Skip to main contentAccess keys helpA-Z index
BBCMundo.com
OTROS IDIOMAS
English
Português
mas idiomas
Sábado, 17 de julio de 2004 - 21:41 GMT
"Fidel le debe un desagravio a Neruda"

Hernán Loyola es considerado una de las más importantes autoridades mundiales en la obra de Pablo Neruda.

Hernán Loyola.  Cortesía: El Mercurio, Chile.
Hernán Loyola. Cortesía: El Mercurio, Chile.

Loyola, quien conoció a Neruda en 1952 y trabajó estrechamente con él como investigador de su poesía, fue profesor de literatura hispanoamericana en la Universidad de Chile (Santiago) hasta 1973, cuando tuvo que irse al exilio a raíz del golpe de Estado del general Augusto Pinochet.

Desde 1977 es catedrático en la Universidad de Sássari, Italia, y ha publicado numerosos libros sobre Neruda, entre ellos la nueva edición de sus Obras Completas.

Ahora trabaja en un libro que se titulará "Pablo Neruda. La biografía literaria".

En esta entrevista habla sobre los cambios de Neruda tras el fin del estalinismo y sobre su relación con Cuba, a cuya revolución le había dedicado el libro "Canción de gesta" en 1960.

No puedo olvidar que yo fui el primer poeta que dedicó un libro entero a enaltecer la Revolución cubana
Pablo Neruda

Sobre ese libro, Neruda escribió en sus memorias: "A través de él no puedo olvidar que yo fui el primer poeta que dedicó un libro entero a enaltecer la Revolución cubana".

Entrevista: Manuel Toledo, BBC Mundo


En 1956, en Neruda se produce un cambio, con las revelaciones que hizo Nikita Jruschov sobre el estalinismo en el XX Congreso del Partido Comunista de la Unión Soviética y, en noviembre de ese mismo año, el ingreso de los tanques soviéticos en Budapest, además de su separación de Delia del Carril, su segunda compañera.

Este cambio es muy profundo y verdadero. La gente cree que, como dijo Amado Alonso, con la Guerra Civil Española, en 1936, Neruda se convierte al comunismo. Esto no es verdad. El comunismo de Neruda es la continuación de algo.

José Stalin
En el 56 hay una ruptura y Neruda renuncia, en cierto modo, a la utopía. Cambia su modo de ser comunista
Hernán Loyola

En cambio, en el 56 hay una ruptura y Neruda renuncia, en cierto modo, a la utopía. Cambia completamente su modo de ser comunista. Ya su destino personal no está ligado a la realización de una utopía.

Ese año, en todas partes del mundo, muchos intelectuales filocomunistas o comunistas se fueron del partido.

El problema que Neruda crea a la crítica es que él no se fue. No abandonó el partido. Todo hubiera sido más fácil.

Si se leen los libros que siguen al 56, se aprecia un cambio en la confianza que tenía Neruda en la realización de su utopía. Esa confianza se advierte en todos los libros precedentes, en "Canto General", en "Los versos del capitán", por ejemplo, donde los inicios de su amor por Matilde están ligados a su compromiso político.

Estalinismo

A partir del 56, Neruda no se va, pero revisa sus posiciones.

En 1964, por ejemplo, escribe un fuerte poema de crítica al estalinismo, en "Memorial de Isla Negra", que se llama "El episodio".

Es en vano que acechen los que esperan/ que yo me ponga en la esquina a vender/ mis armas, mi razón, mis esperanzas
Pablo Neruda: "El episodio"

Pero Neruda no reniega de su poema a la muerte de Stalin, que era muy elogioso porque, en esa época, todos éramos estalinistas, yo también. Y no reniego tampoco de eso.

Él sabía de algunas cosas que pasaban en la Unión Soviética, hasta dónde se podía saber, porque visitaba ese país, pero obviamente no le mostraban lo que había detrás, la parte oscura. Pero lo que había delante, la parte clara, era también importante.

A veces, cuando a uno le preguntan sobre esto, en el fondo le están preguntando: "¿Por qué no dejó de ser comunista?". En el fondo, eso es poner en duda la sinceridad de Neruda.

Lo que más yo admiré en Neruda es justamente su sinceridad, su honestidad intelectual y su dignidad, hasta el último momento de su vida. Porque yo lo vi, me consta.

Sinceridad

Él se pudo haber equivocado, como cualquier hijo de vecino, pero yo rechazo cualquier acusación de insinceridad en Neruda.

Obras Completas de Pablo Neruda.
Obras Completas de Neruda, editadas por Hernán Loyola.

Cuando cambia la naturaleza de su adhesión a la causa socialista, en cierta manera mejora porque se transforma en algo más objetivo, menos fervoroso, más crítico, o a veces más escéptico, como se ve en el libro "Fin de mundo" de 1969, pero, al mismo tiempo, más sólido.

Una prueba de ello es que, para mí, los mejores poemas políticos de Neruda se escribieron en ese período, por ejemplo el poema "El pueblo", que aparece en "Plenos poderes", que considero el mejor poema político de Pablo.

Carta de Cuba

Un segundo cambio, en cierta manera, tiene que ver con Cuba: en 1966, se publica en todo el mundo un documento conocido como la "Carta abierta de los intelectuales cubanos a Pablo Neruda".

Mario Vargas Llosa, su esposa Patricia, Carlos Fuentes, Juan Carlos Onetti, Emir Rodríguez Monegal y Neruda. Foto: Matilde Urrutia. Cortesía Fundación Pablo Neruda.
Mario Vargas Llosa, su esposa Patricia, Carlos Fuentes, Juan Carlos Onetti, Emir Rodríguez Monegal y Neruda en Nueva York. Foto: Matilde Urrutia. Cortesía Fundación Pablo Neruda.

Esta carta acusaba a Neruda de hacer concesiones al imperialismo norteamericano porque había asistido al congreso del PEN Club en Nueva York y había dado conferencias en diversas universidades, con gran éxito.

Esto fue posible gracias a los esfuerzos de Arthur Miller, Alistair Reed y otros intelectuales estadounidenses, que habían roto el bloqueo que Estados Unidos ponía a un intelectual comunista del prestigio de Neruda, quien no podía entrar en ese país.

Posteriormente, en el viaje de retorno a Chile, Neruda se detuvo en Perú, a petición de la Sociedad de Escritores Peruanos, donde el presidente Fernando Belaúnde Terry, que había sido amigo personal de Neruda, lo invitó al palacio presidencial a un almuerzo privado.

Esa fue otra de las críticas porque, en ese período, el gobierno peruano estaba tratando de aplastar la guerrilla, que realizaba algunas acciones en el interior del país, y en uno de esos encuentros había muerto un guerrillero que era un poeta y se llamaba Javier Heraud.

Duro golpe

Esta carta fue un golpe muy fuerte para Neruda y fue una de las mayores amarguras de los últimos años de su vida.

Este costal de injurias fue engrosado por firmas y más firmas que se pidieron con sospechosa espontaneidad desde las tribunas de las sociedades de escritores y artistas
Pablo Neruda: "Confieso que he vivido"

Es un documento que ofendió gravemente su dignidad revolucionaria y política.

Los redactores de la carta fueron los escritores Roberto Fernández Retamar, Lisandro Otero, Edmundo Desnoes y Ambrosio Fornet.

De los cuatro que le reprochaban a Neruda haber ido a Estados Unidos, dos viven fuera de Cuba y uno de ellos, Edmundo Desnoes, vive en Estados Unidos. ¿Cómo es posible una desfachatez igual?

Chivo expiatorio

La cosa curiosa es que el mismo Fernández Retamar, en un libro reciente, señala que el emisor verdadero de la carta fue la dirección cubana, ésa es la frase que él usa.

Él dice que se trataba de una carta política en la cual el Partido Comunista de Cuba discutía sus puntos de vista de entonces, que eran los del foco guerrillero, asociados a las ideas de Régis Debray, etcétera, con las ideas del Partido Comunista de Chile, que eran más ortodoxas, ligadas a la política internacional de la Unión Soviética.

Pablo Neruda
Este conflicto político entre los partidos se arregló después, pero Neruda sigue siendo, hasta hoy día, el chivo expiatorio del asunto
Hernán Loyola

Este conflicto político entre los partidos comunistas de Cuba y de Chile se arregló después, pero Neruda sigue siendo, hasta hoy día, el chivo expiatorio del asunto.

Neruda sabía muy bien de dónde venía la carta y, por lealtad política a su partido, no podía contestar ni al presidente cubano Osvaldo Dorticós ni a Fidel Castro.

Entonces se tuvo que tragar toda su rabia y toda su amargura, y enderezó sus cañones literarios contra Fernández Retamar, Alejo Carpentier y Nicolás Guillén, que fueron los canales de desahogo que tuvo. Esa elección fue amarga para él, pero no tuvo alternativa.

Desagravio

Esto lo he hablado con el dirigente comunista chileno Volodia Teitelboim, quien tiene acceso a la dirección cubana, a Fidel, y lo he discutido también con Fernández Retamar, duramente.

Yo soy comunista y, si fuera el caso, estaría dispuesto a combatir por Cuba, pero una de las cosas en que he insistido es que es necesario y oportuno que la dirección cubana haga un desagravio público de Neruda.

Fidel castro, presidente de Cuba.
Esto no es agua pasada. Esto tiene que arreglarse. Un día de estos se nos muere Fidel y esto se va a quedar así para siempre
Hernán Loyola

En este año de su centenario, habría sido muy hermoso, a mi juicio.

Un desagravio político por parte de la revolución cubana sería honroso para ambas partes.

Sería honroso reconocer que se equivocaron con Neruda, quien murió como comunista, con las botas puestas.

En ese sentido, no logro perdonar la actitud del Partido Comunista de Chile y en particular de Volodia, quien es mi amigo, por no haber insistido.

Su biografía de Neruda calla sobre este episodio, lo despacha en tres líneas.

Yo se lo he dicho: "¿Pero cómo es posible? Tú eras el mejor amigo de Pablo y sabes muy bien cuánto le amargó esta carta". Él dice que esto ya es agua pasada.

Esto no es agua pasada. Esto tiene que arreglarse. Un día de estos se nos muere Fidel y esto se va a quedar así para siempre.



VÍNCULOS
El contenido de las páginas externas sugeridas no es responsabilidad de la BBC.

 

BBC MUNDO - PRODUCTOS Y SERVICIOS


Portada | Internacional | América Latina | Economía | Ciencia y Tecnología | Cultura | Deportes | Participe | A fondo | Multimedia | Aprenda inglés | Tiempo | Quiénes somos | Nuestros socios
Programación | En FM, AM, OC |
banner watch listen