BBC Página Principal (en inglés) BBC Noticias (en inglés) BBC Deportes (en inglés) BBC Servicio Mundial (en inglés)
versión texto | escríbanos | ayuda
BBC Mundo
Noticias 
América Latina 
Economía 
Ciencia 
Miscelánea 
Foros 
Especiales 
Aprenda inglés 
Nuestros socios 
Quiénes somos 
BBC Radio
Programación 
Cómo sintonizar 
  Ciencia
Jueves, 12 de septiembre de 2002 - 22:04 GMT
"Tengo un tumor cerebral"

Ivan Noble, periodista de la BBC.

En agosto, los médicos le diagnosticaron un tumor cerebral maligno a Ivan Noble, periodista de BBC Online, especialista en temas científicos y de tecnología.

Hace una semana, se le extirpó parte del tumor en una delicada operación, y ahora ha empezado a recibir tratamiento de radioterapia.

Sin embargo, Ivan está decidido a recuperar su salud y compartir su experiencia con otros escribiendo esta columna.


Mi vida y la de mi familia acaba de ponerse de cabeza.

Hasta el mes pasado, era un hombre de treinta y tantos años con la idea de trabajar medio tiempo y pasar más tiempo con mi pequeña hija, además de muchos planes para el año próximo.

Ahora, me acaban de avisar que tengo un tumor cerebral que crece rápidamente.

Si yo leo este mensaje entre líneas, entiendo que esto es algo que un hombre mayor combatiría con mucha dificultad.


El miedo que he sentido algunos días me ha paralizado. A veces he sentido la necesidad simplemente de recostarme para dormir.

Ivan Noble

Yo lo descubrí después de una semana de terribles dolores de cabeza. Tan fuertes que me despertaban muy temprano en la mañana, y en la noche, cuando regresaba a casa, me sentía medio dormido.

Hacia el final de la semana, los dolores eran más intensos, hasta el punto que me hacían vomitar por lo cual decidí ir al médico.

Me mandaron a emergencias en el hospital local donde me atendieron rápidamente y con gran cuidado. Estoy muy agradecido por eso.

En horas me hicieron una tomografía computarizada y fue en ese momento que el médico me informó que habían encontrado algo "interesante".

Tontamente, me sentí halagado.

Algo inusual entre jóvenes

Este médico me dijo que los tumores cerebrales eran inusuales en personas de mi edad y que lo más probable era que en mi último viaje a África Occidental como reportero haya contraido una infección grave.

Si la infección se había pasado al cerebro, me estaba causando una inflamación que había que detener rápidamente.

Si era eso, con una simple operación y gran cantidad de antibióticos todo estaría arreglado.

Esto sucedió durante un día feriado y los médicos y enfermeras lograron con gran esfuerzo ubicar una cama libre en un hospital neurológico de Londres.

Después de un corto recorrido en ambulancia y algunas horas de gran ansiedad me operó, a las dos de la mañana, un cirujano de gran inspiración.

A las nueve me dieron la noticia que no quería escuchar.

No era un virus ni una inflamación. Había un poco de tejido que parecía ser un tumor.

El cirujano me dijo que tomaría cuatro días analizar las muestras que habían retirado.


Mi bendición es insuficiente y no podría estar en mejor posición para lo que tengo que enfrentarme ahora. Estoy decidido a combatir este tumor para poder ver a mi hija crecer.

Ivan Noble

Cuatro días más tarde, un médico un tanto incómodo, me dio la noticia.

Ningún tumor es bueno y, si lo hubieran, el mío no sería uno de ellos. A pesar de esto, me dijo que ésta no era la última palabra.

Nos dio tiempo para que tratáramos de interpretar esto, así que me dejaron ir a la casa.

Menos de un día después de que me dieran el diagnóstico en "esa macabra sala de reuniones" me reuní con un oncólogo para discutir el tratamiento a seguir.

Me dijo exactamente lo que quería escuchar: "Tenemos todo lo que necesitas para luchar y nosotros vamos hacer todo lo posible para combatir el tumor".

La noticia ha sido un impacto enorme. Me he pasado horas deambulando haciendo una cosa y otra para luego olvidarme que había empezado.

El miedo que he sentido algunos días me ha paralizado. A veces he sentido la necesidad simplemente de recostarme para dormir.

Pero, conforme han pasado los días, me siento con confianza para luchar.

Me ha ayudado conversar horas con amigos, con la familia y con cualquiera que ha estado dispuesto a escucharme.

Muchas preguntas

Mis amigos médicos me han dado además información muy alentadora.

A los doctores también les he hecho muchas, muchas preguntas y sus respuestas también me han ayudado.

No he preguntado acerca de qué posibilidades tengo y tampoco lo voy a preguntar, por la simple razón que nadie lo sabe.

Los doctores saben bien lo que tengo y cómo tratarlo, pero nadie sabe qué tan efectivo puede ser el tratamiento.

Ninguna estadística en el mundo les podrá decir qué va a pasar conmigo y yo estoy agradecido por esa incertidumbre y espero que me proporcione algo.

El Servicio Nacional de Salud británico ha sido muy bueno conmigo. Me salvó la vida cuando tenía doce años y ahora que los necesito están ahí.

Sin excepción, su personal es excelente y profesional; siempre les estaré agradecido por su amabilidad y compasión.

Sin embargo, como organización, me ha desilusionado.

Necesitaba empezar la radioterapia con urgencia, pero tenía que esperar seis semanas en el sistema de salud público.

Afortunadamente, cuento con un seguro privado y tengo la suerte de haber podido empezar el tratamiento mucho antes, a menos dos semanas de mi diagnóstico.

Cada año, en este país hay miles de casos como el mío y la mayoría no tiene otra opción.

No podría estar en mejor posición para lo que tengo que enfrentar ahora.

Estoy decidido a combatir este tumor para poder ver a mi hija crecer.


Búsqueda en BBC Mundo
Claves de búsqueda

 Envíe este artículo a un amigo
Arriba ^^  
 
 escribanos@bbc.co.uk
© BBC
BBC World Service
Bush House, Strand, London WC2B 4PH, UK.

Servicio Mundial de la BBC:
temas de actualidad e información institucional en más de 40 idiomas: