OTROS IDIOMAS
English
Português
mas idiomas
Jueves, 3 de julio de 2008 - 15:20 GMT
Los diamantes y el origen de la vida
Jonathan Fildes
BBC

Cristales de circón (Martina Mekkenen)
Algunos cristales de circón datan de hace 4.400 millones de años.

Pequeños trozos de diamantes forjados en una naciente Tierra podrían contener los vestigios más antiguos de vida, señaló un estudio.

Los análisis de los cristales mostraron que contienen un tipo de carbón muchas veces asociado con plantas y bacterias.

Las raras gemas fueron encontradas dentro de unos cristales de circón originados apenas cientos de millones de años después de que se formase la Tierra.

En un artículo publicado en la revista Nature los investigadores advierten que los resultados no son una prueba definitiva de formas iniciales de vida, pero "no excluyen" esa posibilidad.

"Estamos todos un tanto escépticos", indicó el doctor Martin Whitehouse del Museo de Historia Natural de Suecia, uno de los autores de la investigación.

Si el carbón se derivó de organismos primitivos, haría retroceder la fecha de la aparición de la vida aproximadamente 500 millones de años a más de 4.250 millones de años. La Tierra tiene 4.600 millones de años.

Cápsulas del tiempo

Los pequeños cristales de circón -de apenas 0,3 mm- fueron encontrados en las colinas Jack Hills de Australia Occidental. Son residuos de rocas antiguas que han desaparecido hace mucho tiempo.

"No tenemos las rocas. Estos circones son sólo pequeños fragmentos de algo que se rompió, se curó y se volvió a depositar como sedimentos", explicó el doctor Whitehouse.

Data radioactiva sugirió que algunos de los cristales se formaron hasta hace 4.400 millones de años.

Los científicos describen esta fase en la historia de la Tierra como la era Hadeana y desde hace mucho tiempo se pensaba que era imposible que la vida se hubiese iniciado en este tiempo, debido a las condiciones inhóspitas en el joven planeta.

Pero los circones de Jack Hills han comenzado a sembrar dudas sobre esta teoría.

Entendimiento profundo

Los científicos analizaron 22 inclusiones de grafito y diamantes en 18 cristales de circón.

Mapa
Los pequeños cristales de circón fueron encontrados en las colinas Jack Hills de Australia Occidental

Los resultados mostraron que las cápsulas contenían niveles inusuales de una forma ligera, o isótopo, de carbón, conocido como carbón 12.

"La manera más común de formar carbón ligero en la Tierra moderna es la fotosíntesis", explicó el doctor Alexander Nemchin de la Universidad Tecnológica de Curtin, Australia, otro autor del trabajo.

Durante este proceso preferiblemente los organismos extraen carbón ligero, dejando las formas más pesadas en la atmósfera.

"Cuando se mueren, ellos preservan esa firma", dijo.

Los resultados de los experimentos del equipo muestran que las inclusiones de carbón tienen una variedad de isótopos que, según señalaron, sugieren que la reserva de carbón era "heterogénea".

Esto tendría que estar enterrado muy profundamente en la Tierra para generar las presiones extremas necesarias para convertirse en diamantes.

"Si este material era vida -que presumiblemente se habría formado en la superficie- uno entonces necesita un proceso para llevarlo abajo unos 150 km o 200 km", señaló el doctor Whitehouse.

Sin embargo, el equipo admitió que sus conclusiones no son definitivas.

Actualmente, lo que se cree es la más antigua muestra de indicios de vida -que data de hace 3.700 millones de años- fue descubierta por el profesor Rosing en un área de rocas deformadas en Groenlandia Occidental conocida como Isua Belt.

También allí restos de sustancias químicas sugieren la presencia de forma de vida fotosintéticas. Pero crucialmente las marcas se ven en una secuencia completa de rocas, más que en cristales aislados.

Dudan pero se tientan

"Cuando uno mira a los isótopos de carbón, podrían interpretarse como biogénicos, porque sabemos que el proceso biológico sí genera isótopos ligeros de carbón. Sin embargo, por supuesto que hay otros procesos que pueden hacer eso", señaló el doctor Whitehouse a la BBC.

Otras posibilidades incluyen reacciones químicas que incluyen óxidos de carbono o incluso material traído desde el espacio por meteoritos.

Sin embargo, algunos observadores han planteado la posibilidad de que los diamantes hayan sido contaminados mientras se pulían los circones.

"Si uno mira las fotos que muestran, siempre se ve que estos diamantes están sobre grietas, fisuras y cavidades", señaló a la BBC el profesor Minik Rosing.

Si fuesen características originales, apuntó, uno esperaría que por lo menos algunos estuviesen incrustados dentro de la estructura de los cristales.

"Siempre existe el temor de que puedan en realidad no ser primarios".

No obstante, Rosing explicó que la posibilidad de que las marcas fuesen señales de una vida muy temprana era "tentadora".



NOTAS RELACIONADAS
Europa debate el creacionismo
04 10 07 |  Ciencia y Tecnología
Vida en las profundidades marinas
24 02 05 |  Ciencia y Tecnología
Buscan la vida en un trozo del cielo
20 06 08 |  Ciencia y Tecnología

VÍNCULOS
El contenido de las páginas externas sugeridas no es responsabilidad de la BBC.




 

banner watch listen