Skip to main contentAccess keys helpA-Z index
BBCMundo.com
OTROS IDIOMAS
English
Português
mas idiomas
Lunes, 24 de noviembre de 2003 - 19:48 GMT
El drama dominicano
Nick Caistor
Nick Caistor
BBC Mundo, enviado especial a República Dominicana

"Soy Alejandro Guevara Jiménez", me cuenta el hombre.

Estamos frente al hospital Santiago Gautier en Santo Domingo, capital de la República Dominicana.

Hay gente ignorante que me evita incluso en la calle porque piensan que se pueden contagiar así nomás
Alejandro Guevara Jiménez

"Me diagnosticaron la enfermedad el 15 de noviembre de 2001, o sea que voy para dos años".

Me habla de dos tipos de discriminación que ha encontrado como seropositivo.

"Hay gente ignorante", dice "que me evita incluso en la calle porque piensan que se pueden contagiar así nomás".

Al mismo tiempo, Alejandro siente que es discriminado en cuanto a la posibilidad de trabajar.

"Por mi condición de seropositivo no he podido trabajar. En la mayoría de los lugares de trabajo hacen un test, y en cuanto uno da positivo, está en la calle, a pesar de que haya una ley que nos protege y nos garantiza el trabajo. A mí me han hecho el test y me han echado de seis puestos".

Ni médicos ni remedios

Más allá de individuos como Alejandro, hay todo un sector de la población en la República Dominicana que sufre una discriminación aún mayor.

Josefina, una dominicana víctima del SIDA
No hay futuro aquí. El gobierno no nos quiere ayudar, nos ve como un problema nomás
Josefina, del batey El Naranjo

Son el casi millón de personas que viven en los bateyes en el campo dominicano.

Los bateyes son pueblos que se alzaron alrededor de los ingenios azucareros.

Miles de haitianos vinieron para trabajar en la zafra y se quedaron para vivir.

En estos bateyes, el nivel de la prevalencia de VIH alcanza el 6%, mientras que entre los más jóvenes la enfermedad afecta a una de cada doce personas.

"Ya han muerto tres personas en este pueblo", cuenta Josefina, que vive en el batey El Naranjo, cerca de la ciudad de San Luis, al norte de la capital.

"No tenemos trabajo. No tenemos médico y tampoco medicamentos", dice ella. "Y ahora hay cada vez más gente enferma, de SIDA y de otras cosas".

Josefina intenta cambiar la situación, dando clases sobre el SIDA a los muchos jóvenes del batey. Sin embargo, no se muestra muy optimista:

"No hay futuro aquí", afirma. "El gobierno no nos quiere ayudar, nos ve como un problema nomás".

Falta de seguridad

Judith Tymian, subdirectora de la ONG Family Health International, organización que está desarrollando un plan de cinco años destinado al estudio y educación sobre la enfermedad, está de acuerdo con Josefina.

Judith Tymian, subdirectora de Family Health International
Judith Tymian, subdirectora de Family Health International, afirma que los más pobres están abandonados.

"El problema es que para el sistema de salud dominicano, los bateyes ni siquiera existen", asegura.

"Se considera que la gente que vive allí es gente transitoria, gente que se irá del país dentro de poco tiempo, y entonces las autoridades no la captan en su radar".

Sin trabajo, los dominicanos no tienen un número de seguridad social, lo cual introduce otro nivel de discriminación.

Según Lisette Mendoza, codirectora de REDOVIH, una red de personas viviendo con VIH/ SIDA, esto significa que los seropositivos no reciben los nuevos tratamientos como las drogas antirretrovirales que pueden mitigar los efectos de la enfermedad:

"Nadie nos contrata, y el gobierno no nos incluye en sus planes para los medicamentos. Pero pagamos los impuestos y el gobierno tiene la responsabilidad constitucional de cuidar a nuestra salud," dice Lisette.

Miles infectados

Según un estudio de las Naciones Unidas, en 2001 había por lo menos 130.000 personas infectadas con el virus VIH/SIDA en la República Dominicana.

La epidemia está controlada
Ernesto Guerrero, ONUSIDA República Dominicana

El coordinador de ONUSIDA en el país, Ernesto Guerrero, admite que existe la discriminación, pero "estamos trabajando en ello".

Además, de acuerdo a Guerrero, el panorama de la epidemia en la República Dominicana no es del todo negro:

"La epidemia está controlada," afirma. "Lo que hemos podido observar es que no ha aumentado como en el África u otros lugares, sino que mantiene una tendencia más o menos estable alrededor de entre el uno o dos por ciento".

El papel de las leyes

Asimismo, Luis Montalvo, director de COPRESIDA, la agencia establecida por el presidente Hipólito Mejía en 2000 para coordinar los esfuerzos para combatir la enfermedad, opina que las autoridades "están conscientes de la discriminación y, por ejemplo, en el Departamento de Trabajo existe ahora un mecanismo para poder entablar un juicio si alguien se siente discriminado por ser seropositivo".

Sin embargo, ni Alejandro ni Josefina se muestran muy convencidos por estos argumentos.

"Lo voy a creer el día que me den un puesto sin problemas", dice Alejandro.

"Yo no veo futuro. No hay trabajo, no hay dinero, y hay mucha enfermedad", concluye Josefina.



ESCUCHE/VEA
El drama dominicano
BBC Enfoque - 27.11.2003



Convivir con el SIDA


GUÍAS INTERACTIVAS

TESTIMONIOS

 

ESCUCHE

SIDA EN OTROS SITIOS BBC
 


VÍNCULOS
El contenido de las páginas externas sugeridas no es responsabilidad de la BBC.

 

BBC MUNDO - PRODUCTOS Y SERVICIOS


Portada | Internacional | América Latina | Economía | Ciencia | De todo un poco | Participe | A fondo | Aprenda inglés | Tiempo | Quiénes somos | Nuestros socios
Programación | En FM, AM, OC |
banner watch listen