Skip to main contentAccess keys helpA-Z index
BBCMundo.com
OTROS IDIOMAS
English
Português
mas idiomas
Domingo, 17 de octubre de 2004 - 20:46 GMT
Elecciones en EE.UU.: la ola latina
Roger Santodomingo.
Roger Santodomingo
BBC Mundo

Jorge Ramos nació en México y vive desde hace 20 años en EE.UU., donde se convirtió en uno de los presentadores estrella del noticiero de la cadena Univisión.

Jorge Ramos.
Ramos cree que los hispanos cambiarán el mapa político de EE.UU.

Con millones de espectadores en todo el continente, el periodista de la más grande red estadounidense de televisión en español es una imagen familiar, no sólo en Estados Unidos sino también en América Latina.

Su libro más reciente promete responder cómo elegirán los hispanos al próximo presidente de los Estados Unidos y describe las consecuencias de una revolución demográfica, a la que él llama la ola latina, un fenómeno que está cambiando radicalmente a su país adoptivo.


¿Qué quiere decir con este libro?

El libro tiene dos objetivos. Primero, para los que no son hispanos, para que nos conozcan. Y que tengan en cuenta que Estados Unidos está viviendo un verdadero cambio demográfico que lo está cambiando todo.

Este cambio demográfico va a ser más importante para el futuro del país que la guerra contra el terrorismo o la situación económica global.

Estados Unidos va a tener una mayoría hispana en el año 2125 o quizás antes. Es decir, habrá más hispanos que blancos anglosajones en el país. Eso ya está cambiando todo.

Estamos hablando de más de un siglo...

Sí, habrá que esperar. Pero el otro mensaje es para los hispanos. Para que se den cuenta de que somos los protagonistas de este cambio dramático y que todo es posible para los hispanos en este país.

Tenemos un problema serio de representación política. Sólo tenemos 22 congresistas y no tenemos senador. Tenemos sólo un gobernador y ni un solo juez en la Corte Suprema.

El mensaje para los hispanos es que se den cuenta de que somos los protagonistas de estos cambios.

¿Cómo sostiene su tesis de que el primer Presidente latino ya nació?

Portada de la Ola Latina.

No es difícil darnos cuenta de que el crecimiento de los hispanos es enorme: por la inmigración y porque tienden a tener más hijos que el resto de la población. Somos 40 millones de latinos; en 50 años habrá 100 millones y, eventualmente, seremos la mayoría.

En esta enorme revolución demográfica que yo llamo la ola latina, estoy convencido de que el primer Presidente hispano ya nació. En la medida que crece su número, las aspiraciones de los hispanos crecen también.

En términos concretos, si eres republicano, puedes pensar que George P. Bush, el sobrino del Presidente, hijo de Jeff Bush, el gobernador de la Florida y de su esposa Columba, que es mexicana, puede ser el primer Presidente hispano.

Pero si eres demócrata, podrías creer que Bill Richardson López, el gobernador de Nuevo México podría eventualmente convertirse en el primer Presidente hispano.

Esto ya no es mera ficción, es una posibilidad que permite el cambio demográfico.

¿Por qué se dan entonces estos problemas de falta de representación de los que habla?

Cuando había uno o dos millones de votantes hispanos, nadie les hacía caso, porque no definían una elección.

Pero en el año 2000 las cosas cambiaron cuando La Florida se definió por 537 votos. Votos que, según me dijo el propio presidente Bush, pudieron ser de cubanoamericanos.

No necesitas decenas de millones de votantes hispanos para cambiar la historia, sólo unos miles pueden hacerlo.
Jorge Ramos

Los hispanos se dieron cuenta de que su voto era importante. En estas elecciones del 2004 entre siete y ocho millones de hispanos podrán escoger al próximo presidente de Estados Unidos si la elección es muy cerrada.

Porque estos votantes están concentrados en estados clave -La Florida, Nuevo México, Arizona, Colorado y Nevada-, que pueden decidir la elección.

Pero son 40 millones de hispanos y sólo siete votan ¿Les interesa votar?

Que a los hispanos no les importa la política es un mito fácil de desmontar. Una tercera parte de los hispanos son menores de 18 años y otra tercera parte no son ciudadanos de los Estados Unidos, por lo que dos terceras partes no tienen derecho a votar.

Entonces estamos hablando de un pequeño universo de 16 millones de hispanos con derecho a elegir, por lo que proporcionalmente son muy pocos.

¿Entonces mientras más se politicen, al cabo de unos años, cambiará el panorama?

No me cabe duda de que cuando estos 15 millones de jóvenes se hagan mayores de edad van a votar; que cuando esos otros 15 millones de inmigrantes se naturalicen las cosas van a empezar a cambiar. Es una cuestión de números.

Pero los hispanos están divididos, así como lo está el resto de la población estadounidense. La mayoría tiende a votar por los demócratas, pero en estados como Florida son republicanos. Los hispanos en el 2000 votaron mayoritariamente por Gore, pero Gore perdió al final.

Los hispanos tuvieron un papel decisivo por el sistema electoral. Si el Presidente fuese escogido exclusivamente por votación popular, la influencia hispana no sería tan grande.

Pero el hecho es que unos cientos o miles de votantes en algunos estados pueden cambiar la ecuación y por ello es tan importante el voto de una minoría. No necesitas decenas de millones de votantes hispanos para cambiar la historia, sólo unos miles pueden hacerlo.

La Florida es el mapa del futuro. Si alguien quiere ver el futuro de este país tiene que venir a Miami. Lo más importante de Estados Unidos es su carácter multiétnico, multicultural, multirracial aquí esto es más evidente
Jorge Ramos

Los hispanos tienden en un 70% a votar por los demócratas y 30% por los republicanos.

En La Florida el voto cubano siempre ha ido por los republicanos desde la época de Kennedy.

Pero la lucha por el voto hispano en La Florida tiene elementos que antes no tenía. Primero porque los cubanos están dejando de ser la mayoría. Hay otros grupos que están engrosando la población latina que vienen de centro y Sudamérica.

Segundo, el presidente Bush cometió un error al creer que limitando los viajes de los cubanos a Cuba podría aumentar su popularidad entre los hispanos: las encuestas indican que perdió popularidad, porque a muchos cubanoamericanos les molesta que no pueden ir a visitar a sus familiares o enviarles más dinero.

Pero igual los cubanos siguen votando mayoritariamente por los republicanos.

Sí, la pregunta no es si Bush va o no a ganar el voto cubano. Lo va a ganar. La pregunta es ¿con cuál porcentaje?

John Kerry, entendiendo que el voto hispano y el voto cubano no son monolíticos, ha propuesto abrir todos los viajes a todos los ciudadanos a Cuba.

Cualquiera podrá viajar a Cuba si Kerry es Presidente, así que hay una opción clara: o se escoge al candidato que ya está reforzando al embargo o se escoge al que está abriendo la posibilidad de nuevos viajes a Cuba. Por ello la lucha por el voto cubano en La Florida es férrea. Son unos pocos votos que podrían definir la elección.

Florida es como un estado dividido en guetos: negros y blancos por un lado, pero también cubanos, colombianos, venezolanos, argentinos, centroamericanos, cada uno por su lado ¿En qué se parece esto a Estados Unidos?

La Florida es el futuro de Estados Unidos. ¿Qué es Estados Unidos? Un país multiétnico, multirracial y multicultural, donde las minorías eventualmente serán mayorías.

Tampoco se trata de retomar por la fuerza ningún territorio. Pero sí hay una reconquista cultural. Los territorios que perdió México en 1848, de pronto, están siendo recuperados culturalmente por el español y los hispanos
Jorge Ramos

Donde los hispanos dominarán otros grupos política y culturalmente. Donde el español pudiera dominar al inglés. Dentro de 120 años la mayoría será hispana. No sabemos cómo se va a ver, pero el español será más dominante y los hispanos tendrán un poder mayor.

La Florida es el mapa del futuro. Si alguien quiere ver el futuro de este país tiene que venir a Miami. Lo más importante de Estados Unidos es su carácter multiétnico, multicultural, multirracial y aquí esto es más evidente.

Noto un cierto tono de revancha en su libro. Como si la ola latina implicara una reconquista.

No quisiera ponerlo en términos ni de dominación política ni de reconquista. Tampoco se trata de retomar por la fuerza ningún territorio. Pero sí hay una reconquista cultural.

Los territorios que perdió México en 1848, de pronto, están siendo recuperados culturalmente por el español y los hispanos. Regiones como Texas, que tenían mayoría mexicana, ahora nos damos cuenta de que los blancos anglosajones ya no son mayoría en Texas, como ya no son mayoría en California.

No he escuchado ninguna propuesta de un grupo rebelde que quiera tomar por la fuerza esos estados o que México esté disputándose esos territorios legalmente. Pero la globalización ha permitido recuperar, en cierta forma, esos territorios que fueron de México.



NOTAS RELACIONADAS
Marcharán contra Bush en Nueva York
29 08 04 |  Estados Unidos


VÍNCULOS
El contenido de las páginas externas sugeridas no es responsabilidad de la BBC.

 

BBC MUNDO - PRODUCTOS Y SERVICIOS


Portada | Internacional | América Latina | Economía | Ciencia y Tecnología | Cultura | Deportes | Participe | A fondo | Multimedia | Aprenda inglés | Tiempo | Quiénes somos | Nuestros socios
Programación | En FM, AM, OC |
banner watch listen