imaginar: robos, homicidios, venta de drogas, venta de mujeres, venta de alcohol. El que tiene dinero aquí hace lo que quiere. Se puede organizar lo que uno quiera
Recluso anónimo
Si bien la medida ha sido bien acogida por las autoridades y por el público en general, hay quienes sospechan que el experimento no funcionará en su totalidad si no se ataca también el tema de la corrupción y la complicidad oficial que hay dentro de los penales, algo que algunos reclusos aseguran que existe.

"En este lugar se cometen cantidad de delitos como uno no se puede imaginar, robos, homicidios, venta de drogas, venta de mujeres, venta de alcohol. Todo, todo. El que tiene dinero aquí hace lo que quiere. Se puede organizar lo que uno quiera. Aquí hay mucha gente que mueve gente allá afuera", dijo un recluso que no dió su nombre.

A la salida del penal, los familiares esperan para entrar y ver a sus seres queridos recluídos aquí.

Muchos vienen las cuatro veces por semana que les permite la visita familiar. Otros vienen sólo una vez a la semana. El viaje hasta aquí les puede costar mucho dinero, más lo que gastan en comprar la comida y los artículos de primera necesidad que le traen a los suyos.

Eso, según dicen, además de los pesos que tienen que apartar para pagar la "mordida" que le piden los guardias de seguridad y así poder ingresar aquellas cosas que están prohibidas.

"Hay muchas cosas que no pueden pasar, aunque la verdad es que aquí todo pasa, porque aquí es puro dinero, por ejemplo si no puedo pasar plátanos o la fruta picada o medicinas, entonces hay que pasarla de contrabando, o darle al custodio unos cinco pesos para que lo dejen pasar", dijo a la BBC Sonia, que tiene un sobrino preso en el reclusorio

"Aquí hay pura corrupción, todo es corrupción, y tenemos que comportarnos como ellos, corruptos, porque si viene uno por la derecha, como que no funciona".



NOTAS RELACIONADAS
Intervienen otra prisión en México
21 01 05 |  América Latina
México: tropas toman control de penal
15 01 05 |  América Latina
Delincuencia: se buscan estrategias
06 09 03 |  América Latina


VÍNCULOS
El contenido de las páginas externas sugeridas no es responsabilidad de la BBC.

 

BBC MUNDO - PRODUCTOS Y SERVICIOS


Portada | Internacional | América Latina | Economía | Ciencia y Tecnología | Cultura | Deportes | Participe | A fondo | Multimedia | Aprenda inglés | Tiempo | Quiénes somos | Nuestros socios
Programación | En FM, AM, OC |
banner watch listen