OTROS IDIOMAS
English
Português
mas idiomas
Jueves, 4 de diciembre de 2008 - 15:22 GMT
Resucitan supernova del siglo XVI

BBC Ciencia

Tycho Brahe
Tycho Brahe descubrió el evento que cambió nuestro conocimiento del universo.
El 11 de noviembre de 1572 un astrónomo danés, Tycho Brahe, captó un fenómeno nunca antes visto en el cielo: una explosión estelar que cambió para siempre las teorías del universo.

Ahora astrónomos del Instituto Max Planck en Alemania volvieron a captar esa "nueva estrella" que registró Brahe hace 400 años.

Utilizando telescopios en Hawai y España los investigadores captaron "ecos de luz" de la explosión original y ahora esperan poder desvelar el secreto del evento celestial que embelesó a los científicos del siglo XVI.

La "stella nova" que registró Tycho Brahe era un astro que brillaba mucho más que todas las demás estrellas y que era visible incluso a plena luz del día.

Apareció en la constelación Casiopea y no sólo la observó Brahe sino muchos otros astrónomos alrededor del mundo (cuando todavía no se inventaba el telescopio).

Pero entonces no sabían qué tipo de estrella estaban viendo y hasta 1940 se concluyó que era una supernova, una explosión que destruye a una estrella al final de su vida.

Hito científico

En 1572 el danés registró las medidas precisas de la posición de la estrella y descubrió que ésta estaba localizada mucho más allá de la luna.

Eco de luz de supernova de Tycho
Así se ven hoy los ecos de luz de la supernova de 1572.
Esto contradecía la tradición aristotélica que había dominado el pensamiento occidental hace 2.000 años: de que todo lo que estaba en el cielo más allá de la luna nunca cambiaba.

"La supernova de 1572 marcó un hito en la historia de la ciencia" afirmó Oliver Krause, quien dirigió la investigación que aparece publicada en la revista Nature.

"Ésta observación eventualmente condujo al abandono de la noción aristotélica de la inmutabilidad de los cielos".

Sin embargo, como explica el científico, la clasificación de la supernova ha sido hasta ahora muy controvertida.

Porque no se había podido determinar el tipo exacto de supernova de que se trataba.

Basados en los registros de la supernova de Tycho Brahe, los astrónomos modernos había interpretado que se trataba de una supernova del tipo Ia.

Se cree que esas supernovas ocurren cuando una estrella enana blanca es sometida a una explosión titánica y termonuclear.

El material de la estrella se proyecta a hasta 29.000 kilómetros por segundo (la décima parte de la velocidad de la luz).

Así, los escombros de la supernova de Tycho se expandieron durante los últimos 400 años en una nube de gas y polvo con un diámetro de más de 20 años luz.

Misterio

Pero hasta ahora, el origen de la explosión que dio lugar al evento de 1572 permanecía siendo un misterio.

Astrónomos mirando el cielo
La explosión estelar fue observada en la Tierra a plena luz del día hace 400 años.
Para resolverlo, el equipo del doctor Krause utilizó los "ecos de luz" de la explosión original como si fuera una máquina del tiempo.

Estos ecos son las ondas de luz de la explosión original que aún hoy en día siguen llegando a la Tierra de forma indirecta, reflejados en un "espejo interestelar" de partículas de polvo.

Los ecos de luz contienen una especie de huella fósil con la cual los astrónomos fueron capaces de "viajar en el tiempo" para observar la misma luz que pasó por la Tierra en 1572.

Así, el doctor Krause y su equipo lograron detectar el espectro óptico de la supernova de Tycho a casi la misma brillantez original.

"Descubrimos que pertenece a la clase más importante de supernovas, las del tipo Ia" dice el astrónomo.

Agrega que las nuevas medidas del evento también han ayudado a responder el principal misterio de dónde se originan la supernovas Ia.

Analizando el espectro del eco de luz los científicos detectaron silicio, pero no hidrógeno, lo que quiere decir que la supernova de Tycho se originó por la explosión de una estrella enana blanca.

Todavía, sin embargo, los astrónomos dicen que hay muchos detalles desconocidos sobre estas supernovas.

Pero como la Tycho está ubicada en la Vía Láctea es un candidato idean para estudios más detallados, afirma el doctor Krause.

Lo más importante, afirman los expertos, es que este estudio demuestra la importancia de la técnica de observación de ecos de luz.

Ya que ésta permitirá en el futuro clasificar otros restos de supernovas en nuestra galaxia y en galaxias cercanas.



NOTAS RELACIONADAS
Astrónomos tras huella de supernova
23 07 06 |  Ciencia y Tecnología
Enorme explosión en la Vía Láctea
20 02 05 |  Ciencia y Tecnología
La muerte más brillante de una estrella
08 05 07 |  Ciencia y Tecnología

VÍNCULOS
El contenido de las páginas externas sugeridas no es responsabilidad de la BBC.




 

banner watch listen