BBC Página Principal (en inglés) BBC Noticias (en inglés) BBC Deportes (en inglés) BBC Servicio Mundial (en inglés)
versión texto | escríbanos | ayuda
BBC Mundo
Noticias 
América Latina 
Economía 
Ciencia 
Miscelánea 
Foros 
Especiales 
Aprenda inglés 
Nuestros socios 
Quiénes somos 
BBC Radio
Programación 
Cómo sintonizar 

Escribe: Orla Guerin.
  Especiales: 2001 - 11 de septiembre - 2002
Martes, 27 de agosto de 2002 - 17:56 GMT
Medio Oriente: la otra víctima
Arafat donando sangre inmediatamente después de 11-S
El gesto de Arafat no tuvo mucha repercución.
Escribe Orla Guerin, corresponsal de la BBC en Medio Oriente

Los atentados del 11 de septiembre relegaron el tormento y la tragedia diaria del Medio Oriente a un segundo plano.

Estados Unidos vivía su propia tragedia y este doloroso conflicto remoto ya no era el foco de atención sino una pieza más del rompecabezas.

En tanto las imágenes de Nueva York entraban en los hogares de israelíes y palestinos por igual, ambas partes llegaban a conclusiones muy diferentes: los israelíes confiaban en beneficiarse de esta "guerra contra el terrorismo". Los palestinos sabían que para ellos sólo podía significar más sufrimiento porque las reglas del juego habían cambiado de forma dramática.

Restos de un bus tras ataque palestino.
Los atentados suicidas son ahora habituales.
Arafat corrió al hospital más cercano y ante las cámaras de todo el mundo donó sangre "para las víctimas inocentes de los ataques".

Esta vez, el líder palestino quería estar en el lado de Estados Unidos desde el primer momento y no repetir los errores de la Guerra del Golfo. Su gesto se perdió en la marea de los primeros días y no ayudó gran cosa a la causa palestina.

En la lista negra

Israel, por su parte, adoptó la retórica de "guerra" de Estados Unidos y se empeñó en demostrar al mundo que ambos países luchaban contra el mismo enemigo.

Las autoridades de Israel entendieron que fuera cual fuera la táctica que utilizaran en su guerra particular iban a recibir menos críticas y mucho más apoyo.

Estados Unidos no varió su política en Medio Oriente, pese a los llamamientos de los gobiernos árabes aliados.

Doce meses después de aquel fatídico 11-S, la Casa Blanca habla de un Estado palestino en tres años, siempre que los palestinos se deshagan de su presidente electo.

La incapacidad de Arafat para frenar la escalada de atentados suicidas en Israel lo ha colocado en la "lista negra" de Washington.

"Desearía que hubieran muerto más"

Unas 48 horas después de los atentados del 11 de septiembre, me encontré en el modesto hogar de Mohamed Shakbua, en el número 1 de la calle Intifada en Jericó.


Dormimos en el tejado y las balas nos pasan por encima

Habitante de Jericó.
Las paredes de su casa estaban acribilladas por las balas israelíes. "Dormimos en el tejado y las balas nos pasan por encima".

Cuando le pregunté si le apenaba lo ocurrido en Estados Unidos, su respuesta fue inmediata y tajante: "Ellos apoyan a Israel. Desearía que hubieran muerto más".

El ciclo infernal de violencia en Medio Oriente se ha intensificado este año. Los palestinos han denunciado que, mientras el mundo mira en otra dirección, Israel se aprovecha.

En este año, se han visto más ataques palestinos que nunca y también más sangrientos por el uso de atacantes suicidas.

Ocupación y sitio

Cisjordania ha sido ocupada por las tropas israelíes dos veces y más de 700.000 palestinos han vivido bajo la prisión de un toque de queda permanente durante semanas.


Cuando trabajaba en Israel, tenía la nevera llena de carne, leche y verduras, pero hace dos años que estoy sin trabajo

Yousef Arafeh.
Las estadísticas hablan de que dos tercios de la población vive bajo la línea de pobreza, ganando menos de US$2 al día.

Las organizaciones humanitarias describen una crisis sin precedentes en los territorios ocupados.

Yousef Arafeh la conoce muy bien. En su casa, medio derruida, viven nueve niños, tres niñas y un refrigerador vacío.

No tienen alimentos, ni siquiera leche.

"Cuando trabajaba en Israel, tenía el congelador lleno de carne, leche y verduras, pero hace dos años que estoy sin trabajo".

La madre de Yousef nos pregunta si queremos comprar a uno de los niños, mientras él acaricia a su hijo Jamal y dice que confía en que Dios le ayude a alimentarle.

El líder palestino, Yasser Arafat, ha pasado meses bajo asedio entre las ruinas de su cuartel general.

Morir y matar

La actitud estadounidense ha sido distante, en ocasiones pidiendo a Israel "controlarse" pero sin ejercer demasiada presión.

Entre tanto, el mandatario israelí ha aplicado una política cada vez más dura y los extremistas palestinos, con sus acciones, le han aportado la justificación que necesitaba.

El resultado de este ciclo es que los ciudadanos palestinos y sus aspiraciones se han convertido también en una de las víctimas del 11 de septiembre.
Casas palestinas tras ataque israelí.
Las tropas israelíes responden con ferocidad.

A la puerta de su casa, los palestinos tienen un tanque israelí y sus ciudades parecen ciudades fantasma.

Al otro lado de la frontera, es ya habitual el sangriento espectáculo de los atentados suicidas contra civiles israelíes.

En tanto el eterno conflicto de Medio Oriente sesga más vidas, la atención de Estados Unidos apunta hacia Irak. Israel y Palestina no son mucho más que una telenovela diaria que Estados Unidos no puede ignorar del todo pero que escucha con el volumen bajo.


Búsqueda en BBC Mundo
Claves de búsqueda

Vínculos:

Nota: el contenido de las páginas sugeridas no es responsabilidad de la BBC.
Arriba ^^  
 
 escribanos@bbc.co.uk
© BBC
BBC World Service
Bush House, Strand, London WC2B 4PH, UK.

Servicio Mundial de la BBC:
temas de actualidad e información institucional en más de 40 idiomas: