Skip to main contentAccess keys helpA-Z index
BBCMundo.com
OTROS IDIOMAS
English
Português
mas idiomas
Martes, 27 de marzo de 2007 - 18:14 GMT
Agave contra enfermedades de colon
BBC Mundo Ciencia

El agave no sólo sirve para hacer tequila. También tiene beneficios medicinales.

Agave azul FOTO: UNESCO
El agave se utiliza y cosecha principalmente para producir tequila.
Según investigadores de la Universidad Autónoma de Guadalajara, un compuesto del agave podría mejorar radicalmente los tratamientos para enfermedades del colon.

Este compuesto, llamado fructanas, ha demostrado ser una forma muy efectiva de hacer llegar los fármacos al colon.

El gran desafío que presentan hoy en día estas enfermedades -como la colitis ulcerosa, síndrome de intestino irritable, enfermedad y Crohn y cáncer- es que es muy difícil hacer llegar las medicinas al colon.

"El tracto digestivo es un ambiente muy severo para muchos compuestos, debido a los ácidos estomacales que los destruyen antes de que puedan llegar al intestino", dijo a BBC Ciencia el doctor Guillermo Toriz, quien dirigió la investigación.

"Pero descubrimos que las fructanas pueden resistir este ambiente tan destructivo", señala.

Los investigadores mexicanos desarrollaron unas cápsulas microscópicas, llamadas microesferas, capaces de llegar intactas hasta el colon.

Los resultados del estudio fueron presentados en la reunión anual de la Sociedad de Química Estadounidense, en Chicago.

Fructanas

Se sabe que hay más de 300 especies de agave, pero unas 200 han sido hasta ahora reconocidas.

La planta de agave tiene muchos usos, incluida la extracción de fibras de sus hojas para producir cuerda, redes y otros objetos.

Pero quizás su uso más conocido es la producción del tequila, la bebida alcohólica.

Agave azul en Jalisco FOTO: UNESCO
El agave para tequila se cosecha en Jalisco, México
La especie que se utiliza para este propósito es el agave azul, y es en ésta donde los científicos han encontrado el uso medicinal de las fructanas.

"Las fructanas son unos compuestos -carbohidratos- que no son digeridos por el estómago debido a sus características químicas", afirma el doctor Guillermo Toriz.

Los investigadores sabían que ciertas plantas, como la chicoria, las alcachofas y la cebolla, contienen fructanas.

Sin embargo, sólo muy pocas plantas, como el agave, contienen fructanas en una proporción suficientemente grande.

"El 80% del peso de la piña de agave son estos carbohidratos que no se degradan en el estómago", dice el investigador.

"Por lo que pensamos que por medio de una modificación química podríamos utilizarlos para encapsular fármacos que puedan llegar virtualmente intactos al colon".

Además, explica el científico, está el valor agregado de que las fructanas por sí mismas son muy beneficiosas para todo el ambiente de la flora -o microbiota- intestinal.

"Las fructanas son un compuesto probiótico, un alimento que contiene microorganismos vivos que permanecen activos en el intestino y tienen un efecto muy beneficioso en la microbiota intestinal", explica Toriz.

"Así que las fructanas tienen un doble beneficio: pueden transportar un fármaco específico al colon y fomentan el crecimiento de bacterias beneficiosas en el intestino", agrega.

Microesferas

Las fructanas tienen un doble beneficio: pueden transportar un fármaco específico al colon y fomentan el crecimiento de bacterias beneficiosas en el intestino"
Dr. Guillermo Toriz
"Para crear las microesferas, extraemos las fructanas del agave y las aislamos", explica el científico.

"Escogemos las que tienen mayor peso molecular y las modificamos para crear estas pequeñas cápsulas".

Posteriormente los investigadores prepararon las microesferas agregando el compuesto que deseaban encapsular, haciendo a ese compuesto resistente a la degradación en el sistema digestivo.

"Llevamos a cabo estudios de laboratorio en los que las microesferas pasaron por condiciones simuladas del tracto digestivo".

Para las pruebas los investigadores llenaron las microesferas de Ibuprofen y las expusieron a ácido hidroclórico durante una hora.

Tras un análisis microscópico los científicos descubrieron que las microesferas estaban físicamente intactas.

"Se trata de que una vez que lleguen al intestino grueso sean digeridas" explica el investigador.

"Es como si las bacterias que existen allí las abrieran, las comieran y liberaran el compuesto activo del fármaco".

El doctor Toriz y su equipo están ahora investigando formas de mejorar la durabilidad de las fructanas y planean llevar a cabo estudios con animales.



NOTAS RELACIONADAS
Crece patrimonio mundial
12 07 06 |  Internacional
El acuerdo tequila
18 01 06 |  Economía
México: legendaria bebida en extinción
27 12 04 |  América Latina

VÍNCULOS
El contenido de las páginas externas sugeridas no es responsabilidad de la BBC.




 

BBC MUNDO - PRODUCTOS Y SERVICIOS


banner watch listen