BBC Página Principal (en inglés) BBC Noticias (en inglés) BBC Deportes (en inglés) BBC Servicio Mundial (en inglés)
versión texto | escríbanos | ayuda
BBC Mundo
Noticias 
América Latina 
Economía 
Ciencia 
Miscelánea 
Foros 
Especiales 
Aprenda inglés 
Nuestros socios 
Quiénes somos 
BBC Radio
Programación 
Cómo sintonizar 
  Ciencia
Viernes, 11 de octubre de 2002 - 12:14 GMT
Diario de un tumor: palabras de aliento
Ivan Noble.
En agosto, los médicos le diagnosticaron a Ivan Noble, periodista de BBC News Online, un tumor cerebral maligno.

En esta columna, el especialista en temas científicos y de tecnología, nos describe cómo siente la evolución de su tratamiento y nos cuenta además sobre su acercamiento a la medicina alternativa.


Esta semana escuché algo de mi doctor que ya antes había decidido creer: me dijo que tenía la posibilidad de combatir el tumor.

Otro doctor amigo, me dijo lo mismo hace pocos días.


No me importa si las posibilidades de una recuperación son grandes o pequeñas. Sólo sé que es una oportunidad y la aprovecharé

Esto es un gran alivio. He estado muy asustado como para preguntar si mi tratamiento es un intento para destruir el tumor o simplemente para que su crecimiento sea más lento y prolongarme la vida lo más posible.

No me importa si las posibilidades de una recuperación son grandes o pequeñas. Sólo sé que es una oportunidad y la aprovecharé.

Alta dosis

En la última sesión de radioterapia aprendí mucho de lo que el radiólogo me dijo.

Calcular el ángulo correcto de la radiación es algo bastante complicado.

Los radiógrafos han hecho un gran trabajo.

Aunque los dos haces de rayos X irradian lentamente pero de manera precisa el tumor para interrumpir su crecimiento, hay que tener cuidado con las otras áreas vitales de mi cerebro.

En el formulario del tratamiento existen dos recuadros para que el doctor describa el tipo de radiación, uno señalado como "radical" y el otro "paliativo".

Yo estaba feliz de ver que el médico había marcado la palabra "radical".

La dosis de la radiación es muy alta. Mis células cerebrales no cancerosas deberán ser capaces de soportarla y a la larga volver a la normalidad, pero esperamos que las células malignas desaparezcan, al igual que mi cabello.


La verdad es que no tengo mucha dificultad en mantener una actitud positiva, la cual es universalmente recomendada como la mejor medicina, pero tengo que pensar también acerca de las otras alternativas medicinales.

Ahora sí que estoy empezando a perder el cabello de toda la cabeza.

Después de que tanta gente me ha estado cuidando, empiezo a pensar cuál puede ser la mejor manera para procesar toda esta información.

La verdad es que no tengo mucha dificultad en mantener una actitud positiva, la cual es universalmente recomendada como la mejor medicina, pero tengo que pensar también acerca de las otras alternativas medicinales.

Obtengo decenas de consejos tanto de amigos, de familiares, de personas que han leído esta columna y además de sitios de internet donde se difunde información para pacientes con cáncer.

Algunos de estos consejos han sido poco convencionales, como el de una persona que me cuenta que alguien diagnosticado con una enfermedad similar a la mía, disolvía grandes cucharadas de polvo de curry en un vaso de agua antes de tomárselo. Esto habría hecho que el tumor desapareciera por sí solo.

A mi me encanta el curry pero la verdad es que no imagino a mi tumor rodando hacia mi cuello para luego salirse por la nariz.

A pesar de esto, gran parte de los consejos tiene mucho sentido y me hace bien.

He tratado de cambiar mi dieta, eliminando la carne roja, productos lácteos, dulces y, lo que más me gusta, pasteles de carne de cerdo.

En su lugar, estoy comiendo grandes cantidades de frutas y vegetales antioxidantes, como manzanas, bróculi y frijoles.

La carne ha sido reemplazada por pescado.

No estoy seguro si esto de comer sano hará una gran diferencia, pero el cambio ha sido bastante más fácil de lo que pensaba.

El poder de la mente

Muchas personas me dijieron que si visualizo el tumor me ayudará a combatirlo.

Mi madre es una gran creyente de esto y me enseñó cómo mejorar esa técnica de imaginar el tumor derritiéndose con la radiación.


En estas condiciones, a uno le surge la necesidad de tener que hacer una gran cantidad de cosas; aunque debo decir que esto no me hace bien a mí porque mi vida se vuelve un frenesí

Ahora sí, cada vez que estoy en la máquina de radioterapia, logro imaginarme cómo el tumor se está desvaneciendo.

Otras personas me han aconsejado que pruebe técnicas de relajación a las cuales les encuentro cierto sentido.

En estas condiciones, a uno le surge la necesidad de tener que hacer una gran cantidad de cosas; aunque debo decir que esto no me hace bien a mí porque mi vida se vuelve un frenesí.

No he encontrado nada por ahora, pero estaba pensando que de repente el tai chi o el yoga me podrían ayudar.

Yo espero que las células de mi tumor hayan empezado a morirse ya. Si esto es así, ahora mi cuerpo se encargará de deshacerse de ellas. Por lo tanto, tengo que empezar a facilitar la vida de mi hígado y mis riñones.

Estoy tomando dos litros de agua al día, tratando de caminar más para mantener mi rítmo metabólico y casi no tomo alcohol ni café, dos grandes placeres de mi vida.

Me sorprende lo dispuesto que estoy para hacer todas estas cosas.

En cualquier otra circunstancia sería sumamente escéptico.

Pero ahora sí tengo el deseo de hacer todo lo posible para volver lo negativo a mi favor y no ser simplemente un receptor pasivo del tratamiento.

Eso sí, tuve que poner un límite a las semillas de albaricoque o damasco.

Las recomiendan porque dicen que contienen una vitamina que ataca el cáncer de la misma manera como la vitamina C combate el escorbuto.

Lo que me desanimó fue un artículo, en el cual se describía los efectos secundarios en un gran número de pacientes.

Por un lado, nadie mostraba una significativa mejoría, y un gran porcentaje de ellos sufría de efectos tóxicos mientras sus cuerpos exudaban cianuro, derivado de uno de los componentes de las semillas.

Por el momento, tengo la esperanza de que un veneno más convencional es lo que me va ayudar: en más o menos una semana termino con las sesiones de radioterapia pero, el 5 de noviembre empiezo con la quimioterapia.


Búsqueda en BBC Mundo
Claves de búsqueda

 Envíe este artículo a un amigo
Arriba ^^  
 
 escribanos@bbc.co.uk
© BBC
BBC World Service
Bush House, Strand, London WC2B 4PH, UK.

Servicio Mundial de la BBC:
temas de actualidad e información institucional en más de 40 idiomas: