Skip to main contentAccess keys helpA-Z index
BBCMundo.com
OTROS IDIOMAS
English
Português
mas idiomas
Lunes, 9 de agosto de 2004 - 15:52 GMT
"Será difícil reponer el cemento social"

Leoncio Barrios es psicólogo social y trabaja como investigador de la Universidad Central de Venezuela. Es su opinión que en Venezuela se vive una situación de angustia, ante la falta de solución a los conflictos que se viven en el país.

Barrios conversó con nuestro corresponsal en Caracas, Carlos Chirinos, a quién le brindó un diagnóstico del país.


¿Cómo cree usted que vive la gente este proceso político en Venezuela?

Leoncio Barrios, psicólogo social
Para Leoncio Barrios, Venezuela está en estado de angustia. (Imagen: C. Chirinos)

Indudablemente el ambiente que caracteriza a Venezuela -que no es característica del gobierno de Chávez, es característica de todo el proceso que comenzó con las intentonas de golpe (año 1992) y un proceso de desestabilización política que no ha logrado el equilibrio- repercute en términos psicológicos, en vivir con una gran tensión. Hay una inestabilidad en términos sociales, políticos y económicos que nos hace vivir en una constante incertidumbre.

Esta incertidumbre tiene una consecuencia, que es la ansiedad o la angustia ante una situación que no logra agarrar norte, no hay brújula hacia donde nos dirigimos e indudablemente es una situación agotadora.

¿Ansiedad sería equivalente a inseguridad en el día a día?

Ansiedad es una situación de inestabilidad psicológica como consecuencia, entre otras cosas, de esa inseguridad y de esa incertidumbre.

Pero ¿eso es un factor político o tiene que ver ahí más el asunto económico, que también esta deteriorado?

Yo creo que es un conjunto de factores, es el elemento político, el económico, el social, porque esto ha tenido una repercusión en el aumento de la pobreza, el aumento de la tasa de desempleo. Han aumentado los índices de delincuencia y eso repercute en la inseguridad, particularmente en las grandes ciudades.

Todo esto en conjunto produce inestabilidad y angustia en la gente.

Pasando a una escala más pequeña, en una familia venezolana, sí podremos hablar de promedio y tendencias. ¿Cómo se vive eso?

La polarización política ha producido que la gente tome posiciones radicales y esas posiciones radicales implican rasgos de intolerancia, que no admiten la disidencia.

Es frecuente encontrar a familias donde, no solamente la discusión política se hace agria sino que ha logrado escisiones, rupturas entre hermanos o personas que pueden llegar a distanciarse afectivamente a raíz de sus posiciones políticas

¿Eso es un fenómeno nuevo en la política venezolana?

Hay un fenómeno nuevo en el país que es la radicalización y la intolerancia

Indudablemente que sí, porque hay un fenómeno nuevo en el país que es la radicalización y la intolerancia, como parte de no admitir al otro cuando el otro disiente de mí.

¿Cómo es posible que en el núcleo familiar, gente que se conoce y comparte todos los días, un factor externo como la política pueda sembrar división?

Porque este vendaval político que vivimos en Venezuela tiene un gran componente emotivo: si tú no estás conmigo, tú no me quieres, no eres como yo y al no ser como yo, puedes ser mi enemigo.

En ese esquema simple, que tiene más de emotivo que racional, entonces aparece el rasgo fundamental que es la intolerancia.

Si ese foco de perturbación, de polarización desapareciera, mañana o pasado, ¿qué efecto dejaría eso en la familia?

Yo creo que va a dejar menos impacto en la familia, porque hay otros factores ahí funcionando. El factor afectivo, entre otras cosas, es posible que subsane relativamente rápido.

Yo diría ante esta pregunta que hay una situación compleja en el plano más social, donde ha surgido un enfrentamiento de clases abierto.

Ahí es donde yo creo que va a ser más difícil volver a colocar el cemento social, puesto que hay mucho reconcomio (resentimiento), mucho odio que ha surgido en este proceso.

Y no es un odio sembrado en este proceso, simple y llanamente ha salido algo que ha estado solapado por los siglos de los siglos, desde los tiempos muy probables de la colonia, hasta ahora; y que las circunstancias políticas han hecho que aflore de una manera como nunca antes se ha visto en el país.

¿La solución va a ser un cambio en el discurso político?

Personas esperando ser registradas para votar en el referendo.
Personas esperando ser registradas para votar en el referendo.

Indudablemente ese va ser un gran factor, yo creo que en el discurso político de los líderes, comenzando por el Presidente de la República, en el sentido de disminuir la belicosidad de sus discursos, la acusación de un sector de la población como responsable y culpable de los males del otro sector.

Eso va a contribuir a que las aguas bajen de nivel y tomen su cauce, donde habrá las distancias sociales pero no necesariamente sembradas por el odio.

Alguien hacía un comparación el otro día sobre la actitud responsable de un líder político y ponía el ejemplo extremo de Hitler. Decía que el antisemitismo no lo había inventado Hitler, si no que estaba en el cuerpo social alemán y que lo que él hizo fue azuzarlo. Algo similar, guardando la distancia, ¿puede ser lo que pasa aquí?

Sí. A mi no me gusta el símil entre el nazismo, fascismo, Hitler y lo que está pasando aquí, creo que la distancia es abismal en ese sentido.

Pero en términos de la explicación del proceso social, es lo que se puede dar en cualquier sociedad en donde circunstancias muy particulares hacen que sentimientos que están de alguna forma disfrazados, por razones de convivencia social, sobresalgan.

Hablamos de la responsabilidad del presidente, pero los otros líderes, por ejemplo de la oposición, ¿tienen alguna responsabilidad en este ambiente de hostilidad?

Indudablemente que sí, este conflicto -como todos- es por lo menos entre dos bandos y dos discursos. Eso quiere decir que, así como el discurso del presidente, personeros del gobierno y personeros de partidos políticos que apoyan al presidente suelen ser muy belicistas, también lo suelen ser no sólo los discursos, sino los actos de la oposición, que suelen ser cargados de agresión.

¿Estas tensiones se desmontan a partir del 15 de agosto?

Desgraciadamente no. No necesariamente el 15 de agosto es la fecha paradigmática en que Venezuela el 16, va a comenzar siendo otra.

No lo puede ser, por que hay una acumulación de factores que tienen tal intensidad, que no puede ser desmontado en 24 horas, que no puede ser desmontado en semanas, que no pueden ser desmontado desafortunadamente en meses, si no que pasarán años.



VÍNCULOS
El contenido de las páginas externas sugeridas no es responsabilidad de la BBC.

 

BBC MUNDO - PRODUCTOS Y SERVICIOS


Portada | Internacional | América Latina | Economía | Ciencia y Tecnología | Cultura | Deportes | Participe | A fondo | Multimedia | Aprenda inglés | Tiempo | Quiénes somos | Nuestros socios
Programación | En FM, AM, OC |
banner watch listen