Skip to main contentAccess keys helpA-Z index
BBCMundo.com
OTROS IDIOMAS
English
Português
mas idiomas
Jueves, 11 de diciembre de 2003 - 11:33 GMT
Sus historias: VIH/SIDA
Enfermera alimentando a un bebe con VIH/SIDA

¿Es usted una de las caras detrás de los números y estadísticas del VIH?

Desde el horror y la angustia hasta la calma y la tristeza, cada una de las 42 millones de personas conviviendo con VIH/SIDA, vive la enfermedad de una manera particular.

Pero el virus toca de cerca a muchos millones de personas más, como en el caso de los familiares, amigos y profesionales de la salud que se enfrentan con una infección, que si no se trata, conduce paulatinamente a la muerte.


Algunas de las historias enviadas por los lectores:

Tuve relaciones sexuales con una ex prostituta, sin preservativo en julio. Después, a las tres semanas, me dio una faringitis que no se me quitaba con nada, ahí comenzó mi calvario. Creí que tenía el VIH, me hice la prueba pero me dijeron que tenía que esperar tres meses mínimo para confirmar.

Aprendí a amar más la vida y a ver el sexo con responsabilidad

Fueron los peores meses que he pasado en años, todo lo que sentía en mi cuerpo me imaginaba que tenia que ver con el VIH. Deprimido, me hice un nuevo examen hasta que agarre valor, fue el lunes 1 de diciembre, y afortunadamente dio negativo. A pesar de no haber sido contagiado, fue horrible, sentí en carne propia los sentimientos de alguien contagiado.

Aprendí a amar más la vida y a ver el sexo con responsabilidad. Mi solidaridad a todos los enfermos de SIDA y deseando que se encuentre una cura contra ese mal lo mas pronto, jamás me voy a burlar y discriminar a alguien con esta enfermedad. Dios ilumine a todos esos científicos que buscan una cura para el VIH/SIDA.
Francisco, San Salvador, El Salvador


Tengo una pregunta para la red... ¿Es correcto utilizar la palabra "sidosos" en medios masivos de comunicación para referirse a las personas viviendo con el VIH o con SIDA?

Son las 02:27 del martes 2 de diciembre. Estoy en mi casa. No puedo dormir. Llegué a casa como a las 21:00 y me quedé dormido de inmediato, casi sin darme cuenta.

Fue un largo día de pensar y reflexionar sobre el SIDA. Primero, una corta entrevista para una estación de radio por la mañana, y por la tarde un evento de conmemoración con los jóvenes del Latin Amercan Youth Center, en Washington DC. Todo contestando a una pregunta: ¿cómo ha sido para ti vivir con el Virus de Inmunodeficiencia Humana, VIH?

Fui despertado como a las 23:45 por una prima que vive en California. Teresa, mi prima, me dijo: "Me acordé de ti porque hoy es el día mundial del SIDA". Me llamó mucho la atención que pusiera como referencia el SIDA como un motivo importante para llamarme por teléfono e interesarse por mí y mi salud. Hablamos mucho tiempo sobre la famillia, los que viven y los que se han ido.

Me pregunto si las personas que leen las noticias (comentaristas o no sé cómo se les llame) entienden la diferencia entre decir "sidosos", o decir "personas que viven con VIH o que viven con SIDA"

Después me puse a ver televisión para combatir un poco el insomnio y esperar a que el sueño llegara una vez más. De pronto en un noticiero de Telemundo que repetía las noticias sobre el día mundial del SIDA, oí las palabras "en el mundo hay 40 millones de personas infectadas y el numero de los 'sidosos' sigue aumentando".

Me pregunto si las personas que leen las noticias (comentaristas o no sé cómo se les llame) entienden la diferencia entre decir "sidosos", o decir "personas que viven con VIH o que viven con SIDA", o simplemente "persona infectada con el VIH o que vive con SIDA". Pero, ¿decir en un medio de comunicacion masivo "sidoso"? Creo que no es aceptable puesto que fomenta la discriminación y estigmatiza a las personas que vivimos con el VIH.

Como persona viviendo con el VIH por tantos años (16) me sentí muy incómodo al escuchar el término "sidoso" en un noticiero de television masiva que se supone crea opinión. Definitivamente "sidoso" no es algo que me guste que me llamen, y me imagino que, como yo, habrá muchas otras personas VIH+ que se sentirán al menos incómodas, por no decir molestas u ofendidas, al oir que alguien se refiere a ellas como "sidosas" o "sidosos".

Espero que este día Mundial del SIDA no haya sido uno triste para ti ni para nadie, aunque sí lo fue para muchos que recordamos los amigos que hemos perdido a causa del SIDA, el momento en que nos dieron el diagnóstico o que recordamos las veces que hemos vivido discriminación, rechazo, o marginalización sólo por vivir con el VIH o con el SIDA.


Wilfrido Aguilar, Washington DC, EE.UU.


Soy venezolano, actualmente resido en España, tengo 44 años y una familia con tres hijos y mi esposa. El riesgo al que están expuestos adolescentes es igual aquí y en América. La clave esta en la educación, la información, y los docentes juegan un papel importante, para enseñarles esto (enfermedades de transmisión sexual) como materia dentro de la formación.

Renny Núñez, Vitoria, España


Yo soy seropositivo hace catorce años y de verdad debo decir que es lo peor que me ha sucedido. La situación en Venezuela es terrible, escasean los medicamentos y el sistema de salud, en general, es caótico.

Las opiniones acerca de una persona infectada con el VIH/SIDA son cada vez más crueles.

Mi vida sexual y en pareja es nula. He logrado, a duras penas, graduarme en la Universidad; sin embargo, las opiniones acerca de una persona infectada con el VIH/SIDA son cada vez más crueles. La gente se burla de los enfermos y nos tildan de depravados.

Yo me equivoqué al mantener relaciones con hombres que conocía de una noche y sin usar ningún tipo de preservativo. Ojalá que nadie pase por lo que estoy pasando.

A., Caracas, Venezuela (el lector pidió que no publicáramos su nombre)


Soy medico ginecólogo; tengo 2 hijas adolescentes con quienes comparto todo lo que nos ocurre. Una de ellas me contó sobre las actitudes que sus compañeros de estudio tienen respecto a las relaciones sexuales.

Me sentí muy preocupado por la falta de experiencia y conocimientos que los jóvenes poseen acerca del VIH/SIDA, por lo que desde hace algún tiempo empecé a brindarles información sólida

Me sentí muy preocupado por la falta de experiencia y conocimientos que los jóvenes poseen acerca del VIH/SIDA, por lo que desde hace algún tiempo empecé a brindarles información sólida, basada en datos estadísticos y la forma de cómo evitar contaminarse, principalmente con la abstinencia.

Espero que otros puedan hacer lo mismo y acercarse más a los jóvenes, quienes son los mas vulnerables por la falta de información, o cuando ésta se les brinda de una forma tergiversada. Evitemos entre todos que el VIH/SIDA siga desgarrando nuestra sociedad.


Hans José Candell Chávez, Sonsonate, El Salvador


Tengo recién cumplidos 41 años, como ven, ya no soy una niña. Hace un año y medio que me separé y conocí a un hombre del que me enamoré, digamos que parece que encontré a mi alma gemela.

Al mes de salir juntos, quedé embarazada, no se cómo pudo pasar, pero pasó. Fui a una clínica por decisión mutua, por así decirlo, y aborté. Al poco tiempo, tuve que pasar una temporada en su casa (por cambios en mi vivienda). Llevábamos ya ocho meses saliendo juntos y yo después del aborto empecé a tomar la píldora.

Me comentó un día que tenía el colesterol alto, y yo vi una noche que tiró a la papelera un blister de pastillas vacío. Lo cogí pensando que serían pastillas precisamente para el colesterol, pero el nombre no me sonaba de nada. Se llamaba Zidovudina, o algo así. Apunté el nombre, bajé a la farmacia preocupada porque podía tener gran cantidad de colesterol para estar en tratamiento.

Una noche se lo pregunté al fin, y fue horrible; me dijo que era seropositivo desde hace diez años. No me dijo lo que le pasaba por temor a que lo abandonase.

Le pregunte al farmacéutico para qué eran esas pastillas: me preguntó que quién las tomaba .Le contesté que las tomaba mi padre, para disimular. Me dijo que eran antirretrovirales, y que se utilizaban en el tratamiento del SIDA. Insistió en preguntarme quién se las había mandado, y si los hijos no teníamos constancia de nada. Yo ya no sé lo que respondí.

Pasaron algunos días antes que le preguntase a este hombre por qué tomaba antirretrovirales. Me decía a mí misma que era una confusión, y que ese medicamento servía para otra cosa.

Una noche se lo pregunté al fin, y fue horrible; me dijo que era seropositivo desde hace diez años. No me dijo lo que le pasaba por temor a que lo abandonase. Yo me quedé que no sabía si compadecerme, o liarme a tortazos con él por no habérmelo dicho. Fueron días muy malos. Estuvimos largo tiempo hablando de ello.

Él cada tres meses va a hacerse un control y lleva un tratamiento muy estricto. Actualmente se encuentra bien de salud. Yo, cada tres o seis meses me hago un análisis, hasta ahora sale negativo y le pido a dios que siga saliendo así.

Yo me quedé que no sabía si compadecerme, o liarme a tortazos con él por no habérmelo dicho. Fueron días muy malos. Estuvimos largo tiempo hablando de ello.

Fue muy duro enterarme de algo así, pero sigo con él. ¡Vivimos juntos! Nos amamos mucho. Cuando me enteré reconozco que pensé dejarle, pero las decisiones precipitadas no hubieran conducido a nada. Necesitamos mucho apoyo el uno del otro.

Yo intento mantener una actitud positiva, y supongo que haré frente a lo que pueda venir. A esas personas hay que darles mucho cariño, sean quienes sean. Porque sobre todo amamos la vida.

A., Alicante, España (la lectora pidió que no publicáramos su nombre).


He venido laborando en un hospital departamental de El Salvador desde el 1º de noviembre de 1996.

La fecha en que le dijimos que estaba infectado, esa persona lloró, lloró, lloró y eso es a lo que estoy acostumbrado.

Actualmente, los días en que el comportamiento de los hombres que se ufanaban de ser "machos", y que esto no les podía afectar, ya pasaron.

Recuerdo a una persona ya fallecida que decía que cada día tenía una relación sexual con una persona diferente por día. La fecha en que le dijimos que estaba infectado, esa persona lloró, lloró, lloró y eso es a lo que estoy acostumbrado.

El decirle a una persona que está infectada, ese día la persona por dentro se quiebra, y les digo que no es agradable ser la vía por la que una persona se quiebra, aunque alguien lo debe hacer.

Tampoco es agradable tener que decirle a un padre o a una madre de una persona adolescente o joven que la "causa de muerte" es el SIDA, eso quiebra también a la familia.

Gracias por permitir expresar mis sentimientos respecto a este hecho.


Herman Mauricio Chavarría Nolasco, Juayúa, El Salvador


Como estoy involucrada de manera personal con el SIDA, mi comentario podría parecer sentimental y poco realista. Pero, créanme, desde el día en que descubrí que estaba infectada, estuve sobresaltado por muchas semanas, sin saber de dónde lo había adquirido.

creánme, desde el día en que descubrí que estaba infectada, estuve sobresaltado por muchas semanas, sin saber de dónde lo había adquirido.

Tenía miedo de contarle a mi familia. Al mismo tiempo, la presión para casarme con un familiar iba en aumento. Peor aún, ¡mi familia estaba convencida de que mi depresión tenía que ver con haber aplazado el matrimonio! Es que ellos me prohibieron casarme con el hombre que amaba, y se sentían culpables...

Francamente, recomiendo a todas las niñas jóvenes que escuchen a sus padres cuando les dicen que no se emocionen tanto (en sus relaciones) cuando están jóvenes.

Mahboobeh B., Irán, en comentario recibido por el Servicio Persa de la BBC


Soy estudiante de comunicación social, gracias a esta profesión he tenido la oportunidad de convivir con muchas personas que padecen el VIH/SIDA, pero no me había entristecido tanto esta situación, hasta que visite el Hogar Casa San José, el cual alberga niños comprendidos entre un mes de vida hasta 10 años, y quienes tienen esta enfermedad.

No me había entristecido tanto esta situación, hasta que visite el Hogar Casa San José, el cual alberga niños comprendidos entre un mes de vida hasta 10 años, y quienes tienen esta enfermedad.

Es lastimoso ver como este hogar no tiene el apoyo del gobierno y tiene muy poco apoyo por parte de instituciones y personas individuales, y todo esto por la falta de educación a la población con respecto al tema.

Así que, como grupo de estudiantes de comunicación, estamos preparando una página web, en la cual se encontrará información sobre el tema del SIDA y se dará información sobre esta Casa Hogar.

Muchas gracias por permitir expresarles mi experiencia con respecto a este tema.


Lourdes Lorena Herrera Sipaque, Guatemala, Guatemala


Vivo en un pequeño pueblo en el occidente de Irán. Como alguien que enseña clases sobre el Islam, debería tener algún conocimiento sobre el SIDA para enseñárselo a mis estudiantes, pero no lo tengo. Las autoridades sanitarias no nos dan la información.

Como alguien que enseña clases sobre el Islam, debería tener algún conocimiento sobre el SIDA para enseñárselo a mis estudiantes, pero no lo tengo.

Creo que la gente entre los 15 y los 50 años están amenazados por la enfermedad. Debemos educar a la gente sobre las relaciones sexuales porque, de todas maneras, las están manteniendo.

Las enseñanzas religiosas no son suficientes para que la gente comprenda que la homosexualidad y el sexo premarital es un pecado, porque no todo el mundo cree en la religión. Los medios juegan un papel vital.

Mohammed Gh. A., Irán, en un comentario recibido por el Servicio Persa de la BBC


Nota: estos testimonios fueron remitidos por los usuarios de BBC Mundo y representan una muestra balanceada de todos los que hemos recibido. Las opiniones vertidas no reflejan el punto de vista de la BBC de Londres.



Convivir con el SIDA


GUÍAS INTERACTIVAS

TESTIMONIOS

 

ESCUCHE

SIDA EN OTROS SITIOS BBC
 


VÍNCULOS
El contenido de las páginas externas sugeridas no es responsabilidad de la BBC.

 

BBC MUNDO - PRODUCTOS Y SERVICIOS


Portada | Internacional | América Latina | Economía | Ciencia | De todo un poco | Participe | A fondo | Aprenda inglés | Tiempo | Quiénes somos | Nuestros socios
Programación | En FM, AM, OC |
banner watch listen