BBC Página Principal (en inglés) BBC Noticias (en inglés) BBC Deportes (en inglés) BBC Servicio Mundial (en inglés)
versión texto | escríbanos | ayuda
BBC Mundo
Noticias 
América Latina 
Economía 
Ciencia 
Miscelánea 
Foros 
Especiales 
Aprenda inglés 
Nuestros socios 
Quiénes somos 
BBC Radio
Programación 
Cómo sintonizar 

Escribe: Sergio Correa
  Noticias
Miércoles, 22 de mayo de 2002 - 22:10 GMT
Bush, un amigo difícil
Manifestantes antiestadounidenses en la ruta  a Berlín
La llamada "guerra contra el terrorismo" es resistida por amplios grupos de la población alemana.
Desde Berlín, escribe Sergio Correa, especial para BBC Mundo.

Tres días de protestas para 18 horas de estadía no parece ser una señal demasiado amistosa para la visita del presidente de Estados Unidos, George Bush a Berlín; más aún si se piensa que la capital alemana tiene una especial relación con los Estados Unidos

Los berlineses continúan agradecidos por el llamado puente aéreo con el cual los estadounidenses hicieron llegar toneladas de alimentos y carbón durante el sitio que declaró Stalin a la capital alemana, después de la Segunda Guerra Mundial.

Tiempo después y en medio del aislamiento internacional de Alemania a consecuencias de su pasado nazi, el presidente estadounidense John F. Kennedy declaró en la capital alemana "Yo también soy un berlinés".

Ambos gestos perduran vivamente en la memoria de los habitantes de Berlín

Los enemigos de Bush

Pero George W. Bush parece no reunir las simpatías de los alemanes. La llamada "guerra internacional contra el terrorismo" continúa siendo resistida por amplios grupos de la población alemana, educada por décadas en el pacifismo.

Un manifestante disfrazado
Muchos también critican la posición de Bush frente al medio ambiente.

Bush es además rechazado por algunos políticos, incluso los pertenecientes al gobierno. Por ejemplo por Peter Ströbele, un importante funcionario del partido verde, miembro de la coalición de gobierno.

"No puedo dejar de protestar contra alguien que no quiso firmar el Protocolo de Kioto y que sigue una política bélica".

También el segundo en la alcaldía de Berlín, Georg Gysi, convocó a protestar contra Bush.

El alcalde Wowereit planeaba tomar vacaciones para estas fechas y su puesto iba a quedar en manos de Gysi, quien hubiera sido el encargado de recibir a Bush, pero también de fomentar las manifestaciones.

Por tal motivo, el alcalde debió deshacer sus maletas y quedarse en Berlín.

Ciudad sitiada

Durante la pasada visita de del ex presidente Clinton a Schröder, ambos decidieron ir a cenar espontáneamente a un pequeño y nada lujoso restaurante de barrio, en medio de estupefactos parroquianos.

George Bush, presidente de EE.UU.
Bush ha sido acusado de unilateralismo.

Bush cenó esta vez con Schröder en un restaurante que está ubicado exactamente al lado de la puerta de Brandemburgo, una zona que está absolutamente cerrada por la policía, que mantuvo alejados a los manifestantes durante esa velada.

Los más de 10.000 efectivos de seguridad y los 600 agentes de la guardia personal de George Bush dan a Berlín la impresión de una ciudad sitiada.

Algunos grupos de extrema izquierda anunciaron actos de violencia, aunque nadie sabe contra qué ni dónde.

Este jueves se espera el discurso de Bush en el Reichstag, el primero que pronuncia un mandatario estadounidense en la historia del parlamento alemán. Ahí se sabrá, quizás qué tan amigo de los alemanes quedará este presidente.


Búsqueda en BBC Mundo
Claves de búsqueda

Vínculos:

Nota: el contenido de las páginas sugeridas no es responsabilidad de la BBC.
Arriba ^^  
 
 escribanos@bbc.co.uk
© BBC
BBC World Service
Bush House, Strand, London WC2B 4PH, UK.

Servicio Mundial de la BBC:
temas de actualidad e información institucional en más de 40 idiomas: