BBC Página Principal (en inglés) BBC Noticias (en inglés) BBC Deportes (en inglés) BBC Servicio Mundial (en inglés)
versión texto | escríbanos | ayuda
BBC Mundo
Noticias 
América Latina 
Economía 
Ciencia 
Miscelánea 
Foros 
Especiales 
Aprenda inglés 
Nuestros socios 
Quiénes somos 
BBC Radio
Programación 
Cómo sintonizar 
  Noticias
Sábado, 22 de marzo de 2003 - 11:05 GMT
"Recen por nosotros"

Más de 1.000 misiles cayeron sobre Bagdad en la noche del viernes.
Las imágenes impactaron al mundo. Estados Unidos y Gran Bretaña lanzaron una lluvia de misiles y bombas contra Bagdad en la noche del viernes, la primera de un ataque áereo masivo.


No sabía que hacer (...) corría de un lado al otro, tratando de calmar a mis hijas.

A mi hija más pequeña tuve que darle Valium. Sólo tiene cuatro años y su corazón latía tan rápido que yo me asusté mucho. Tuve que darle algo.


Neriman Haddad
Más de 1.000 misiles cayeron sobre la capital iraquí; el ministerio de Salud iraquí dijo que tres personas murieron y más de 200 resultaron heridas, incluyendo mujeres y niños.

BBC Mundo recogió el testimonio del periodista iraquí Sobhi Haddad, corresponsal del Servicio Árabe de la BBC en Bagdad.

Mientras Haddad informaba durante los bombardeos desde el techo de su casa, en la planta baja, su esposa intentaba calmar a sus dos hijas de 11 y 4 años.


Sobhi Haddad, corresponsal del Servicio Árabe de la BBC en Bagdad


"La noche del viernes fue la noche más terrible que Bagdad haya vivido durante los últimos veinte años. Aún durante la guerra Irán-Irak o la Guerra del Golfo en 1991 jamás cayeron tantos misiles y bombas sobre la ciudad.

Las fuertes explosiones, no muy lejos de la casa, hicieron que se rompieran los vidrios de las ventanas.


Acabo de hablar por teléfono con mi sobrino, que vive en el noroeste de la ciudad. Me dijo que la mayoría de las zonas vecinas fueron bombardeadas. Todos los vidrios estallaron, pero tomaron precauciones. Colocaron cortinas pesadas y mantas sobre las ventanas y las cubrieron con cinta adhesiva; eso les salvó la vida

Sobhi Hadad
Mis dos hijas no pueden dormir, están asustadas y se despiertan a la medianoche gritando.

No son sólo las explosiones de los misiles y las bombas, las defensas antiáereas también hacen un ruido terrible.

Encima de mi casa, un proyectil antiaéreo inteceptó un misil de crucero, que explotó cayó en mil pedazos cerca de mi casa.

No hay un sólo distrito de Bagdad que no haya sido atacado.

Acabo de hablar por teléfono con mi sobrino, que viven en el noroeste de la ciudad. Me dijo que la mayoría de las zonas vecinas fueron bombardeadas. Todos los vidrios estallaron, pero tomaron precauciones. Colocaron cortinas pesadas y mantas sobre las ventanas y las cubrieron con cinta adhesiva; eso les salvó la vida.

Los que pueden irse ya se han ido, hace unas dos o tres semanas muchos se iban cada día a Siria, pero eso ha cesado.

Y hay otro problema, la gente teme que si deja su casa, será destruida o robada. Eso me pasó a mi. En 1991, el primer día de la guerra, subi a mi familia a un auto y la llevé al norte de Irak, unos 270 kms al norte de Bagdad, a la zona kurda, que era la más segura.

Volví a Bagdad y trabajé desde un hotel. Cuando fui a mi casa había sido vacida y destrozada. Lamentablemente algunos se aprovechan de estas situaciones".


Neriman Haddad, esposa de Sobhi y madre de dos hijas de 11 y 4 años


"No sabía que hacer, porque me agarró de sorpresa, no pensé que las explosiones serían masivas, porque las noches anteriores el bombardeo había durado una o dos horas.


Mi hija de 11 años se acuerda de 1998, cuando un misil pasó cerca de la entrada de nuestra casa. Y desde entonces tiene pesadillas. Ayer fue muy valiente, y quería subir al techo con su padre a ver qué estaba sucediendo.

"Teníamos miedo. Corría de un lado al otro, tratando de calmar a mis hijas. Mi hija de 11 años se acuerda de 1998, cuando un misil pasó cerca de la entrada de nuestra casa. Y desde entonces tiene pesadillas.

Ayer fue muy valiente, y quería subir al techo con su padre a ver qué estaba sucediendo.

A mi hija más pequeña tuve que darle Valium. Sólo tiene cuatro años y su corazón latía tan rápido que yo me asusté mucho. Tuve que darle algo, y se calmó un poco.

Pero cuando su padre bajó del techo, y lo vio, no quiso irse a dormir a menos que su padre la abrazara. Le pedía todo el tiempo que la abrazara fuerte. Quería sentirse segura.

Recen por nosotros".


Búsqueda en BBC Mundo
Claves de búsqueda

 Envíe este artículo a un amigo
Arriba ^^  
 
 escribanos@bbc.co.uk
© BBC
BBC World Service
Bush House, Strand, London WC2B 4PH, UK.

Servicio Mundial de la BBC:
temas de actualidad e información institucional en más de 40 idiomas: