Skip to main contentAccess keys helpA-Z index
BBCMundo.com
OTROS IDIOMAS
English
Português
mas idiomas
Viernes, 14 de noviembre de 2003 - 15:18 GMT
La Cruz Roja contra el VIH/SIDA
Doctor Álvaro Bermejo, Jefe del departamento de salud de la Federación Internacional de la Cruz Roja sobre la campaña
El objetivo principal es acabar con el estigma y la discriminación asociadas al VIH/SIDA.

BBC Mundo conversó con el Doctor Álvaro Bermejo, Jefe del Departamento de Salud de la Federación Internacional de la Cruz Roja sobre la campaña "La verdad sobre el SIDA, pásala", de la cual está a cargo.


¿Cuáles son los objetivos de esta campaña?

El principal objetivo de la campaña es reducir el estigma y la discriminación asociados al VIH/SIDA, que tanto están haciendo para extender la enfermedad.

Pensamos que la Cruz Roja -con el poder y el respeto que comunica a través de su emblema- puede hacer mucho para reducir este estigma y por lo tanto hacer que sea más fácil para la gente viviendo con VIH en todos los países, salir públicamente, reconocer su enfermedad y acceder a la información y al tratamiento necesarios.

Esta campaña tiene objetivos muy amplios, un cambio de actitud e incluso de políticas, ¿es así?

Objetivos amplios para una campaña global y que se hacen más específicos en cada país.

Por ejemplo, en países donde la principal ruta de transmisión es a través de inyecciones intravenosas de drogas, allí la campaña se centra en poder empezar a discutir políticas de reducción de daños para llegar a los usuarios de drogas intravenosas y poder asegurarnos de que no se sigan infectando a través de jeringas usadas e infectadas.

En otros países donde hay otras poblaciones clave para el control de la enfermedad, la campaña toma otros objetivos, pero todos ellos relacionados con el poder incluir a estos grupos de población, que son tan importantes para poder controlar a la epidemia y que por ahora se sienten marginados.

La campaña menciona el estigma y la discriminación, ¿se puede hablar de estos dos elementos como la causa principal de esta propagación?

Campaña contra el SIDA de la Cruz Roja
Pensamos que la Cruz Roja puede hacer mucho para reducir este estigma y por lo tanto hacer que sea más fácil para la gente viviendo con VIH en todos los países, salir públicamente, reconocer su enfermedad y acceder a la información y al tratamiento necesarios

Desde luego hay una epidemia de estigma y discriminación que corre paralela a la propagación del VIH/SIDA y que es una causa muy importante.

Yo no sé si la principal, desde luego no la única, pero es algo sobre lo que en estos 20 años se han logrado pocos avances y que sigue siendo una razón muy importante por la cual no se hace lo suficiente en muchos países y por la cual también personas viviendo con VIH/SIDA siguen ocultas.

Acabo de llegar de Namibia, de una zona de alta proporción de enfermos, donde uno de cada cuatro adultos está infectado y en todo el país sólo hay seis personas que han hablado públicamente como personas viviendo con VIH/SIDA.

Éste es sólo un ejemplo, pero nos muestra la gravedad de la situación y mientras eso sea así, incluso mientras haya tratamientos antirretrovirales accesibles, la gente no va a salir y no va a poder beneficiarse de ellos y se seguirá propagando.

La Cruz Roja Internacional menciona cifras alarmantes sobre esta pandemia. Dice que hoy en día hay 40 millones de personas con VIH y SIDA, ¿no ha habido avances en la prevención de la enfermedad?

Ha habido avances. No hay que perder las esperanzas. Pero desgraciadamente, la epidemia avanza más rápido que la respuesta y por lo tanto hay cada vez más gente infectada y no conseguimos controlar el número total de personas infectadas.

Voluntaria de la Cruz Roja junto con un niño
Claudia Mejía pinta la mano de un joven para un evento de la campaña en Honduras.

Yo creo que para poner las cosas en perspectiva y la gente entienda por qué la Cruz Roja está tan involucrada en esto, hay que darse cuenta de que el SIDA, en esta década de 2000 a 2010, va a matar a más gente que todas las guerras y todos los desastres naturales en los últimos 50 años.

Ésa es la perspectiva que no hay que perder de vista y que nos tiene que hacer reaccionar a todos, que sí estamos acostumbrados a reaccionar cuando hay un terremoto o una guerra o un huracán.

El SIDA, aunque de una forma más silenciosa, está matando a mucha más gente cada día.

Generalmente se asocia a la Cruz Roja con emergencias y desastres. ¿Por qué ha decido la Cruz Roja involucrarse en algo tan distinto?

En primer lugar ha sido al darnos cuenta de que, por ejemplo el año pasado, murieron como consecuencia de los desastres naturales unas cien mil personas.

En cambio, murieron tres millones de personas por culpa del VIH/SIDA. Esto nos ha llevado a una primera reflexión sobre cómo una organización humanitaria cuyo mandato es prevenir y aliviar el sufrimiento humano, tenía que hacer más por controlar la epidemia del VIH/SIDA.

O sea que por una parte la necesidad estaba allí, y por otra parte la posibilidad real de la Cruz Roja de contribuir es muy, muy grande.

No sólo en el tema del estigma y la discriminación, sino también en las áreas de prevención, en trabajar con jóvenes -muchos de los cuales son voluntarios de la Cruz Roja- para que entiendan cómo se propaga y cómo uno se protege del VIH/SIDA. Y también en proporcionar cuidados en la comunidad a las personas ya infectadas.

El SIDA, en esta década de 2000 a 2010, va a matar a más gente que todas las guerras y todos los desastres naturales en los últimos 50 años

Hemos empezado muchos programas en África y en Asia para dar tratamiento domiciliario a las personas infectadas.

Como la organización mundial humanitaria más grande, tiene una responsabilidad y una tarea a realizar.

¿Cuál es la situación en América Latina? ¿La Cruz Roja tiene allí algún programa?

Sí, allí hay programas similares, por ejemplo en el Caribe -la segunda región en cuanto a la cantidad de enfermos.

En América Latina sigue siendo un problema importante, donde hay diferentes epidemias trasmitidas por grupos distintos, pero que, sin duda, constituyen una prioridad de salud pública.

Allí hay una ventana de oportunidad, algo que hay que aprovechar, porque todavía es una situación que se puede controlar.

Pero pensemos que países como Honduras están llegando a unas tasas donde puede convertirse en una epidemia más generalizada, que después será mucho más difícil controlar.

¿Nos puede dar un ejemplo de cómo se lleva a cabo en la práctica una campaña como ésta en América Latina?

En Honduras, por ejemplo, se están haciendo varias cosas. Se está trabajando primero con las organizaciones de personas infectadas en las que la Cruz Roja les está dando un espacio donde poderse reunir, una plataforma desde donde poder comunicarse e influenciar políticas que tienen que ver con su capacidad para sobrevivir y para mantenerse activas.

Se les está prestando atención sanitaria preferencial.

Voluntarios de la Cruz Roja
Según explicó Bermejo, la epidemia avanza mucho más rápido que los esfuerzos para prevenirla.

En Honduras -donde hay una red de bancos de sangre importante- se está haciendo trabajo para asegurar que la calidad de esa sangre sea absolutamente segura, pero también para que los casos que dan resultados positivos en los donantes, puedan encontrar después mecanismos de apoyo.

También se está empezando un programa en Honduras para que voluntarios de Cruz Roja visiten a los enfermos en sus casas y les puedan dar apoyo social, psicológico y en algunos casos médico.

Es un trabajo completo en tres áreas: estigma, prevención y tratamiento y cuidado domiciliarios.

¿Cuáles son los mayores obstáculos con los que se han enfrentado para poner en práctica esta campaña?

Las dificultades son, primero, porque aunque la infección por VIH es prevenible, intervienen muchos factores de comportamiento que son difíciles de cambiar y eso tiene que ver con que haya pocos países que puedan decir que han controlado la epidemia y reducirla.

Se necesitan aproximaciones multisectoriales, no sólo desde la salud sino desde muchas áreas como la agricultura, la educación, etc.

Son muchas organizaciones trabajando juntas. Ninguno de nosotros podemos afrontar el problema en su totalidad. Hay que trabajar desde el gobierno, desde la sociedad civil, desde organizaciones internacionales, y el coordinar todo eso supone un desafío importante.

Allí están las principales dificultades, pero ahora mismo yo creo que en muchos países las comunidades están preparadas para responder y lo que falta son los recursos financieros.



Convivir con el SIDA


GUÍAS INTERACTIVAS

TESTIMONIOS

 

ESCUCHE

SIDA EN OTROS SITIOS BBC
 


VÍNCULOS
El contenido de las páginas externas sugeridas no es responsabilidad de la BBC.

 

BBC MUNDO - PRODUCTOS Y SERVICIOS


Portada | Internacional | América Latina | Economía | Ciencia | De todo un poco | Participe | A fondo | Aprenda inglés | Tiempo | Quiénes somos | Nuestros socios
Programación | En FM, AM, OC |
banner watch listen