BBC Página Principal (en inglés) BBC Noticias (en inglés) BBC Deportes (en inglés) BBC Servicio Mundial (en inglés)
versión texto | escríbanos | ayuda
BBC Mundo
Noticias 
América Latina 
Economía 
Ciencia 
Miscelánea 
Foros 
Especiales 
Aprenda inglés 
Nuestros socios 
Quiénes somos 
BBC Radio
Programación 
Cómo sintonizar 

Escribe:
  Especiales: 2001 - 11 de septiembre - 2002
Lunes, 09 de septiembre de 2002 - 11:42 GMT
Irak, ¿nuevo frente de batalla?
George Bush y George W. Bush.
Escribe Matías Zibell de BBC Mundo

La relación de la familia Bush con Sadam Hussein bastaría para escribir un nuevo mito griego, o al menos, una nueva serie de televisión al estilo de "Dallas" o "Dinastía".

Bush padre combatió al presidente iraquí en 1991 frente a una coalición de aliados que desataron la Tormenta del Desierto.

Bush hijo parece querer terminar la labor que su padre "dejó inconclusa", aunque los aliados no sean tantos, no haya invasión a Kuwait mediante y los mismos asesores de su padre le recomienden cautela.

¿Cuáles son las diferencias entre aquel comienzo de 1991 y este final de 2002? BBC Mundo les ofrece algunas de ellas.

Haga clic en cada vínculo para ir a cada sección.



La causa

Por regla general, una guerra tiene un suceso que detona "la bomba". Ese suceso puede o no tener relación con el origen primario de las hostilidades o los odios entre los países beligerantes, pero posee suficiente importancia como para alistar las tropas.

Desde el asesinato del archiduque austriaco Francisco un domingo de junio de 1914 hasta la invasión nazi a Polonia en septiembre de 1939, las cronologías de los conflictos mundiales tienen que empezar por algo.

En este aspecto, George Bush corría con ventaja 12 años atrás con respecto a su hijo.

Sadam Hussein, presidente de Irak.
La primera aparición en televisión de Sadam Hussein tras reconocer la derrota.
Irak había invadido Kuwait el 2 de agosto de 1990. Esto motivó la condena inmediata de 14 de los 15 integrantes del Consejo de Seguridad de la ONU (excepto Yemen) y más de 10 resoluciones de este organismo contra Bagdad.

Comparado con una invasión militar, las acusaciones de Washington de que Sadam Hussein desarrolla armas de destrucción masiva o el deseo de la administración republicana de ver "un cambio de régimen" en Bagdad no parecen tener la misma fuerza en la opinión de la comunidad internacional.

¿Pero la ausencia de una causa determinada y documentada para lanzar una operación militar detendrá a Estados Unidos? La respuesta se inclina hacia un no.

Si la OTAN lanzó sus bombardeos sobre la ex Yugoslavia porque Slobodan Milosevic se negó a retirar las tropas serbias de Kosovo, ¿por qué no atacar Bagdad si Hussein se niega a aceptar el ingreso de los inspectores de armamento de las Naciones Unidas?

Es por eso que hombres como James Baker, ex secretario de Estado de Bush padre, han sugerido una fuerte presión para que Irak acepte las inspecciones. En caso de una nueva negativa, Estados Unidos tendría una "ventaja moral" para atacar, en palabras del ex funcionario.

Volver arriba

Los aliados

Como quedó claro en el capítulo anterior, la condena a la invasión iraquí a Kuwait fue inmediata y masiva.

Desde la resolución 661 del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas que decretaba a partir del 6 de agosto de 1990 el embargo total a Irak, hasta la resolución 678 aprobada el 29 de noviembre de ese año que fijaba el 15 de enero de 1991 como fecha límite para la retirada de las tropas invasoras, Estados Unidos fue construyendo una amplia red de aliados para la campaña militar.

George W. Bush, presidente de EE.UU.
Bush se mantiene en contacto con los aliados.
Como ejemplo de estos esfuerzos de la Casa Blanca, queda registro en los archivos de los viajes del entonces secretario de Estado, James Baker, que llegó a visitar 12 países en tres continentes en tan sólo 18 días.

Ese trabajo logró entre otras cosas que Estados Unidos pudiera utilizar a Arabia Saudita como base aérea para sus operaciones en los cielos iraquíes y que, además de las tropas europeas, soldados árabes, egipcios, sirios y turcos se unieran a la operación.

La situación no parece ser la misma 12 años después:

  • Gran Bretaña, el principal aliado de Washington, estudia dar un nuevo plazo (el último) a Hussein para permitir el ingreso de inspectores de la ONU.

  • El canciller alemán, Gerhard Schroeder dice que su país jamás se sumará a una "aventura" militar en Irak mientras él lo gobierne.

  • "Nosotros creemos que los métodos diplomáticos todavía pueden proveer una solución", expresó días atrás el ministro de Relaciones Exteriores ruso, Igor Ivanov.

  • El gobierno canadiense ha manifestado que es improbable que participe de una campaña militar.

  • China señaló que la cuestión iraquí debe resolverse dentro de las Naciones Unidas.

  • El presidente francés, Jacques Chirac, dijo que no quiere imaginar "un ataque a Irak que no esté justificado, a menos que lo decida el Consejo de Seguridad de la ONU".

    ¿Obtendría ahora Estados Unidos el apoyo unánime de todos los miembros permanentes de este Consejo como en 1990? Esta pregunta no tiene todavía respuesta, como tampoco la tiene la que le sigue: ¿atacaría Washington a Bagdad a pesar de no contar con el consentimiento de sus aliados?

    Si bien George W. Bush ha reiterado que las consultas con los otros países no han cesado, el ministro de Defensa estadounidense, Donald Rumsfeld, dejó claro que "es menos importante lograr unanimidad que decidir lo correcto".

    Volver arriba

    El mundo árabe

    Además del trabajo de Baker en 1990, no cabe duda de que Estados Unidos supo aprovechar las divisiones internas en el mundo árabe para lograr apoyo en su campaña militar.


    Si Estados Unidos ataca a Irak y mata a iraquíes mientras Israel sigue matando palestinos, ningún líder árabe será capaz de controlar la explosión de ira de las masas

    Hosni Mubarak
    Mucho lo ayudó en este punto el hecho de que Irak había invadido a otro país árabe, Kuwait.

    ¿Pero qué pasa 12 años después?

    Arabia Saudita ya ha adelantado que no cederá su territorio para que sirva como pista de lanzamiento de los aviones estadounidenses.

    Turquía también se ha mostrado reticente a pesar de su crisis económica, sus negociaciones con el Fondo Monetario Internacional, su pertenencia a la OTAN y su crisis política interna.

    El gobierno de Siria emitió un comunicado en el que aclaró que una operación militar "desafiaría a los sentimientos de la nación árabe en momentos en que aumenta la agresión israelí al indefenso pueblo palestino".

    La situación en Medio Oriente es sin duda un elemento clave en el juego de las diferencias entre 1991 y 2002.

    Nadie lo ha definido mejor que el presidente egipcio, Hosni Mubarak. "Si Estados Unidos ataca a Irak y mata a iraquíes mientras Israel sigue matando palestinos, ningún líder árabe será capaz de controlar la explosión de ira de las masas".

    La otra pregunta que surge es la relación con Israel. ¿Podría contener George W. Bush a un hombre como Ariel Sharon de la misma forma que su padre logró contener a Isaac Shamir cuando Bagdad lanzó sus misiles scud sobre Tel Aviv para lograr el apoyo de los países árabes?

    Un soldado egipcio custodia prisioneros iraquíes
    Un soldado egipcio custodia prisioneros iraquíes.
    Pero el conflicto palestino-israelí no es lo único que despierta el sentimiento antiestadounidense entre las "masas" árabes. La campaña contra el terrorismo que terminó con el gobierno del Talibán en Afganistán tiene como uno de los principales objetivos a varias agrupaciones extremistas islámicas en el mundo.

