Skip to main contentAccess keys helpA-Z index
BBCMundo.com
OTROS IDIOMAS
English
Português
mas idiomas
Lunes, 16 de agosto de 2004 - 10:58 GMT
Venezuela votó

Carlos Chirinos
BBC Mundo, Caracas

Presidente de Venezuela, Hugo Chávez
Chávez confía en el triunfo del "No".

Por fin los venezolanos llegaron a la tan esperada "medición" electoral. El referendo solicitado por la oposición para decidir si el presidente Chávez se va del poder o se queda hasta 2006.

Se estrenó así uno de los mecanismos de la "democracia participativa" que consagra la Constitución de 1999.

En su afán por activarlo, desde 2002 (después del confuso golpe de Estado que sacó a Chávez brevemente del poder) la oposición tomó algunos atajos que fueron considerados ilegales.

Pero finalmente, a la tercera, que es cuando va la vencida, lograron conseguir las firmas suficientes para que el referendo revocatorio fuera convocado.

El revocatorio permite evaluar la gestión de un gobernante cuando se cumple la mitad del período. En el caso del presidente Chávez se evaluó mucho más.

Aunque la estrategia electoral de la oposición fue denunciar las fallas del gobierno en temas cotidianos como inseguridad, desempleo, pobreza e infancia abandonada, puede decirse que estuvo en tela de juicio todo el proyecto político del presidente; la llamada "revolución bolivariana".

Son demasiadas las desconfianzas mutuas, demasiado el abismo entre las partes como para que el tan esperado domingo 15 de agosto sea el día paradigmático que disolverá las tensiones de la 'polarización'

Un proyecto que la oposición critica porque supuestamente busca implantar un sistema totalitario al estilo cubano con un Estado militarizado tutelando al resto de la sociedad.

Un proyecto nacionalista que procuraría la real independencia del país y que buscaría beneficiar a las mayorías empobrecidas, aseguran sus promotores.

¿Quiénes? ¿Cuántos?

Esas cosas seguramente estuvieron en la mente de los más de 14 millones de venezolanos aptos para votar cuando acudieron el domingo 15 a las urnas.

Hasta la semana pasada la prensa venezolana pudo presentar encuestas. La verdad es que contribuyeron poco para aclarar tendencias. Hubo encuestas para favorecer a todos y todas fueron cuestionadas por quienes salían menos favorecidos.

Lo que si parecía cierto es que ninguna parte aparentaba contar con una ventaja amplia sobre la otra. Ambos bandos tienen su núcleo duro y para ganar debían contar con el favor de los Ni-ni ( ni gobierno, ni oposición) en el que algunos sondeos ponían al 20% de la población.

En las encuestas se registraba la importante recuperación del gobierno que hace un año sólo contaba con el apoyo de alrededor de un tercio de la población, si hemos de creer en los sondeos de aquellos días.

Es un fenómeno digno de estudio que la convocatoria del referendo, una propuesta y una lucha de la oposición, parece haber dado fuerzas y puntos al presidente Chávez.

Campaña opositora en Venezuela
El "Sí" contra Chávez apela a diversos métodos de propaganda.

Algo que también parecía seguro es habría una alta participación. Notable en un país en el que los últimos 15 años alrededor de la mitad de la población ha preferido quedarse en casa a la hora de votar.

Posibilidades de fraude

Lo parejo de los pronósticos introduce una complicación adicional al momento de reconocer los resultados.

Que el ganador se imponga por un margen pequeño de votos -menos de 200 mil- puede tentar al perdedor a denunciar un fraude.

Aunque la experiencia latinoamericana indica que los fraudes sólo se pueden cometer desde el poder, en los últimos días el gobierno habló de un supuesto plan que involucraría a la empresa telefónica para "interceptar" la información que enviada desde las mesas de votación hasta el centro de totalización.

No se presentaron pruebas. El presidente Chávez sólo dijo que "había buena información" al respecto.

La empresa ofreció una rueda de prensa para disipar dudas sobre la seguridad del sistema de transmisión y su responsabilidad en el manejo de los datos. Según ellos no hay "hacker" que entre.

La oposición también expresó dudas. La principal se centraba en la composición de la directiva del Consejo Nacional Electoral. De los cinco rectores principales tres simpatizan con el gobierno y dos con la oposición.

Presidente de Venezuela, Hugo Chávez
El presidente cerró la campaña el domingo.

No necesariamente las inclinaciones políticas de los directores pueda llevarlos a faltar a sus responsabilidades de árbitro, pero una de las características de la "polarización" es la profunda desconfianza en el otro.

Los opositores ponen de ejemplo el que en febrero fueran pasadas a una segunda verificación más de un millón de las firmas con las que se solicitaba el referendo, medida que consideraron como una acción dilatoria.

Además, unas 300 mil firmas fueron anuladas por tecnicismos que muchos de los afectados todavía desconocen.

Según la oposición la estrategia era acercar la fecha del referendo lo más posible al 19 de agosto.

Ese día empiezan los dos años finales del actual período. Por mandato constitucional si la consulta se realizaba después de ese día la consecuencia no sería la salida del gobierno, sólo del presidente.

Polémica tecnológica

No sólo el proceso fue nuevo. También lo fue el sistema de votación que por primera vez será automatizado en todas sus fases. El uso de las máquinas de votación disparó suspicacias opositoras.

Campaña del Sí en Venezuela
El mensaje opositor estratégicamente ubicado.

Superadas éstas empezó la polémica por otros aparatos, las máquinas "caza huellas". Un sistema similar al que se viene usando en los aeropuertos de Estados Unidos para la identificación de los pasajeros.

El CNE quería evitar que hubiera gente que votara varias veces, y de paso actualizar el registro dactilar. Nada malo, salvo por dos hallazgos de un equipo de ingenieros de la Universidad Central de Venezuela.

Primero, la máquina puede tomarse hasta 2 minutos por persona, lo que incidiría en el tiempo de votación. Segundo, tiene un margen de error del 2%, lo que significaría que unas 300 mil personas podrían haber sido inhabilitadas para votar en forma injusta.

Son demasiadas las desconfianzas mutuas, demasiado el abismo entre las partes como para que el tan esperado domingo 15 de agosto pase a la historia como el día paradigmático que disolvió las tensiones de la "polarización".



VÍNCULOS
El contenido de las páginas externas sugeridas no es responsabilidad de la BBC.

 

BBC MUNDO - PRODUCTOS Y SERVICIOS


Portada | Internacional | América Latina | Economía | Ciencia y Tecnología | Cultura | Deportes | Participe | A fondo | Multimedia | Aprenda inglés | Tiempo | Quiénes somos | Nuestros socios
Programación | En FM, AM, OC |
banner watch listen