BBC Página Principal (en inglés) BBC Noticias (en inglés) BBC Deportes (en inglés) BBC Servicio Mundial (en inglés)
versión texto | escríbanos | ayuda
BBC Mundo
Noticias 
América Latina 
Economía 
Ciencia 
Miscelánea 
Foros 
Especiales 
Aprenda inglés 
Nuestros socios 
Quiénes somos 
BBC Radio
Programación 
Cómo sintonizar 
  Noticias
Viernes, 22 de noviembre de 2002 - 13:38 GMT
Argentina: la pobreza que duele
Niña en hospital de la provincia de Tucumán, Argentina.
La situación en Tucumán es adversa a la realidad de esta provincia llamada "el jardín" de Argentina. (Foto cortesía La Gazeta)
Escribe Alejandro San Martín, desde Argentina, para BBC Mundo

A Matías Oscar sólo le quedan las lágrimas para ofrecerle a su familia, y son muchas, pero no alcanzan para quitarse la amargura de no poder acercarle un plato de comida a sus pequeñas hijas, dos mellizas que se debaten frente al fantasma de la desnutrición que afecta a tantos otros niños en la Argentina.


Ahora cazo pajaritos y los que no vendo los pongo a la olla para que podamos comer, porque trabajo no hay, y mi familia es grande.

Matías Oscar
Recostado sobre uno de los pilotes que sostienen las cuatro paredes de su destartalado rancho, Matías no puede terminar de explicar su tragedia frente a las cámaras que le apuntan, que recién lo han descubierto, aunque su pobreza viene de lejos.

Las dos habitaciones que albergan a los nueve integrantes de la familia son el mudo testigo de una espantosa realidad porque Matías, panadero de oficio, hace dos años que no tiene trabajo.

"Ahora cazo pajaritos y los que no vendo los pongo a la olla para que podamos comer, porque trabajo no hay, y mi familia es grande", dice y no puede seguir porque el sabor amargo le sube hasta los ojos.

"Quiero ser doctora"

Estefanía tiene apenas nueve años, como su hermana Yoana, y ambas no llegan a los 20 kilos de peso y les fue pronosticada una desnutrición crónica que les afectó el aprendizaje.

Sin embargo, como todo niño, tiene sueños, pese al empecinamiento de las burocracias políticas de truncar su vida por los turbios manejos que impiden la llegada de la ayuda humanitaria.

Efectos de la desnutrición en Tucumán.
Este niño es una clara imagen de los efectos de la desnutrición. (Foto cortesía La Gazeta)
Mientras acaricia un juguete gastado, Estefanía dice con su media voz que esa mañana comió un pancito, pero no puede responder cuando se le pregunta cual será su alimento al mediodía, "no sé", contesta con timidez.

"En el colegio no tomamos la leche porque nos dicen que no tienen nada", aclara sin necesidad, pero igualmente su imaginación, que no conoce de egoísmos, vuela hacia un futuro mejor en el que va a ser "doctora, para curar a la gente" según cuenta.

Ni para mamar

A 120 kilómetros al sur de la capital tucumana, donde la naturaleza ofrece sus mejores colores, los seres humanos luchan contra una realidad adversa, con rasgos de malicia.

Rosa es una mujer joven aunque su rostro refleje otra cosa, y vive en una habitación pequeña que debe cubrir las necesidades de su marido y sus ocho hijos.


Cuando yo no como, tampoco tengo leche, y sufro mucho porque mis hijos me piden pan y no tengo nada para darles.

Rosa

Su hija más pequeña, Ayelén, de apenas dos años, trata de colgarse de sus pechos para encontrar un poco de leche, algo imposible porque, como cuenta Rosa, "cuando yo no como, tampoco tengo leche, y sufro mucho porque mis hijos me piden pan y no tengo nada para darles".

Muy cerca de allí, Adela Albornoz mira a su nieto Ramón de cinco años jugar con el perro, "está panzón porque no hay mucho que comer", pero los médicos ya le han diagnosticado desnutrición crónica, del tipo que se da en África y que ya llegó a estas tierras.

Solo huesitos

Caminar por las calles de cualquier ciudad del entorno tucumano, bajo un sol abrasador, otorga la amarga posibilidad de encontrarse con la imagen misma del horror, con niños famélicos y padres desolados.

El director del hospital del Niño Jesús, en la ciudad de Tucumán, Lorenzo Marcos, enfrenta día tras día el drama de los desnutridos por lo que su pedido desesperado, "a esta gente hay que darles de comer ahora", no es el de alguien ajeno a la situación.

"Para terminar con esta desnutrición estructural, tenemos que entender que la salud va de la mano de la educación y a partir de educar a nuestro conciudadanos, podremos combatir el flagelo, pero tienen que comer ya", afirmó.

Robar para los pobres

En tanto, el escándalo y la indignación estallaron este viernes, en todo el país al conocerse las declaraciones de la directora de Política Sanitaria de la Nación, Graciela Rosso, a su regreso a la ciudad de Buenos Aires desde Tucumán tras haber asistido con el Gabinete Social.

Un padre con su hija en un hospital de Tucumán.
Los padres de Tucumán se encuentra desolados ante la situación. (Foto cortesía La Gazeta)
"No están privilegiando a los pobres a los que se les está cobrando para tener atención, al punto que hemos detectado centros de atención en los que se les cobra la leche que manda la nación", disparó.

Rosso fue más allá en sus acusaciones al asegurar que "en Tucumán, los gobernantes no tienen en cuenta lo que la gente necesita", y esa misma gente, se sigue muriendo de hambre


Búsqueda en BBC Mundo
Claves de búsqueda

Notas relacionadas:

21 11 02 |  América Latina
El hambre golpea a políticos
9 11 02 |  América Latina
"Marchamos para que no nos desalojen"
8 11 02 |  América Latina
La infancia marcha contra la pobreza

Vínculos:

Nota: el contenido de las páginas sugeridas no es responsabilidad de la BBC.

 Envíe este artículo a un amigo
Arriba ^^  
 
 escribanos@bbc.co.uk
© BBC
BBC World Service
Bush House, Strand, London WC2B 4PH, UK.

Servicio Mundial de la BBC:
temas de actualidad e información institucional en más de 40 idiomas: