BBC Página Principal (en inglés) BBC Noticias (en inglés) BBC Deportes (en inglés) BBC Servicio Mundial (en inglés)
versión texto | escríbanos | ayuda
BBC Mundo
Noticias 
América Latina 
Economía 
Ciencia 
Miscelánea 
Foros 
Especiales 
Aprenda inglés 
Nuestros socios 
Quiénes somos 
BBC Radio
Programación 
Cómo sintonizar 
  Ciencia
Miércoles, 07 de noviembre de 2001 - 07:29 GMT
En un lugar de la mancha
Soho/MDI
Con los datos, se creó una imagen tridimensional de la mancha.
Al analizar las ondas sonoras que se desplazan en el interior del sol, un equipo de científicos estadounidenses produjo la primera imagen detallada de lo que ocurre dentro de una mancha solar.

El cuadro que se presenta es el de corrientes muy veloces de gas caliente, eléctricamente cargado, que convergen en un vórtice gigantesco debajo de la superficie solar.

Mancha solar,  AP
Una mancha solar de 140.000 km de diámetro.
Desde principios del siglo XVII, cuando los astrónomos vieron por primera vez manchas misteriosas, del tamaño de la Tierra, en la cara de nuestra estrella, los científicos no han parado de especular sobre lo que éstas esconden.

Por fin tenemos algunas respuestas. "La importancia de nuestro estudio es que somos los primeros en observar la dinámica real de las manchas solares debajo de su superficie visible", dijo Alexander Kosovichev, del laboratorio de física experimental Hansen, de Stanford, EE.UU.

Viaje al interior

"Lo que descubrimos es que las manchas solares no son estáticas, sino que consisten en flujos muy fuertes, hacia abajo, de plasma -gas eléctricamente cargado- que viajan hacia el interior del sol a una velocidad de aproximadamente 4.800 kilómetros por hora", explicó Kosovichev.

Para explorar el interior de una mancha solar, el equipo de Stanford utilizó datos obtenidos por el satélite Soho (Observatorio Solar y Heliosférico), situado a unos 1,6 millones de kilómetros de la Tierra.


Antes de Soho y la heliosismología de alta resolución, sólo podíamos estudiar las manchas solares observando la superficie solar y encima de ésta, pero la acción real tiene lugar en el interior del sol

Philip Scherrer, investigador principal.
Los científicos emplearon una técnica, llamada heliosismología, basada en el mismo principio que los ultrasonidos que permiten a los médicos "ver" el feto dentro de una mujer.

La técnica se pudo poner en práctica gracias al observatorio de oscilaciones solares Michelson Doppler (MDI), un equipo que explora el interior del sol midiendo la velocidad de las ondas sonoras que lo atraviesan.

"Antes de Soho y la heliosismología de alta resolución, sólo podíamos estudiar las manchas solares observando la superficie solar y encima de ésta, pero la acción real tiene lugar en el interior del sol", manifestó el catedrático Philip Scherrer, investigador principal del equipo Soho/MDI en Stanford.

"Con el instrumento de MDI a bordo de Soho, finalmente pudimos realizar observaciones de las ondas sonoras que viajan en el interior del sol, para analizar la temperatura y la estructura del flujo debajo de las manchas", agregó.

Aceleración

El equipo de Stanford analizó una mancha solar, de grandes dimensiones, que estuvo visible el 18 de junio de 1998.

Soho/MDI
En esta mancha -que se vio el 18 de junio de 1998- se basó el estudio.
Al medir la velocidad de las ondas sonoras solares generadas ese día, los investigadores pudieron producir mapas tridimensionales de una región que abarca aproximadamente 16.000 kilómetros, debajo de la mancha.

El análisis de la mancha mostró que las ondas sonoras viajan a una velocidad aproximadamente un 10 por ciento menor en la superficie, donde las temperaturas son más bajas, y mantienen este ritmo relativamente lento mientras avanzan hacia el interior del sol.

Cuando llegan a un punto situado a unos 4.800 kilómetros debajo de la superficie, la velocidad aumenta considerablemente, lo que indica que las raíces de una mancha solar son más calientes que sus alrededores.

Vórtice gigante

El flujo de plasma hacia el exterior, que los científicos han observado desde hace mucho tiempo en la superficie de las manchas, es precisamente un fenómeno superficial.


Si uno puede ver un poco más adentro, se encuentra material corriendo hacia el interior, como un vórtice del tamaño de un planeta

Junwei Zhao, del equipo de Stanford.
"Si uno puede ver un poco más adentro, se encuentra material corriendo hacia el interior, como un vórtice del tamaño de un planeta", explica Junwei Zhao, del equipo de Stanford.

Este flujo hacia adentro es lo suficientemente fuerte como para reducir la cantidad de calor que normalmente genera el interior del sol, lo que explica por qué las manchas solares son más frías y, por ello, más oscuras que la superficie circundante.

Respuestas y secretos

"Una de las características más sorprendentes de estas observaciones es cuán poco profundas son las manchas solares", subrayó el profesor de astrofísica teórica Douglas Gough, de la Universidad de Cambridge, Reino Unido.

Soho/MDI
Las manchas son fenómenos poco profundos.
"En el pasado, hubo muchos debates puramente teóricos sobre la profundidad de estas manchas, pero la respuesta la tenemos gracias a estas observaciones", añadió.

Gough dijo también que el estudio de Stanford podría ayudar a descubrir el secreto del ciclo solar de 11 años de duración y fenómenos similares en otros sistemas solares.

"Al comprender la actividad magnética en otras estrellas, podríamos llegar a entender mejor cómo funciona el sol", concluyó.


Búsqueda en BBC Mundo
Claves de búsqueda

Notas relacionadas:

26 10 01 |  Ciencia
La danza de auroras gemelas
1 08 01 |  Ciencia
Tras la génesis del sol
2 04 01 |  Ciencia
El show de auroras del Sol
31 03 01 |  Ciencia
Tormenta solar
20 07 01 |  Ciencia
A vela por el espacio
28 09 01 |  Ciencia
Cuando el cielo encanta
26 09 01 |  Ciencia
El secreto del cometa Borrelly
Arriba ^^  
 
 escribanos@bbc.co.uk
© BBC
BBC World Service
Bush House, Strand, London WC2B 4PH, UK.

Servicio Mundial de la BBC:
temas de actualidad e información institucional en más de 40 idiomas: