BBC Página Principal (en inglés) BBC Noticias (en inglés) BBC Deportes (en inglés) BBC Servicio Mundial (en inglés)
versión texto | escríbanos | ayuda
BBC Mundo
Noticias 
América Latina 
Economía 
Ciencia 
Miscelánea 
Foros 
Especiales 
Aprenda inglés 
Nuestros socios 
Quiénes somos 
BBC Radio
Programación 
Cómo sintonizar 
  Ciencia
Jueves, 19 de abril de 2001 - 05:40 GMT
Ética genética y la sombra del pasado

Un oscuro capítulo de la historia del siglo XX extiende su sombra sobre una discusión que es muy del siglo XXI. El tema es la bioética. El lugar es Alemania.

El debate se centra alrededor de una delicada técnica de medicina reproductiva que se llama PDG -pre-implantación de diagnosis genética.

Se trata de retirar una célula de un embrión artificialmente fertilizado para examinar su material genético.

De esa manera, los embriólogos pueden establecer si existe alguna anormalidad genética antes de decidir si implantar o no el embrión en el útero.

PGD es utilizada en la mayoría de países europeos para ayudar a parejas que corren el riesgo de pasar defectos genéticos a sus hijos.

Pero en Alemania es ilegal - y la razón principal es la memoria popular de los nazis y su programa de eugenesia.

La sombra del pasado

PDG
PDG es ilegal en Alemania.

En la década de los 30, los nazis establecieron unos Tribunales de Salud Hereditaria, que tenían el poder de ordenar la esterilización de individuos considerados genéticamente inadecuados.

El proceso de la toma de decisiones era arbitrario y sin bases científicas reales. Poco después, el programa de esterilización fue reemplazado por un programa de exterminación de las personas consideradas indignas de pertenecer a la raza germana - los minusválidos o enfermos mentales, por ejemplo.

El programa de eugenesia se basaba en la convicción de que es posible dictaminar sobre la calidad de la vida humana.

Para mucha gente en la Alemania de hoy, la práctica de PGD es un eco del pasado: puede llevar a emitir un juicio crítico comparativo de los embriones - deshacerse de uno y permitir que otro florezca.

Sólo tonos de gris

Joshua Paget
Joshua murió a los 4 meses de edad.
Pero, como pocas cosas son negras o blancas, el PGD puede también beneficiar enormemente a padres que quieran tener a un hijo sano.

Cuando Joshua, el primer hijo de Susan y Chris Paget, murió a los cuatro meses de edad, murió con él la esperanza de sus padres de llegar a concebir a un hijo sano.

Joshua sufría de fibrosis cística -una enfermedad hereditaria- y los doctores no pudieron hacer nada por él.

Gracias a la nueva técnica, ahora es posible que portadores de genes defectuosos, tengan hijos sanos - como Ethan, el segundo hijo de los Paget.

Es por eso que en la ciudad porteña de Luebeck, en la costa balcánica, hay un grupo de doctores insistiendo en que la ley en Alemania debe cambiar.

Ellos aseguran poder identificar a un grupo de pacientes que podrían beneficiarse del PGD, pacientes que en este momento tienen que viajar al extranjero para someterse al tratamiento.

Embrión interferido
Al seleccionar una célula, queda un hueco en el embrión.
La campaña de los doctores de Luebeck ha coincidido además con un debate más general sobre si Alemania debe seguir siendo tan prisionero de su pasado que se niegue la oportunidad de progresar.

Para algunos, eso no es progreso. Entre los opositores más férreos al PDG se cuentan los padres de minusválidos, quienes alegan que la técnica podría privar a otros de la alegría que ellos encontraron al criar a un niño con necesidades especiales.

Uno de esos padres le dijo a la BBC que "Alemania es un país que carga con una gran responsabilidad. Tenemos que cuidarnos hasta de empezar una discusión acerca de este tema".


Búsqueda en BBC Mundo
Claves de búsqueda

Notas relacionadas:

19 03 01 |  Ciencia
Genes bajo escrutinio público
Arriba ^^  
 
 escribanos@bbc.co.uk
© BBC
BBC World Service
Bush House, Strand, London WC2B 4PH, UK.

Servicio Mundial de la BBC:
temas de actualidad e información institucional en más de 40 idiomas: