OTROS IDIOMAS
English
Português
mas idiomas
Lunes, 7 de julio de 2008 - 15:55 GMT
Madrinas en contra del aborto
Lo que la mujer embarazada en situación de riesgo necesita es amor. Un ser humano que te diga: "tú me importas y tu hijo también".

Activista anti-aborto Marta Grego de Vaeza.
Marta Grego de Vaeza es licenciada en orientación familiar y sexóloga.

Eso afirma la activista antiaborto Marta Grego de Vaeza, presidenta de "Madrinas por la vida", una organización uruguaya que "lucha por la vida de los niños por nacer, ayudando sobre todo a madres jóvenes, en riesgo de aborto".

Hace unas semanas, los lectores de BBC Mundo tuvieron oportunidad de hacerle preguntas a la doctora holandesa Rebecca Gomperts, creadora de Women on Waves o Mujeres sobre las olas, una fundación sin fines de lucro que opera un barco en el que se practica el aborto.

Ahora queríamos mostrar la otra cara de la moneda.

Por ello los invitamos a enviar sus preguntas a Grego de Vaeza, cuya organización cuenta con una red de voluntarias (o madrinas) que durante un año se comprometen a dar una ayuda mensual de alimentos, pañales y ropita de bebé a una mamá en riesgo de aborto.

Después de ese año, la ONG sigue ofreciendo talleres a las madres, y les brinda apoyo psíquico y espiritual.

Marta Grego de Vaeza respondió las preguntas de los lectores de BBC Mundo.


¿Cómo inició Madrinas por la vida?, pregunta Ottoniel Hernández Istupe, de Guatemala.

Mi interés por el tema del aborto empezó en México, cuando me invitaron a un congreso pro vida, y allí me fui enterando de este asunto.

Una mamá y su bebé, que fueron ayudados por "Madrinas por la vida".
Una mamá y su bebé, que fueron ayudados por "Madrinas por la vida".
Visité la Basílica de Guadalupe y vi la imagen de la virgen, que está embarazada. Es la protectora del niño por nacer. En ese lugar sentí que me pedía que hiciera algo cuando volviera al Uruguay por esas vidas.

Madrinas por la vida nació un día que me encontré una mujer embarazada en la calle, que me dijo que iba a abortar porque estaba sola, y no tenía ninguna posibilidad. Se llama María del Carmen y hoy en día su hijo Alejandro tiene 6 años. Así empezamos.

Varias personas escribieron para preguntar sobre la logística de Madrinas por la vida. ¿Cómo ayudan a las madres? ¿Por cuánto tiempo? ¿Les dan un lugar donde vivir?, pregunta Arturo Ciambotti de Wilmington, EE.UU. ¿Qué opciones le dan a las nuevas madres para valerse por sí mismas?, quiere saber Jimena Avilés de Tijuana, México.

Madrinas por la vida, además de ayudar a la madre desde el primer momento y sostenerla espiritualmente, después le damos lo que se llaman talleres, donde todas la madres pueden aprender un oficio.

En este momento se está haciendo costura, pastelería, carpintería, y allí no hay límite. Nosotros no abandonamos a las mamás después de un año, como creen algunos. Nuestras madres pueden seguir en nuestros talleres todo el tiempo que quieran.

Cuando ellas están formadas y empiezan a conseguir trabajo, ellas mismas se van, pero siempre vuelven a nosotras porque somos una especie de familia para ellas.

Algunos lectores también cuestionaron el trabajo de su ONG. ¿Por qué considera que tienen derecho a intervenir en una decisión de vida de una persona?, pregunta Amaranta Meza de México. ¿No cree que es una violación a la independencia personal?, dice Clara Aldana desde Bonn, Alemania. ¿Y las que no quieren estar embarazadas?, dice Mariela Reinaudi, desde Rosario, Argentina.

Lo que nosotras hacemos justamente es escucharlas. Nosotras no obligamos a nadie a que haga nada. Nosotras explicamos lo que es un embarazo, explicamos que esa vida existe desde el momento de la concepción, le explicamos lo que ella lleva en su vientre, y le decimos: "acá estamos para ayudarte".

Un taller de "Madrinas por la vida".
Un taller de "Madrinas por la vida".
Si la madre quiere seguir adelante con el embarazo, la vamos a ayudar. Y si la madre no quiere seguir adelante con el embarazo, se va a ir, seguramente -que no nos pasó nunca- abortará por otro lado, y va a volver a nosotras para que la ayudemos a salir adelante con el "síndrome post-aborto". Porque nosotras defendemos el derecho del a mujer a ser feliz.

¿Por qué nos preguntan a nosotras qué derecho tenemos a tratar de salvar una vida y no le preguntan por ejemplo a la doctora Gomperts, de Mujeres sobre las olas, qué derecho tiene ella a ofrecer los abortos en el barco?

Justamente Erika Carpio de Arequipa, Perú, le pregunta su opinión sobre la labor de Rebecca Gomperts.

Solamente puedo rezar por ella. Para que algún día se dé cuenta y sea consciente de lo que está sucediendo.

Hernando Torres, de Puebla, México, quiere saber si consideraría tener un escritorio dentro del barco de la doctora.

¡Me encantaría! Lo felicito por la idea. Estamos dispuestos si ella quisiera, a tener un escritorio en ese barco porque estate segura que si tenemos un escritorio en ese barco, la mayoría de las mujeres vuelven a su país sin hacerse el aborto.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS) todos los años se llevan a cabo 20 millones de abortos ilegales, y cada ocho minutos una mujer pierde la vida en los países en vías de desarrollo, por no tener acceso a un aborto seguro. ¿Qué opina sobre el hecho de que una mujer pierda la vida por no tener acceso a un aborto legal?

Una mamá y su bebé, que fueron ayudados por "Madrinas por la vida".
Según Grego de Vaeza, casi todas las madres consiguen empleo tras aprender un oficio con los talleres.
Por empezar opino que todos esos números que se dan son falsos. No es verdad que las mujeres mueren en cantidad por abortos ilegales. Mueren tanto en un aborto legal como ilegal, porque el aborto siempre es peligroso. Tengo mis grandes dudas sobre los datos de la OMS.

Y además en los países en los que se ha legalizado el aborto, se han hecho muchísimos más abortos. No ha disminuido, ha aumentado, y tenemos el ejemplo del mundo entero, principalmente Estados Unidos.

Pero la doctora Gomperts, que es holandesa, dice que en su país, donde el aborto es legal, aproximadamente 8 mujeres de cada 1.000 se realizan esa práctica, mientras que en América del Sur, donde es ilegal, lo hacen 30 de cada 1.000.

En los países en los que se ha legalizado, ha aumentado el aborto. Y eso está totalmente comprobado. Eso lo dicen para lograr que en nuestra América Latina también se legalice.

Genaro Islas, de México y Miriam Castillo, de La Cruz, Chile, creen que existe el peligro de que la madre sienta resentimiento hacia su hijo, y éste termine desamparado. ¿Por qué no mejor se ocupan de niños de la calle?, pregunta Diana, de México D.F.

Bueno, con la mentalidad de que el chico que no es abortado será otro niño más de la calle, no vamos a cambiar nada en este mundo. "Que no nazca porque va a ser un delincuente en la calle". Eso es muy cómodo, yo me voy a mi casa y me olvido del problema.

Si nosotros entráramos en esta mentalidad de la gente que pregunta eso, seríamos personas que no tenemos esperanza, que no podemos dar respuestas. Los niños de la calle están en la calle por el egoísmo de las personas que sí podrían ayudar.

Con la mentalidad de que el chico que no es abortado será otro niño más de la calle, no vamos a cambiar nada en este mundo.

Nosotros nos dedicamos a ayudar al principio de la vida. Hay otras personas que se dedican a ayudar a los niños que están en la calle y hay otras personas que se dedican a ayudar a otro tipo de personas.

No me sirve a mí decir: "yo no te voy a ayudar a que tengas tu hijo, porque va a acabar en la calle". Eso es no tener esperanza. Entonces ¿qué hacemos? ¿A los pobres los castramos todos y nos vamos muy tranquilos a nuestras casa? No, eso no sirve.

¿Cómo ayudan a las madres embarazadas de un bebé que presenta malformaciones o una enfermedad genética discapacitante?, pregunta Karina Nieto de Caracas, Venezuela.

Se la ayuda sosteniéndola y apoyándola. Si el bebito nace y sigue viviendo, se la ayuda específicamente con la comida, con la ropa, sosteniéndola en todo sentido. A veces nosotras pagamos hasta los alquileres y las casas donde están. Depende de la necesidad.

Nunca vamos a decir: "no, porque está embarazada de un bebé con malformación hay que matarlo"

Por supuesto nunca vamos a decir: "no, porque está embarazada de un bebé con malformación hay que matarlo". No estamos de acuerdo. La madre sigue adelante con su embarazo y cuenta con nosotros para la ayuda de esos niños. Y después se derivan a los lugares donde esos niños pueden ser cuidados, cada uno con su problema específico.

¿Qué pasa cuando se trata de una menor de edad que ha sido violada? ¿No cree que si continúa el embarazo, a esta niña se le está privando del derecho de seguir siendo niña?, pregunta Cris, de Santa Cruz, Bolivia.

Me gusta que me pregunte por el tema de la violación porque siempre ponen como ejemplo estos casos. La violación es un acto de agresión muy grande. Si una niña es violada, recibe una agresión tremenda, una violencia muy grande.

A esa violencia no vamos a sumarle la otra violencia que es matarle el bebé y hacerle el aborto, porque ahí sí que la liquidamos a la nena.

Un aborto, nunca jamás es respuesta, ni siquiera en el tema de la violación
Yo sé de una cantidad de casos de chicas violadas que han tenido sus bebés, se han recuperado, han salido adelante, han sido felices y han madurado.

Las chicas que violadas, todavía encima se les agrega el horror del aborto, son chicas que han quedado totalmente destruidas y que les cuesta muchísimo psicológicamente salir adelante. O sea que un aborto, nunca jamás es respuesta, ni siquiera en el tema de la violación.

¿Cuándo uno comienza a ser humano y tener derecho a la vida? ¿O eso depende porque el bebé es todavía parte del cuerpo de la madre?, pregunta Jorge, de Lima, Perú.

El niño es totalmente independiente, es decir, necesita de la madre pero es independiente del cuerpo de la madre, son dos cuerpos diferentes.

En el momento de la concepción empieza la vida y eso no lo digo yo. Cualquier persona que va con 20 días, 30 días a hacerse una ecografía, va a ver que el corazoncito está latiendo y va a ver que allí hay un pequeño ser humano.

El bebé es independiente pero necesita que le presten nueve meses su cuerpo para después nacer. Y cada uno es independiente. Por eso ella no puede tener derecho al cuerpo de ella y a matar a la otra persona. Es una gran injusticia.

Raúl Chafloque Vargas, de Trujillo, Perú, cuestiona la influencia de la religión en temas como el aborto. ¿No habría que separar lo religioso de un tema tan polémico como este?

Por supuesto que sí. Este también es un tema que me interesa aclarar porque mucha de la gente que habla sobre este tema -incluso la doctora holandesa- toman mucho la religión como si la religión obligara a todo el mundo a tener los hijos y que esto y lo otro.

No es cuestión de religión defender una vida, es cuestión de derechos humanos.

Por supuesto que una persona de fe jamás va a abortar porque sabe que la vida es de Dios y no nos corresponde a nosotros tocarla.

Pero no es un problema religioso, es un problema humano. No se olviden que el primer derecho humano es el derecho a la vida. Estos niños tienen derecho a vivir.

Entonces la religión acá no tiene nada que ver. La gente religiosa ayuda y hay muchísima gente religiosa trabajando a favor de la vida en el mundo entero. Pero podés ser una persona atea y agnóstica pero tenés tu conciencia clara, vas a defender la vida igual. No es cuestión de religión defender una vida, es cuestión de derechos humanos.

¿Brindan también a esas madres asesoramiento de cómo evitar futuros embarazos no deseados, de uso de métodos anticonceptivos? ¿Les facilitan anticonceptivos si los necesitan?, pregunta David, desde Frankfurt, Alemania.

No. Madrinas por la vida es una ONG abierta a todo el mundo. Nosotros no hacemos discriminación de nada. Pero en lo que jamás vamos a tranzar es en nosotros enseñar la parte de anticoncepción, porque estamos totalmente en contra de la anticoncepción.

Además, la mayoría de los anticonceptivos son abortivos, entonces nosotros no facilitamos eso.

La Madre Teresa de Calcuta en la India, en la máxima pobreza, tuvo suerte enseñando el método natural.

Lo único que facilitamos a nuestras madres es el método natural. Se lo enseñamos. La Madre Teresa de Calcuta en la India, en la máxima pobreza, tuvo suerte enseñando el método natural.

Jilmer Benites Reyes de Piura, Perú y Miriam de México, quieren saber si el gobierno apoya sus tareas, o si por el contrario, los obstaculiza.

Nosotros no tenemos ningún apoyo del gobierno. Ellos nos conocen, pero por ahora no recibimos ninguna ayuda. Tampoco han ido en contra nuestra, pero por ahora no tenemos nada en concreto.

Muchas de las personas que escribieron para felicitarla por su tarea han sido hombres. Uno de ellos, Marco Tulio, del D.F., México, pregunta ¿qué puede hacer para que miles de mujeres tomen la decisión de no abortar?

Me encanta que hayan escrito porque el hombre hoy en día es la víctima más grande que hay, porque con el tema de las legalizaciones del aborto, la mujer embarazada, sin ningún tipo de problema, por su propia voluntad, aborta, o sea que el papá del bebé no puede hacer absolutamente nada.

El hombre es el gran ignorado en todo esto. Entonces me encanta que los hombres se preocupen.

El hombre es el gran ignorado en todo esto.

Yo les contestaría que sean responsables. Sean cariñosos, sean delicados. Cuando ellos tienen una pareja, una mujer, que sepan respetar a esa mujer y a esa vida de la que ellos también son participantes.

Que sean activos, que no se borren, que no abandonen, que sean conscientes. Que esa vida pertenece tanto al hombre como a la mujer. Y que no dejen que solamente la mujer, dominada por todos estos organismos que la quieren hacer creer que es una diosa, hagan que la mujer sola decida por la vida de un hijo que también es de ellos.

¿Pero puede un hombre, que no lleva el bebé adentro, que no tiene que poner en riesgo su vida para dar a luz a ese bebé, ni prestarle su cuerpo por nueves meses, puede opinar en igualdad de condiciones con la mujer sobre el tema del aborto?

Yo creo que sí. Creo que si es el padre del hijo tiene todo el derecho de defender la vida de ese hijo. Porque no lo llevará en su vientre pero lo lleva en su corazón y además es parte de sí mismo.

Es una vida de él la que está en juego, la mujer no lo tuvo por un milagro de Dios, lo tuvo con ese hombre. Y ese hombre tiene que responsabilizarse.

Y aunque no se responsabilice, porque en la mayoría de los casos los hombres se borran, tampoco hay derecho de que el hombre no pueda disponer para nada de salvar la vida de su hijo.

Yo tengo una cantidad de asesoría de hombres que vienen desesperados, que no saben qué hacer para parar el aborto de su hijo. Después se ocuparán o no se ocuparán, ése es otro tema, pero tienen el derecho. ¿Cómo no lo van a tener?

Varias personas escribieron para informarse más sobre la ONG. Eddy Marigel, de San Cristóbal, Venezuela, Sergio Terrero, de Santo Domingo, República Dominicana, y Susana Puccia de Samudio, de La Plata, Argentina, quieren saber si trabajan en otros países.

Hace años que participo en congresos internacionales pro vida, y cuando viajo cuento nuestra experiencia y en ese país trato de dejar gente que nos represente.

Madrinas por la vida está en Lima y en Buenos Aires. Queremos llegar a distintos países del mundo. Estamos dispuestas a ir donde nos inviten para poder explicar y ayudar para que otros empiecen en otros países.

El que quiera más información puede escribirnos a: madrinasporlavida@adinet.com.uy.



NOTAS RELACIONADAS
"De inconstitucional no tiene nada"
25 04 07 |  América Latina
Ciudad de México: "sí" al aborto
25 04 07 |  América Latina
El aborto, casi un hecho en el DF
24 04 07 |  América Latina
Aborto en México: dos mujeres opinan
04 04 07 |  América Latina
Receso frena discusión del aborto
03 04 07 |  América Latina
Aborto, un tema que agita a México
22 03 07 |  América Latina
Cunas para abandonar niñas
18 02 07 |  Internacional
Portugal votó por ley de aborto
12 02 07 |  Internacional

EN OTROS SITIOS BBC

VÍNCULOS
El contenido de las páginas externas sugeridas no es responsabilidad de la BBC.




 

banner watch listen