Skip to main contentAccess keys helpA-Z index
BBCMundo.com
OTROS IDIOMAS
English
Português
mas idiomas
Jueves, 24 de enero de 2008 - 18:30 GMT
Le pagamos si baja de peso
Marcelo Justo
Marcelo Justo
BBC Mundo

La obesidad cuesta un dineral a los sistemas nacionales de salud, a la familia, a las empresas y, ni qué hablar, al mismo obeso, que tiene que luchar con un altísimo riesgo de contraer cáncer, enfermedades cardiacas y diabetes.

Obesos británicos
Unos kilitos menos y mejoran su cuenta bancaria

En el Reino Unido se calcula que, a mediados del presente siglo, la mayoría de la población será obesa, debido a la espantosa dieta que fascina a muchos británicos, que tiene tanta grasa como para requerir una gigantesca liposucción nacional de remedio.

A esta dieta insalubre, se agrega la correspondiente falta de ejercicio, porque a más hamburguesas, pescado frito y papas fritas, menos disposición a hacer algo con el cuerpo.

En medio de esta situación poco alentadora, el gobierno británico acaba de anunciar un plan por el que se le ofrecerá incentivos económicos a los obesos para que pierdan peso.

Menos comida, más dinero

Estos incentivos van a consistir, entre otras cosas, en competencias en los lugares de trabajo con dinero o trofeos de premio para aquéllos que dejen la comida basura y bajen de peso.

Es cierto que hay mucha gente que ni dormida comería ensaladas y frutas para sustituir a las grasas y las frituras.

Mujeres británicas
¿Seríamos todos así si comiéramos menos?

Pero el gobierno está decidido a no dejarse vencer por los malos hábitos de una buena parte de su población y lanzará también una campaña para reducir la obesidad infantil en los próximos 12 años.

El objetivo de esta campaña es devolver la obesidad a los niveles en que se encontraba en el 2000.

En ese año, un 26% de los niños británicos eran considerados obesos.

Sin embargo, los críticos de la propuesta aseguran que no hay ninguna prueba de que estos incentivos vayan a funcionar.

Eso sí, dada la obsesión de este país con el dinero, es bastante posible que las grasas y otros anexos de la obesidad, tengan que batallar para conservar su avasallador dominio de los gustos culinarios británicos.

Será una cuestión de ver quién gana: la adictiva comida basura o el bolsillo.



NOTAS RELACIONADAS
Hispanos, la minoría más gorda
02 10 07 |  Ciencia y Tecnología
La cultura del maíz
31 01 07 |  A fondo
Contra el cáncer, manténgase flaco
31 10 07 |  Ciencia y Tecnología
¿Cuánto ejercicio es beneficioso?
10 10 07 |  Ciencia y Tecnología

VÍNCULOS
El contenido de las páginas externas sugeridas no es responsabilidad de la BBC.




 

BBC MUNDO - PRODUCTOS Y SERVICIOS


banner watch listen