BBC Página Principal (en inglés) BBC Noticias (en inglés) BBC Deportes (en inglés) BBC Servicio Mundial (en inglés)
versión texto | escríbanos | ayuda
BBC Mundo
Noticias 
América Latina 
Economía 
Ciencia 
Miscelánea 
Foros 
Especiales 
Aprenda inglés 
Nuestros socios 
Quiénes somos 
BBC Radio
Programación 
Cómo sintonizar 
  Ciencia
Jueves, 17 de octubre de 2002 - 16:57 GMT
Diario de un tumor: lágrimas y dientes
Ivan Noble.
En agosto, los médicos le diagnosticaron a Ivan Noble, periodista de BBC News Online, un tumor cerebral maligno.

En esta columna, el especialista en temas científicos y de tecnología, nos describe la recta final de su tratamiento con radioterapia y cómo se prepara para empezar la quimioterapia en tres semanas. Mientras, trata de mantener fresca la esperanza y contempla a su hija.


Estoy llegando al final del primer tramo de mi tratamiento.

Sólo me quedan cuatro sesiones más de radioterapia aunque pueden pasar semanas antes de que me digan si el tratamiento ha funcionado.

La perspectiva de iniciar la quimioterapia en menos de tres semanas es amedrantadora.

Se me administrará un medicamento muy fuerte y, pese a que mi médico cree que lo toleraré bien, estoy un poco nervioso.

Sueño y vigilia

Hasta ahora me he sentido al cien por cien. Pero ya he dejado de tomar los esteroides que me dieron para controlar la inflamación dentro y fuera de mi cerebro.

Uno de los efectos secundarios de los esteroides es que te mantienen despierto.

Sin ello, los efectos de la radiación se están abriendo paso en mi cuerpo.


Ahora que ya tengo bastantes calvas, parezco una versión descafeinada de Ronaldo.

A menudo me siento agotado durante el día y me quedó adormilado a veces. En ocasiones de camino al hospital.

No me alarma sentirme cansado. Como cuando se me empezó a caer el pelo, lo tomo como un signo de que algo está ocurriendo.

Ahora que ya tengo bastantes calvas, parezco una versión descafeinada de Ronaldo.

Estoy satisfacho de que las cosas hayan ido tan bien hasta ahora y espero poder tomarme unos días libres cuando termine con la radioterapia y antes de comenzar con la quimioterapia.

Ahora ya no tomo ningún medicamento, excepto las vitaminas de la mañana.

Y alimentarme de un modo más sano no ha resultado tan terrible como esperaba, yo, que siempre he preferido comerme un buen filete con papas.

Esperando y temiendo

He tenido mucho que pensar. Ya no puedo ignorar todas las historias sobre los últimos avances en la lucha contra el cáncer.

Es extraño cuando uno escucha informaciones sobre avances médicos en la lucha contra el cáncer-que indudablemente significan buenas noticias-, pero matizados con la advertencia de que sólo se reflejarán en los índices de supervivencia dentro de varios años.


El nuevo peinado de Ivan.
Es difícil ver esos "avances" como tales cuando lo que uno se plantea es el futuro inmediato; medido en semanas y meses, no es años.

Entiendo que hay muchos motivos por los que el mundo de la ciencia y de la medicina avanzan muy despacio pero no es fácil de aceptar cuando el tiempo es lo más precioso que uno tiene.

Todas las semanas alguien logra dar un nuevo pasito para encontrar la cura de un determinado tipo de cáncer y, con ello, cada semana la raza humana está más cerca de acabar con la enfermedad del cáncer.

Pero yo no dejo de pensar que ¡Ójala los avances fueran más rápidos!

Cuatro dientes nuevos

Nuestra hija cumplió nueves meses esta semana.

Ya tiene cuatro nuevos dientes y ha aprendido a ponerse de pie y moverse, ayudada, por toda la casa.

Estoy encantado de que esté creciendo tan deprisa y orgulloso de cómo se comporta y de la energía y el entusiasmo que demuestra.

Pero, para mí, lo más duro es pensar en el futuro.

Pese a todo mi optimismo, tengo que aceptar la posibilidad de que es posible que este tumor al final acabe conmigo.


No todos los pacientes de cáncer tienen el privilegio de recibir palabras de aliento de todas partes del mundo. Es una enorme fuente de apoyo, y les aseguro que, por mi parte, trataré por todos los medios de pagar su generosidad con un final feliz para esta columna.

Estoy resuelto a que no sea así, pero no evitar pensar a veces que mi hija quizá tenga que crecer sin mi.

Ese es el único pensamiento que me hace llorar.

Pero, la verdad es que por cada vez que eso ocurre, hay diez más en las que ella y su madre me hacen sonreir.

Y en esas ocasiones, recuerdo muy bien por qué sigo luchando.

Estoy emocionado, animado y agradecido por la atención y acogida de esta columna.

No todos los pacientes de cáncer tienen el privilegio de recibir palabras de aliento de todas partes del mundo.

Me aporta una enorme fuerza moral, y les aseguro que, por mi parte, trataré por todos los medios de pagar su generosidad con un final feliz para esta columna.


Búsqueda en BBC Mundo
Claves de búsqueda

 Envíe este artículo a un amigo
Arriba ^^  
 
 escribanos@bbc.co.uk
© BBC
BBC World Service
Bush House, Strand, London WC2B 4PH, UK.

Servicio Mundial de la BBC:
temas de actualidad e información institucional en más de 40 idiomas: