Skip to main contentAccess keys helpA-Z index
BBCMundo.com
OTROS IDIOMAS
English
Português
mas idiomas
Jueves, 16 de diciembre de 2004 - 13:03 GMT
Diario de un tumor: ahora mi padre
Ivan Noble

En agosto de 2002 los médicos le diagnosticaron un tumor cerebral maligno a Ivan Noble, periodista de BBC News Online.

Desde entonces, Noble ha venido compartiendo sus experiencias con los lectores en su columna en internet.


Hace poco escribí sobre el golpe que recibimos con la mala noticia de que mi tumor había reaparecido por tercera vez, antes de lo previsto.

Ha regresado con furia en un momento en que mi familia y yo nos habíamos permitido relajarnos, debido a que me encontraba en aparente remisión.

Estoy orgulloso de mirarnos dos semanas después y ver que, a pesar de que la situación dio otro giro de 180º, estamos enfrentándola con entereza.

Mi esposa como siempre, mostrando una fortaleza que no sé de donde saca, pero que me deja maravillado.

Estoy orgulloso de mirarnos dos semanas después y ver que, a pesar de que la situación dio otro giro de 180º, estamos enfrentándola con entereza

Por mi parte, ahora siento que ha llegado la calma después de haber pasado dos años y medio dominado por el terror, que iba y venía a su antojo.

Estos son tiempos difíciles, pero también hay momentos felices y cualquiera sea el progreso físico de mi tumor en este preciso instante, su influencia en nuestros espíritus es débil.

Trampas crueles

Me gusta el hecho de que escribir esta columna me resulte difícil, porque significa que no ha pasado nada y que tengo que buscar dentro de mi cabeza algo sobre lo que escribir.

Pero la vida continúa haciéndome trampas crueles.

Mi papá, un hombre de 65 años saludable y en buen estado físico, recibió su propio diagnóstico sobre cáncer hace unas semanas.

He esperado a pasar un tiempo con él y a enterarme sobre los resultados de su cirugía antes de aceptar su generosa oferta de permitirme incluirlo en la columna de esta semana.

Cuando mi mamá me dijo lo que estaba pasando, pensé que se trataba realmente de una broma cruel

Cuando mi mamá me dijo lo que estaba pasando, pensé que se trataba de una broma realmente cruel.

El adorado abuelo de nuestras niñas, que junto a la abuela es la piedra fundamental de nuestras existencias en la actualidad, ha sido alcanzado por la misma enfermedad.

Y ahora para él también, así como para todos los sobrevivientes de cáncer, como para tanta gente en el mundo, todo ha cambiado repentinamente para siempre.

Cura

Mi padre fue sometido a una operación llamada laparoscopía (tiene cáncer de intestinos).

Hace diez días lloré de alegría y alivio en los brazos de mi esposa cuando llegué a casa y escuché el mensaje en el contestador.

El resultado fue positivo. Las pruebas indicaron que los nódulos linfáticos no muestran restos del tumor.

El cirujano de mi padre nos dio esperanzas -creíbles en este caso- de que su cáncer era un pólipo localizado y que lograron extirparlo antes de que tenga tiempo de expandirse.

Para los afortunados a los que les descubren la enfermedad a tiempo, el cáncer tiene cura.

La cura, por supuesto es el gol máximo. Es ir más lejos que controlar la enfermedad, un trabajo largo y penoso que yo -con la ayuda de todos- debo hacer con mi pequeño y horrible tumor que tengo dentro de mi cerebro.

Te cambio

Mi padre me dijo que cambiaría su cáncer por el mío ahora mismo. Creo que todos los padres harían lo mismo.

Pero a mí no me gustaría.

Me he acostumbrado a mi lucha y me alegra enormemente que mi padre se esté recuperando tan bien.

Sería tan lindo para todos nosotros olvidarnos del cáncer aunque sea por tres meses

Mi papá y yo tenemos que entender el cáncer desde nuestras vivencias.

Mi mamá tiene un marido por el que preocuparse, además de un hijo por el que se viene preocupando hace rato.

Y mi esposa carga un peso doble. Como investigadora sobre cáncer está haciendo un trabajo lento pero fundamental. Su trabajo le fascina, pero a veces la lleva por caminos que no la conducen a nada.

Luego viene a casa, donde la espera un marido que pelea con la enfermedad en el terreno real, con lo que la enfermedad puede hacer fuera del laboratorio, dentro de la cabeza de un hombre.

Sería tan lindo para todos nosotros olvidarnos del cáncer, aunque sea por tres meses.

Pero eso no es posible y esperar milagros es perder un tiempo precioso.

Pero igual, creo que el cáncer está perdiendo.

El cáncer pierde todo el tiempo contra los avances de la ciencia y la determinación de aquellos que viven y sobreviven a esta enfermedad día a día.

El cáncer perderá y la gente ganará la batalla.




 

BBC MUNDO - PRODUCTOS Y SERVICIOS


Portada | Internacional | América Latina | Economía | Ciencia y Tecnología | Cultura | Deportes | Participe | A fondo | Multimedia | Aprenda inglés | Tiempo | Quiénes somos | Nuestros socios
Programación | En FM, AM, OC |
banner watch listen