Skip to main contentAccess keys helpA-Z index
BBCMundo.com
OTROS IDIOMAS
English
Português
mas idiomas
Viernes, 30 de septiembre de 2005 - 19:01 GMT
Polvo eres... y "verde" serás
Jonkoping, Suecia.
Los entierros verdes se efectuarán en el pueblo de Jonkoping, Suecia.
Hasta el entierro de quienes ya no se encuentran entre nosotros puede efectuarse de una manera que no afecte al medio ambiente, como lo pretende demostrar un pueblo en Suecia que aspira convertirse en el primer lugar en institucionalizar los llamados entierros "verdes".

A partir de 2007, la aldea de Jonkoping ofrecerá estos servicios que consisten en congelar los cadáveres en nitrógeno líquido para luego deshacerlos en polvo.

Los restos son enterrados en una tumba, no muy profunda, donde se descomponen y fertilizan la tierra -como un compost- en un lapso de semanas.

El objetivo de los ecologistas es conectar los servicios funerarios con técnicas que no perjudiquen al medio ambiente.

Respaldo eclesiástico

El plan original de la naturaleza era que cayéramos en algún lugar del campo y que nos convirtiésemos en parte de la tierra. Pero nosotros mismo hemos complicado este paso
Susanne Wiigh-Maesak, bióloga
El pueblo de Jonkoping tiene unos 120.000 habitantes, mayoritariamente protestantes.

Sin embargo, ninguna iglesia en la zona se ha pronunciado en contra de la propuesta, pues consideran que es un cambio similar a cuando se aprobaron las incineraciones de las personas muertas hace unos 100 años.

"No hay ningún problema con la iglesia, de hecho, la gente aquí está muy interesada en esto", comentó a la BBC Goran Rundqvist, encargado de los servicios funerarios en Jonkoping.

"En toda Suecia están a la espera del inicio de estos servicios", aseguró.

Procedimiento

Jonkoping, Suecia.
Los especialistas recomiendan plantar un árbol o una planta encima de las tumbas "verdes".
La bióloga sueca Susanne Wiigh-Maesak ha trabajado en este proyecto por siete años y asegura que existe el mismo respeto a los muertos que al medio ambiente.

"La naturaleza es muy hábil a la hora de descomponer materiales orgánicos, y realmente deberíamos aprender de ella", comentó.

La especialista explica que el entierro "verde" consiste en sumergir el cadáver en nitrógeno líquido para que se congele.

Posteriormente, los cuerpos son sacudidos por una maquinaria hasta que se empiezan a romper en pequeñas partículas y luego se remueve el agua remanente sin que se pierda su identidad biológica.

Al ser enterrados en tumbas poco profundas se facilita su inserción en la tierra, a diferencia de lo que ocurre con los ataúdes que complican este paso.

La bióloga incluso sugiere plantar un árbol o una planta encima del ser querido que se acoja a este procedimiento, como recuerdo de su existencia.

"El plan original de la naturaleza era que cayéramos en algún lugar del campo y que nos convirtiésemos en parte de la tierra. Pero nosotros mismo hemos complicado este paso", indicó Wiigh-Maesak.

NOTAS RELACIONADAS
Más frío que la muerte
10 02 04 |  Ciencia
El clima amenaza a especies
08 01 04 |  Ciencia


VÍNCULOS
El contenido de las páginas externas sugeridas no es responsabilidad de la BBC.


 

BBC MUNDO - PRODUCTOS Y SERVICIOS


Portada | Internacional | América Latina | Economía | Ciencia y Tecnología | Cultura | Deportes | Participe | A fondo | Multimedia | Aprenda inglés | Tiempo | Quiénes somos | Nuestros socios
Programación | En FM, AM, OC |
banner watch listen