Skip to main contentAccess keys helpA-Z index
BBCMundo.com
OTROS IDIOMAS
English
Português
mas idiomas
Lunes, 25 de octubre de 2004 - 20:53 GMT
EE.UU.: la Corte Suprema y las elecciones

Lourdes Heredia
BBC, Washington

El presidente de la Suprema Corte de Justicia de Estados Unidos, William Rehnquist, fue internado para el tratamiento de un cáncer a la tiroides.

William Rehnquist
Rehnquist presidió el juicio político al ex presidente Bill Clinton.

Su hospitalización, a una semana de las elecciones, pone en relieve un tema que ha sido ensombrecido por la llamada "guerra contra el terrorismo" y que puede marcar el futuro del país.

El próximo presidente de EE.UU., sea quien sea, tendrá que elegir a nuevos miembros de la Corte Suprema.

Este tribunal, que cuenta con nueve magistrados, es el que tiene la última palabra en los temas claves, desde el aborto, los matrimonios gay, hasta los límites del poder del presidente para ir a la guerra e incluso la propia elección presidencial, como ocurrió en 2000.

Rehnquist, quien tiene 80 años y se encuentra en el área de cuidados intensivos del Hospital Naval de Bethesda, fue designado como miembro de la corte por el presidente Richard Nixon en 1972.

Luego fue nombrado como presidente del máximo tribunal por Ronald Reagan en 1986.

Jubilación

Según un comunicado de prensa, Renhquist regresará a su trabajo.

Pero, al igual que él, varios de los miembros han envejecido -John Paul Stevens, por ejemplo, tiene 84 años y Sandra Day O'Connor tiene 74- y se espera que alguno decida jubilarse.

Sólo uno de los nueve magistrados, Clarence Thomas, es menor de 65 años.

Por eso, los expertos opinan que es muy probable que, durante los próximos cuatro años, George W. Bush o John Kerry escojan a uno o más magistrados.

Serían las primeras vacantes en la Corte Suprema en más de una década y los elegidos podrían inclinar la balanza hacia uno u otro lado.

Tema "invisible"

El próximo presidente de EE.UU. también podría tener que elegir a decenas o incluso a centenares de jueces de las cortes federales, lo que marcaría el camino que seguirá el país.

A pesar de su importancia, el asunto de la Corte Suprema ha pasado casi inadvertido durante las campañas.

Es casi invisible como tema
David Garrow, historiador

"Es casi invisible como tema", dijo el historiador de este tribunal David Garrow.

Sólo en algunas ocasiones los candidatos se han declarado directamente sobre la cuestión, aunque con esas frases lo han dicho todo.

"Apoyo la protección del matrimonio contra jueces activistas y continuaré nombrando a jueces federales que sepan la diferencia entre la opinión personal y la interpretación estricta de la ley", señaló por ejemplo el presidente Bush durante la Convención Republicana en Nueva York.

Por su parte, Kerry promete en su sitio en internet que intentará revertir el daño hecho a los derechos civiles "por jueces derechistas".

"Sólo nombraré jueces con un récord de velar por el cumplimiento de las leyes de derechos civiles y antidiscriminatorias", dice.

El cargo de juez en la Corte Suprema es vitalicio o hasta que decida jubilarse, y por eso su nombramiento tiene un gran efecto en las decisiones más importantes del país durante décadas.

Bill Clinton fue el último que designó dos jueces de la Corte Suprema, después de que Ronald Reagan escogiera a otros tres magistrados de este tribunal.



NOTAS RELACIONADAS
EE.UU.: tres estados clave
22 10 04  |  Estados Unidos
Bush/Kerry: batalla verbal en Iowa
20 10 04  |  Estados Unidos
Clinton reaparece en la campaña
21 10 04  |  Internacional
Ya ronda el "fantasma de Florida"
20 10 04  |  Estados Unidos


VÍNCULOS
El contenido de las páginas externas sugeridas no es responsabilidad de la BBC.

 

BBC MUNDO - PRODUCTOS Y SERVICIOS


Portada | Internacional | América Latina | Economía | Ciencia y Tecnología | Cultura | Deportes | Participe | A fondo | Multimedia | Aprenda inglés | Tiempo | Quiénes somos | Nuestros socios
Programación | En FM, AM, OC |
banner watch listen