Skip to main contentAccess keys helpA-Z index
BBCMundo.com
OTROS IDIOMAS
English
Português
mas idiomas
Martes, 27 de julio de 2004 - 20:49 GMT
Mensajero al planeta olvidado
Juan Carlos Rincón
BBC Mundo

Visión artística de Messenger en Mercurio
Messenger es una nave pionera que investigará el planeta más enigmático del Sistema Solar.

Despega este domingo una nueva sonda espacial hacia el planeta más desconcertante: Mercurio, el vecino del Sol, que no recibe visitas hace 30 años.

El mensajero tardará casi cuatro años en su viaje y tendrá otros cuatro para cumplir su misión.

Primero deberá resistir el calor. Después, intentará revelar los misterios del planeta que plantea más preguntas a los científicos.

El mensajero es Messenger, la nueva nave espacial de la agencia aeronáutica estadounidense, NASA, que partirá el 2 de agosto desde Cabo Cañaveral (Florida, EE.UU.) con la misión de orbitar alrededor de Mercurio (el segundo planeta más denso del Sistema solar), hacer un mapa completo de su superficie y estudiar su composición geológica.

Hasta ahora la única nave espacial que ha visitado Mercurio es el Mariner 10 (1974 y 1975), que fue programada para volar tres veces a su alrededor y fotografiar su superficie, que parece estar plagada de cráteres.

Pero la nave esencialmente observó el mismo lado del planeta en cada paso y por ello más de la mitad de Mercurio sigue siendo un misterio.

Tecnología extrema

Los materiales utilizados para construir el Messenger son similares a las de otras naves y su costo fue relativamente bajo, US$427 millones.

La nave es de bajo peso (55% es combustible propulsor) y está diseñada para resistir temperaturas extremas gracias a un escudo protector cerámico y a que su instrumental científico está recubierto de un forro térmico especial, similar al empleado en el Mariner 10 pero más delgado y resistente.

La nave espacial Messenger
Paneles solares acumularán la energía del Messenger, que está protegido con materiales térmicos.

Mercurio está tan cerca del Sol que es sometido a temperaturas extremas de hasta 450º centígrados durante el día (la temperatura de un horno de hacer pizzas) y de -185º en la noche.

Por ello, a la nave se le ha programado una órbita especial para llegar a su destino y evitar su incineración en la aproximación a Mercurio.

Ello significa que aunque en su mayor aproximación Mercurio está a 80 millones de kilómetros de la Tierra, para llegar a su destino Messenger viajará cien veces más esa distancia, 7.900 millones de kilómetros.

Como no es posible viajar en línea recta al planeta (un viaje de pocos meses), deberá circunvolar la tierra (julio-agosto 2005) y pasar dos veces por Venus (octubre 2006 y junio 2007) antes de llegar a Mercurio en enero de 2008.

Además habrá otras dos aproximaciones en octubre de 2008 y septiembre 2009, antes de que la nave pueda desacelerar lo suficiente para entrar definitivamente en la órbita de Mercurio en marzo de 2011, según los cálculos de los científicos.

Durante un año Messenger girará alrededor de Mercurio y enviará permanentemente información científica sobre el planeta. Eventualmente podría tener compañía en su órbita con la misión BepiColombo de la Agencia Espacial Europea y Japón, prevista para principios de la próxima década.

Instrumental

La nave estadounidense porta siete avanzados instrumentos científicos miniaturizados -tres de ellos diseñados específicamente para estudiar a Mercurio- y un sistema de comunicaciones equipado con un emisor de ondas Doppler, para realizar los experimentos que permitan la mayor comprensión posible del enigmático planeta.

Diagrama artístico de Messenger
El diseño del Messenger impedirá que el instrumental sea afectado por las temperaturas extremas.

Entre los más importantes figuran los espectrómetros, el magnetómetro colocado en el extremo de la antena de 3.6 metros y el sistema dual de transmisión de imágenes (MDIS).

El MDIS creará el mapa de las formas terrestres del planeta con imágenes en color y monocromáticas y un altímetro láser elaborará los mapas topográficos detallados de la superficie y los cráteres.

A su vez, el espectrómetro de rayos X (XRS) detectará las emisiones de ciertos elementos de la corteza de Mercurio y ayudará a determinar si existe agua congelada en los cráteres polares, como sugieren observaciones previas.

El espectrómetro atmosférico y de composición de la superficie (MASCS) está diseñado para detectar si hay minerales en la superficie, gracias a un sistema muy sensible de rayos infrarrojos y ultravioleta.

Entre tanto, el magnetómetro elaborará el mapa del campo magnético del planeta y buscará rocas imantadas en la corteza de Mercurio.

Las preguntas

La investigación científica del Messenger busca básicamente responder seis preguntas sobre Mercurio, sus fuerzas y su composición, que pueden ayudar a entender cómo se formó la Tierra.

  • ¿Por qué Mercurio es mucho más denso y más rico en minerales que Venus, la Tierra y Marte?

  • ¿Cual es la historia geológica (rocas) de Mercurio. Ha experimentado volcanismo?

  • ¿Cual es la composición y estructura de la corteza de Mercurio?

  • ¿Cómo es posible que el planeta más cercano al Sol y con temperaturas tan altas pueda tener hielo y si este es permanente?

  • ¿Cual es la composición de la atmósfera del planeta y cómo varía dependiendo del tiempo solar local, la actividad solar y la distancia del planeta respecto al Sol?

  • ¿Es el líquido fuera del núcleo el responsable de la generación del campo magnético de Mercurio?



  • NOTAS RELACIONADAS
    Mercurio cruzará el Sol
    05 05 03  |  Ciencia
    ¿Mensaje de Mercurio?
    16 05 02  |  Ciencia
    Regreso a Mercurio
    11 06 01  |  Ciencia


    VÍNCULOS
    El contenido de las páginas externas sugeridas no es responsabilidad de la BBC.


     

    BBC MUNDO - PRODUCTOS Y SERVICIOS


    Portada | Internacional | América Latina | Economía | Ciencia y Tecnología | Cultura | Deportes | Participe | A fondo | Multimedia | Aprenda inglés | Tiempo | Quiénes somos | Nuestros socios
    Programación | En FM, AM, OC |
    banner watch listen