    Como señaló el presidente de Pakistán, Pervez Musharraf, que se alió con Washington en la operación afgana: "Es muy peligroso que todos los actuales conflictos políticos en el mundo involucren lamentablemente a musulmanes (...) existe una sensación de persecución".

    Volver arriba

    La situación interna

    A partir de la Resolución sobre Poderes de Guerra de 1973, el presidente de Estados Unidos puede declarar una guerra y actuar de forma unilateral durante 60 días, y en casos excepcionales, durante 90. Luego de ese plazo, necesita el permiso de los congresistas para seguir el conflicto.

    En 1990, Bush padre proclamó que él tenía la autoridad para lanzar una operación militar contra Bagdad, pero pidió a las dos cámaras legislativas que suscribieran la declaración de guerra con resoluciones no vinculantes, "para demostrar que no hay fisuras en el respaldo a los soldados".


    Será difícil encontrar a Sadam. Nos llevó semanas localizar a Manuel Noriega en Panamá, un país pequeño donde teníamos bases militares

    James Baker, ex funcionario de Bush padre
    El Senado aprobó la guerra con 52 votos a favor y 47 en contra, mientras que la Cámara de Representantes lo hizo por 250 a 183.

    Algunos integrantes de la administración republicana actual han sostenido que esas resoluciones aún están vigentes, mientras que otros consideran que caducaron tras la retirada de las tropas iraquíes de Kuwait.

    ¿Conseguiría Bush el apoyo del Capitolio para un ataque a Irak? Antes de responder a esta pregunta habría que formular otra: ¿conseguirá Bush el apoyo de su propio partido para ese ataque? Aún no está claro siquiera si cuenta con la aprobación de su propio padre.

    Algunos dirigentes como Tom DeLay, el número 3 del partido, se han manifestado abiertamente a favor del conflicto. "Creo que es tiempo de mostrar un fuerte liderazgo", dijo el republicano.

    Pero algunos históricos como el ex secretario de Estado Henry Kissinger han pedido cautela.

    En esta misma línea, dos hombres clave del gobierno de Bush padre, James Baker y el ex consejero de Seguridad Nacional y amigo personal de la familia Bush, Brent Scowcroft, han declarado a la prensa sus reservas sobre una operación militar contra Bagdad.

    Los analistas consideran que ninguno habría hablado públicamente sin el consentimiento del ex presidente.

    ¿Pero qué pasa en el gobierno actual? La revista Time publicó un artículo el 11 de agosto firmado por Michael Duffy en el que se hablaba de dos bandos dentro del gobierno republicano.

    El festejo en Nueva York, doce años atrás.
    El festejo en Nueva York, doce años atrás.
    En contra del ataque militar estaría, según la revista, el grupo de los militares encabezado por el secretario de Estado, Colin Powell, aliado con el Comando Conjunto del Estado Mayor (todos ex generales de Vietnam).

    A favor, "los civiles del Pentágono": Donald Rumsfeld y su adjunto, Paul Wolfowitz. Según Time, "el guía espiritual" de este grupo es el vicepresidente Dick Cheney, "que hace que Bush escuche los argumentos de este bando".

    Pero a pesar de la reticencia de los aliados, las negativas de los países árabes, la falta de una invasión que lo justifique todo, la división en su partido y en su gobierno, Bush hijo tiene un as en la manga que su padre no tuvo.

    El actual presidente tiene más de 3.000 estadounidenses muertos en Washington y Nueva York hace menos de un año, algo que cambió a la sociedad de su país para siempre.


  • Búsqueda en BBC Mundo
    Claves de búsqueda

    Notas relacionadas:

    8 09 02 |  Noticias
    "No hay pruebas contra Irak"

    Vínculos:

    Nota: el contenido de las páginas sugeridas no es responsabilidad de la BBC.
    Arriba ^^  
     
     escribanos@bbc.co.uk
    © BBC
    BBC World Service
    Bush House, Strand, London WC2B 4PH, UK.

    Servicio Mundial de la BBC:
    temas de actualidad e información institucional en más de 40 idiomas: