Skip to main contentAccess keys helpA-Z index
BBCMundo.com
OTROS IDIOMAS
English
Português
mas idiomas
Lunes, 6 de noviembre de 2006 - 17:50 GMT
Prueban páncreas artificial
BBC Mundo Ciencia

Científicos británicos probarán un nuevo páncreas artificial en niños con diabetes tipo 1.

Prueba de sangre
El dispositivo permitirá a los pacientes con diabetes un estilo de vida más flexible
El aparato permitirá al usuario un control más estricto de sus niveles de glucosa en la sangre.

Y evitará la necesidad de repetidas inyecciones para monitorear esos niveles y suministrarse insulina.

Según los expertos, el dispositivo permitirá a los pacientes con diabetes un estilo de vida más flexible y ofrecerá más defensas contra complicaciones.

"Es un avance importante" dijo a BBC Ciencia el doctor Santiago Muzzo, pediatra y endocrinólogo infantil de la Clínica Alemana en Chile.

"Primero, porque la diabetes tipo 1 está aumentando y segundo porque a medida que pasan los años el control de la enfermedad se vuelve más difícil", señala.

El llamado sensor de glucosa computarizado será puesto a prueba por científicos de la Universidad de Cambridge en enero próximo.

Aparato inteligente

La diabetes tipo 1 es un trastorno en el que el páncreas tiene una capacidad limitada de producir insulina, que es necesaria para regular los niveles de azúcar en la sangre.

Es por eso que los pacientes diabéticos necesitan probar manualmente sus niveles con un medidor de glucosa, que analiza una gota de sangre obtenida con un pinchazo en el dedo.

Inyección de insulina
El páncreas artificial podría evitar la necesidad de inyectarse diariamente.
Posteriormente debe inyectarse la cantidad necesaria de insulina hasta seis veces al día, ya sea con una bomba de insulina o una jeringa.

Este, sin embargo, es un proceso incómodo y poco preciso y regular la glucosa en la sangre de niños y adolescentes puede ser extremadamente difícil.

Según el doctor Muzzo, "el control de la diabetes, especialmente en la etapa de la pubertad y adolescencia, es muy difícil por los cambios psicológicos y hormonales de esa edad", señala.

El páncreas artificial contiene un sensor, un programa de computación que calcula cuánta insulina se necesita para mantener un nivel adecuado de glucosa en la sangre, y una bomba de insulina.

El propósito de la prueba es perfeccionar el algoritmo de la computadora para que el sensor de glucosa pueda "hablar" a la bomba de insulina con efectividad y simular el trabajo de un páncreas normal.

La prueba, dirigida por el doctor Roman Hovorka, será financiada por la Fundación de Investigación de Diabetes Juvenil.

El científico espera que tras una serie de pruebas clínicas durante los próximos dos años, los niños podrán usar el aparato en su propia casa.

Pero todavía falta de cuatro a siete años para que el páncreas artificial esté disponible comercialmente.

Muchos diabéticos ya usan una bomba de insulina, un pequeño dispositivo que se lleva pegado al cuerpo y que bombea insulina al organismo por medio de una delgada sonda que atraviesa la piel.

Con éste se evita la necesidad de una serie de inyecciones diarias de insulina.

Pero los pacientes deben monitorear su sangre varias veces al día para medir sus niveles de glucosa.

Alivio

Por su parte, los nuevos sensores que son del tamaño de una tarjeta de crédito y se llevan en la piel, leen los niveles de glucosa minuto a minuto.

Si se logra un monitoreo continuo de la glucosa y además la posibilidad de infusión de insulina cada vez que el paciente coma, sin duda mejorará la calidad de vida del paciente
Dr. Santiago Muzzo, endocrinólogo infantil
"Si se logra un monitoreo continuo de la glucosa y además la posibilidad de infusión de insulina cada vez que el paciente coma, sin duda mejorará la calidad de vida del paciente", dice el doctor Muzzo.

"Es reconocido que hay una clara correlación entre el grado de control de la diabetes y disminución de complicaciones de esta enfermedad".

Según los expertos, una vez que se logre perfeccionar y esté disponible, el páncreas artificial será un enorme alivio para los niños con diabetes tipo 1.

Para estos pacientes, las numerosas inyecciones de insulina y pinchazos en los dedos son una tremenda carga física y emocional.

La Universidad de Cambridge es uno de nueve centros de investigación internacional que probarán el páncreas artificial.



ESCUCHE/VEA
Un páncreas artificial para niños diabéticos
BBC CIENCIA 07.11.06



NOTAS RELACIONADAS
Proteína triplemente dañina
25 07 06 |  Ciencia y Tecnología
¿Son sanos los dulces para diabéticos?
12 06 06 |  Ciencia y Tecnología
Recomiendan insulina para inhalar
09 09 05 |  Ciencia y Tecnología

VÍNCULOS
El contenido de las páginas externas sugeridas no es responsabilidad de la BBC.




 

BBC MUNDO - PRODUCTOS Y SERVICIOS


banner watch listen