Skip to main contentAccess keys helpA-Z index
BBCMundo.com
OTROS IDIOMAS
English
Português
mas idiomas
Jueves, 3 de noviembre de 2005 - 15:04 GMT
¿Es posible cambiar la situación?
Hombre en una cárcel.
La complejidad de la situación carcelaria es tal que no existe una única forma de atacar el problema.
La situación de las cárceles en América Latina ha llegado a un nivel en el que no se pueden aplicar soluciones simples.

Elías Carranza, director del Instituto Latinoamericano de Naciones Unidas para la prevención del delito y el tratamiento del delincuente (ILANUD), considera que la complejidad de la situación carcelaria es tal que no existe una única forma de atacar el problema.

"Hay que ser realistas, en el sentido de entender que las cárceles van a seguir existiendo. La solución, que no es fácil, es tratar de que no haya hacinamiento, que el espacio vital de cada persona exista", señaló.

Los organismos, instituciones y académicos que siguen este tema concuerdan en señalar que, por un lado, se debe trabajar para terminar con la sobrepoblación. Por otro, destacan la necesidad de reformar los códigos penales para que las personas encarceladas sin condena sean la excepción, y no la regla, como ocurre hoy por hoy en la mayoría de los países de la región.

Presos sin condena

Joanne Mariner, subdirectora de la división de las Américas de la organización de defensa de los derechos humanos "Human Rights Watch", se manifestó optimista, al menos sobre la posibilidad de reducir este problema.

Yo creo que hay una esperanza de ver cambios en el sistema. Por ejemplo, el tema de bajar el número de presos sin condena ya está siendo atacado por algunos gobiernos
Joanne Mariner, Human Rights Watch
"Yo creo que hay una esperanza de ver cambios en el sistema. Por ejemplo, el tema de bajar el número de presos sin condena ya está siendo atacado por algunos gobiernos".

Mariner indicó a BBC Mundo que en la mayoría de los países de la región más del 50% de los presos no están condenados.

"Actualmente varios países como Chile, Bolivia, El Salvador están tratando de cambiar el sistema de procedimiento penal y es una de las reformas más importantes que está ocurriendo en América Latina".

Sin embargo, se mostró menos optimista con respecto a las posibilidades reales de terminar con los problemas de violencia y de mejorar a corto plazo las condiciones de vida de los presos.

El rol de la sociedad

Mark Ungar, profesor de la Universidad de Nueva York y director del Programa "Cárceles en crisis", un proyecto en el que se está recogiendo información sobre la situación penal en la región latinoamericana, dijo que "es un problema complejo porque no sólo depende de la voluntad política sino también de cambiar la mentalidad de la población".

Cárcel.
(Existe) presión popular para que el gobierno termine con la delincuencia, para que tenga mano dura, para encarcelar a todos los delincuentes
Mark Ungar, director "Cárceles en crisis"

Ungar indicó que, por un lado, existe presión sobre los gobiernos para mejorar los centros penales. Pero contra ese proceso, señala que "está la presión popular para que el gobierno termine con la delincuencia, para que tenga mano dura, para encarcelar a todos los delincuentes".

A modo de ejemplo, Ungar explica que en Honduras, donde hay una fuerte inseguridad en las calles, se aprobaron nuevas leyes contra las pandillas que permitieron aumentar las detenciones, lo que redunda en cárceles más populosas.

Sentencias alternativas

Los expertos consultados por la BBC también concuerdan en señalar la necesidad de que los gobiernos implementen sentencias alternativas para aquellos presos que están condenados por delitos menores.

Habría que utilizar sanciones alternativas no privativas de la libertad para delitos de menor entidad
Elías Carranza, director de ILANUD

"Habría que utilizar sanciones alternativas no privativas de la libertad para delitos de menor entidad, y ser más selectivos en el uso de la cárcel, para los delitos de violencia dolosa y grave contra las personas y delitos de criminalidad transnacional, sean delitos financieros, de corrupción o de tráfico de personas o drogas", sugirió el director de ILANUD.

El profesor Ungar dio un ejemplo de un programa que a su juicio resulta eficaz desde el punto de vista financiero, humano y de política criminal.

"En Costa Rica, en el caso de delitos menores, en vez de un juicio hay un proceso de mediación en el que se reúne la víctima o la familia de la víctima con el acusado y los abogados y acuerdan en una multa o un servicio comunitario para evitar el encarcelamiento", explicó. Ungar añadió que el programa resulta menos costoso y las personas, en general, no reinciden en el crimen.

Objetivo: bajar la delincuencia

La lista de reformas necesarias podría continuar.

Pero lo principal, y tal vez lo más difícil, sostienen todos los expertos consultados, es crear las condiciones necesarias para reducir la delincuencia.

"En un país con una alta tasa de delincuencia, la población tiene miedo y quiere poner más gente en las cárceles", explicó Mark Ungar.

En un país con una alta tasa de delincuencia la población tiene miedo y quiere poner más gente en las cárceles
Mark Ungar, director del Programa Cárceles en Crisis
En la misma línea, Elías Carranza destacó que es necesario que los gobiernos adopten políticas sociales que logren un mejor reparto del ingreso.

"Hay una correlación directa entre la inequidad en la distribución del ingreso y el delito. A menor desarrollo humano, más delito y más cárceles en general", explicó.

Ungar destacó que es posible implementar programas que no requieran de una gran inversión pero que permitan bajar la delincuencia en el corto plazo, y de esa forma, se pueda contar con centros penales más humanos y eficaces.

"Por ejemplo, en Argentina hay muchos programas de policía comunitaria en que los ciudadanos tienen más poder en la aplicación de la política de seguridad en sus barrios. Requiere de mucho menos presupuesto que un nuevo cuerpo policial y funciona mucho mejor, baja la tasa de delincuencia en esa área".

La clave, sostiene el director del proyecto "Cárceles en crisis", es que los gobiernos trabajen más con las comunidades, con organizaciones no gubernamentales, que tengan más coordinación con el sistema educativo y con sistemas sociales para prevenir la delincuencia y no sólo para responder a ella.

SOBREPOBLACIÓN EN LAS CÁRCELES
A. Latina Capacidad Población
Bolivia (1999) 4.959 8.057
Brasil (2002) 181.865 240.107
Colombia (2001) 39.591 54.034
Costa Rica (2002) 6.032 6.613
Chile (2001) 423.855 33.635
Ecuador (2001) 6.831 7.859
El Salvador (2002) 6.137 10.278
Guatemala (1999) 7.233 8.169
Haití (1999) 2.000 3.694
Honduras (1999) 5.235 10.938
México (2000) 119.972 151.662
Nicaragua (2002) 5.348 5.555
Panamá (2002) 7.036 9.607
Paraguay (1999) 2.707 4.088
Perú (2002) 19.949 27.493
R. Dominicana (1999) 4.460 11.416
Uruguay (2001) 3.386 5.107
Venezuela (2002) 20.449 23.147
*Fuente: ILANUD


VÍNCULOS
El contenido de las páginas externas sugeridas no es responsabilidad de la BBC.

 

BBC MUNDO - PRODUCTOS Y SERVICIOS


Portada | Internacional | América Latina | Economía | Ciencia y Tecnología | Cultura | Deportes | Participe | A fondo | Multimedia | Aprenda inglés | Tiempo | Quiénes somos | Nuestros socios
Programación | En FM, AM, OC |
banner watch listen