OTROS IDIOMAS
English
Português
mas idiomas
Martes, 4 de noviembre de 2008 - 17:11 GMT
Crean "escudo" para viajar a Marte

BBC Ciencia

Los científicos saben que la prolongada radiación del sol y de los rayos cósmicos es el principal obstáculo para poder enviar a los astronautas a lugares lejanos como Marte.

Campo de desviación (Imagen: IoP)
Los cientificos crearon una "burbuja magnética" capaz de desviar las particulas del viento solar.
Ahora un equipo de investigadores en el Reino Unido dice haber descubierto una forma de proteger al ser humano de esta radiación.

Tal como informa una investigación publicada en la revista del Instituto de Física Plasma Physics and Controlled Fusion (Física del Plasma y Fusión Controlada), los científicos crearon un escudo magnético protector que puede colocarse alrededor de una nave espacial.

Si usted cree que esto suena a ciencia ficción tal vez no esté tan equivocado: el equipo británico recordó en la publicación a Scottie, el personaje de la serie de televisión "Viaje a las Estrellas".

La idea del escudo magnético está basada en el procedimiento que llevaba a cabo Scottie para proteger a la nave Enterprise de los rayos protones.

Protección natural

Las partículas supercargadas que se desprenden del Sol de manera intermitente como "tormentas" en la superficie solar son una amenaza letal para cualquier misión espacial de larga duración.

Además de este viento solar, otras partículas de alta velocidad conocidas como rayos cósmicos también fluyen hacia nuestra galaxia.

Y la radiación que desprenden es la mayor amenaza que enfrentan los astronautas en el espacio.

Gráfica de la magnetósfera (Ruth Bamford)
La idea simula la forma como la magnetósfera de la Tierra desvía los rayos cósmicos.
La Tierra tiene su propio "escudo protector", llamado magnetósfera, para defenderse de esta radiación.

La magnetósfera desvía gran parte de estas partículas que llueven sobre el planeta y otra parte es absorbida por la atmósfera.

Las agencias espaciales internacionales saben que si los astronautas quedan expuestos al ambiente inhóspito de la radicación, pueden sufrir daños importantes a la salud e incluso la muerte.

Las naves espaciales tampoco son inmunes a estos fenómenos.

Burbuja magnética

Los astronautas de las misiones Apolo que caminaron en la Luna son los únicos seres humanos que han viajado más allá de la magnetósfera de la Tierra.

Pero estas misiones duraron unos ocho días, un tiempo prudencial para escapar a una posible tormenta de partículas.

Un viaje a Marte, sin embargo, duraría unos 18 meses, un periodo en el que con seguridad los astronautas quedarían envueltos en una tormenta solar.

Para superar este obstáculo, los científicos del Laboratorio Rutherford Appleton (RAL) de las universidades de York y Strathclyde en Inglaterra, y el Laboratorio IST en Lisboa, crearon una "mini-magnetósfera portátil" para proteger a las naves espaciales.

Estos experimentos iniciales son prometedores y muestran que quizás es posible proteger a los astronautas de este letal clima espacial
Dra. Rith Bamford
Los investigadores simularon en el laboratorio el viento solar y usaron campos magnéticos para aislar un área dentro del viento solar, desviando las partículas alrededor de esta "burbuja magnética".

"Creíamos que no era posible crear una pequeña burbuja en el viento solar" dijo a la BBC la doctora Ruth Bamford, quien dirigió la investigación.

"Pensábamos que teníamos que crear algo muy grande, casi a escala planetaria, para poder desviar estas partículas, pero la primera vez que lo encendimos, funcionó", agregó.

Los científicos crearon un campo de prueba de un metro y se dieron cuenta de que éste era capaz de ajustarse automáticamente, igual que lo hace la magnetósfera de la Tierra.

"Cuando la burbuja recibe un fuerte empujón del viento solar -explica Bamford- ésta se hace más pequeña. El video de la prueba nos muestra que cuando aumentamos la presión del viento solar, el escudo se hace más pequeño, pero más brillante".

No para mañana

Los científicos subrayan que todavía son necesarias más investigaciones y quizás tomará unos 15 o 20 años tener un escudo listo.

Para proteger a la tripulación y a sí misma, la nave deberá transportar el generador del escudo magnético, o quizás será necesario que otras naves la acompañen con el único propósito de ofrecer un "paraguas" donde sea necesario.

"Todavía hay muchas cosas qué solucionar -dice la doctora Bamford- como el control, la precisión, el peso para lanzamiento, etc."

"Pero estos experimentos iniciales son prometedores y muestran que quizás es posible proteger a los astronautas de este letal clima espacial".



NOTAS RELACIONADAS
Marte, tres años más lejos
19 10 08 |  Ciencia y Tecnología
Robot saldrá a recorrer Marte
23 09 08 |  Ciencia y Tecnología
Marte: resuelven enigma
26 06 08 |  Ciencia y Tecnología

VÍNCULOS
El contenido de las páginas externas sugeridas no es responsabilidad de la BBC.




 

banner watch listen