BBC Página Principal (en inglés) BBC Noticias (en inglés) BBC Deportes (en inglés) BBC Servicio Mundial (en inglés)
versión texto | escríbanos | ayuda
BBC Mundo
Noticias 
América Latina 
Economía 
Ciencia 
Miscelánea 
Foros 
Especiales 
Aprenda inglés 
Nuestros socios 
Quiénes somos 
BBC Radio
Programación 
Cómo sintonizar 

Escribe: Gina Espinosa
  Especiales: 2001 - 11 de septiembre - 2002
Martes, 27 de agosto de 2002 - 11:15 GMT
Balance negativo
Imagen de Nueva York.
Los latinos de Nueva York se quejan de un emporamiento de su situación en el último año.
Desde Nueva York, escribe Gina Espinosa

"No somos terroristas y últimamente a los indocumentados se nos ataca como si lo fuéramos", afirma María, una ecuatoriana empleada en una tienda en la ciudad de Nueva York.

"Tenemos derecho a un buen trato porque no venimos a hacer ningún daño". Desde su llegada - hace seis años- ha conseguido empleo sin papeles con relativa facilidad, pero admite que desde los atentados las cosas ya no son iguales.


"No somos terroristas y últimamente a los indocumentados se nos ataca como si lo fuéramos

María, ecuatoriana
"Ahora siempre ando con el miedo de ser deportada", se lamenta.

Eduardo, un colombiano que trabaja en una tienda de souvenirs, asegura que ahora hay más discriminación y maltrato que antes. "A muchos de mis amigos o vecinos les han quitado el trabajo por ser ilegales o les quieren pagar muy por debajo del sueldo mínimo".

En varias ocasiones, el vocero del Servicio de Naturalización e Inmigración de EE.UU., Daniel Kane, afirmó que "no está haciendo redadas de inmigrantes latinos en Estados Unidos".

Sin embargo, las organizaciones defensoras de derechos humanos afirman que la mera sospecha de que los indocumentados sean parte de grupos terroristas está dando lugar a una persecución.

Desprotección

Algunas de estas ONG denunciaron que muchos inmigrantes ilegales dejaron las escuelas después de recibir advertencias de que podrían ser investigados.

Anthony Romero.
Anthony Romero, descontento con la nueva legislación.
"Las nuevas leyes adoptadas por el gobierno estadounidense dejaron desprotegidos a los inmigrantes", afirma Anthony Romero, director de la Unión Americana de Libertades Civiles (ACLU).

Según ésta, al menos 1.200 personas fueron encarceladas en Estados Unidos después de los atentados del 11 de septiembre de 2001, aunque se cree que el número podría ser mucho mayor.

"A esas personas se las mantiene incomunicadas de sus familias y de sus abogados, sin conocer los cargos en su contra", sostiene Romero. "La mayoría fueron deportados a sus países por razones que no tenían nada que ver con los atentados".


Las nuevas leyes adoptadas por el gobierno estadounidense dejaron desprotegidos a los inmigrantes

Anthony Romero
Las autoridades argumentan a su favor la protección de la seguridad nacional. Pero el director de la ACLU afirma que con ello se está poniendo en riesgo la seguridad de los valores democráticos. "Lo que hemos visto en los últimos meses nos preocupa mucho porque no sabemos donde va a terminar", agregó Romero.

Noel López, hispano radicado desde hace seis años en la ciudad de Nueva York, afirma que a raíz de los atentados se desató un ambiente de persecución contra los inmigrantes. "No tanto de los latinos sino de las personas de origen árabe", afirma López; "yo me dí cuenta porque estoy en la calle". Pero López admite que también ha vivido ese hostigamiento por su color de piel.

Las organizaciones de derechos humanos coinciden en que las nuevas leyes afectan directamente a grupos árabes, musulmanes o indocumentados. Sin embargo, también advierten que a la larga tendrá efecto en toda la sociedad estadounidense.

Pros y contras

El cónsul alterno de México en Nueva York, Javier Olavarria, indicó a la BBC que no se registrado un incremento en las violaciones de derechos humanos entre sus ciudadanos en los últimos meses.

Sin embargo, sí admitió que las condiciones para los inmigrantes se han vuelto más difíciles en esa ciudad.

Carmelo Maceda.
Carmelo Maceda cree que las medidas están justificadas.
Carmelo Maceda, vicepresidente de Casa Puebla, una organización social con sede en Nueva York, negó que exista una persecución específica de la población latina.

"Son reglas generales que pueden afectar a muchos pero que a la larga garantizan nuestra seguridad", sostiene. El empresario asegura que por su apariencia es sujeto a una constante revisión, pero "no me molesta porque es necesario, ya que eso podría evitar nuevos atentados".

Recientemente, el gobierno de la ciudad de Nueva York aprobó una ley que permite a los estudiantes indocumentados acceder a la educación superior en las mismas condiciones que los residentes legales.

Imagen de Nueva York.
Los indocumentados pueden estudiar sin trabas en Nueva York.
Esto ha sido considerado como una muestra de buena voluntad. Las organizaciones sociales insisten en la regularización de la situación de los ilegales indocumentados como la única manera que tiene el gobierno de seguir especulando sobre la identidad de los más de nueve millones de ilegales que hay en su territorio.

Esta posibilidad es vista con gran escepticismo por las autoridades luego de los acontecimientos del 11 de septiembre.

Nueva York ha sido históricamente un punto de entrada de inmigrantes. Según la oficina del Censo, seis de cada 10 habitantes de dicha región nacieron en el extranjero.


Búsqueda en BBC Mundo
Claves de búsqueda
Arriba ^^  
 
 escribanos@bbc.co.uk
© BBC
BBC World Service
Bush House, Strand, London WC2B 4PH, UK.

Servicio Mundial de la BBC:
temas de actualidad e información institucional en más de 40 idiomas: