BBC Página Principal (en inglés) BBC Noticias (en inglés) BBC Deportes (en inglés) BBC Servicio Mundial (en inglés)
versión texto | escríbanos | ayuda
BBC Mundo
Noticias 
América Latina 
Economía 
Ciencia 
Miscelánea 
Foros 
Especiales 
Aprenda inglés 
Nuestros socios 
Quiénes somos 
BBC Radio
Programación 
Cómo sintonizar 

Escribe: Jana Beris
  Noticias
Jueves, 02 de mayo de 2002 - 23:30 GMT
Ramala: futuro incierto
Policías y civiles en Ramala.
Al salir los tanques, Ramala volvió a una relativa calma.
Texto y fotografías de Jana Beris, corresponsal de la BBC en Jerusalén

Ramala respiró aliviada ayer, al amanecer sin tanques israelíes dentro de la ciudad, pero por cierto no en medio de un jolgorio general.

La multitud aclamando a Yasser Arafat como un héroe al salir por primera vez de la "Mukataa" -el edificio del gobierno palestino que durante un mes estuvo bajo estrecho sitio del ejército israelí- era sólo una parte de la realidad de la ciudad.

Jana Beris, corresponsal de la BBC en Jerusalén.
Jana Beris en Ramala.
La señal de victoria hecha por el "rais" Arafat ante sus seguidores y los gritos rítmicos de "con sangre y fuego te redimiremos", no podían ocultar los numerosos problemas por resolver ni los grandes desafíos.

Problemas por los que los palestinos responsabilizan a Israel, aunque no pocos admiten que hay diferencias dentro de su propio liderazgo y cosas que corregir en el plano interno palestino.

La furia hacia Israel, la hostilidad y la desconfianza, son demasiado profundas como para creer que el repliegue del primero de mayo por la noche indique el comienzo de una etapa mejor.

El levantamiento del sitio impuesto a Yasser Arafat es señal de alegría para muchos, pero nadie parece detenerse demasiado a felicitarse por eso.

La principal preocupación parece ser cuánto durará la tranquilidad.

Reconstrucción

"Son muchos los desafíos para afrontar, con o sin Arafat", nos dice Imad Abdallah, en un puesto de frutas en la plaza central Al-Manara.

Plaza de Al-Manara, Ramala.
Los jóvenes no se muestran muy optimistas.
Entre grito y grito por el mejor precio de su mercadería -"es la mejor de la zona", me aclara- trata de resolver el conflicto árabe-israelí.

"Primero debemos dedicarnos a reconstruir todo lo que nos arruinaron. Hay que hacer orden. Después, veremos si podemos hablarles de nuevo".

Imad no especifica de quién habla pero es evidente que se refiere a Israel. Su tono, sin embargo, da a entender que tiene sus críticas también para su propio liderazgo.

¿Qué hizo "Abu Amar"?

"Hay que pensar por qué los países árabes no nos ayudaron en nada a los palestinos. Puede que sea por su egoísmo típico, pero también habría que ver por qué los enojó Abu Amar".

El apodo del presidente de la Autoridad Nacional Palestina es su nombre más usado.

Policía en Ramala.
"Hoy es un día muy especial".
"Todo lo que hizo o dijo hasta ahora quedó demostrado como cierto", dice un policía uniformado, Ali Eishe, de 30 años.

Mientras trata de dirigir el siempre alocado tráfico de Al-Manara -eso de "alocado" no va por lo rápido, sino justamente por lo estancado y tupido- Eishe intenta hallar las palabras exactas para explicar lo importante del nuevo día.

"Hoy es un día muy especial. Estamos todos felices porque el ejército israelí salió y así podemos dedicarnos a resolver juntos nuestros problemas. Eso será lo mejor y así estará todo bien", afirma en un tono tan optimista que me deja un tanto asombrada, habiendo oído muchas opiniones básicamente distintas.

Pesimismo

Como la del ingeniero Riad Salman, que por falta de un puesto ordenado, se dedica a trabajar hace unos años como chofer.


No tenemos nada que celebrar. La situación es demasiado difícil como para festejar nada

Riad Salman, ingeniero.
"No tenemos nada que celebrar. La situación es demasiado difícil como para festejar nada", nos dice.

"Claro que es bueno que Arafat haya salido y pueda desplazarse libremente, pero nadie aquí tiene certeza de cuánto durará esto. Con Israel, no se puede saber".

Yamile, de 33 años, piensa que sí se puede saber, pero alega que siempre ocurre de forma negativa.


Es verdad que no están aquí, en el centro, ni en la Mukataa, pero están en Surda, en A-Ram , en Kalandia

Yamile, 33 años.
"Lo de la retirada es pura palabra. Es verdad que no están aquí, en el centro, ni en la Mukataa, pero están en Surda, en A-Ram , en Kalandia", se queja, en referencia a los varios puestos de control del ejército alrededor de Ramala.

"No creo que se pueda cambiar nada de forma sustancial en la situación", nos dice esta mujer palestina, cubierta totalmente con el "hijab" típico de las musulmanas religiosas.

Yamile, dedicada a la educación, no cree que se pueda volver ahora al proceso de paz y aclara que "aunque el rais lo diga, no me parece que el pueblo lo siga en ese sentido".

Arafat fortalecido

Las críticas a Arafat no son la voz cantante del día en Ramala.

Aiman Sitawi, estudiante.
"El origen del problema es que Ariel Sharon no quiere la paz".
El líder palestino salió de su sitio fortalecido y en una postura política sin duda más sólida y no es ante los micrófonos que alguien va a pedir ahora un autoanálisis para ver qué puede aportar el "rais" para calmar la situación.

"Él fue, es y será el único presidente, también en el futuro", aclara Aiman Sitawi, estudiante de Ciencias Políticas en la Universidad de Bir Zeit.

"Es inteligente y sabe llevar adelante la política palestina. No es él quien comete errores y el origen del problema es que Ariel Sharon no quiere la paz", afirma.

Desconfianza

Muhib Barguti, un periodista de 37 años, cree que Israel tiene razón al alegar que Arafat apoyó los atentados suicidas y hasta los alentó y financió, pero advierte que con esos reproches "no se llegará a nada".

Muhid Barguti, periodista.
"Con reproches, no se llegará a nada".
"Si Israel quiere llegar a la paz, debe comprender que tiene que hablar con quienes están hoy en prisión, con quienes detuvo, porque ellos serán los líderes del futuro".

Aiman Sitawi, a sus 24 años, corta edad para tanto pesimismo, sostiene que "por ahora no veo ninguna solución, porque no creo que exista", pero a diferencia de Yamile, recalca que "si Arafat resuelve volver a las negociaciones, el pueblo lo apoyará".

Salwa, 30 años.
"No sabemos qué pasará dentro de una hora".
De fondo, como en la mayoría de sus compatriotas, está la evidente desconfianza en Israel.

"No sabemos qué pasará en el futuro, que no parece muy bueno. No sabemos qué pasará dentro de una hora siquiera, porque los israelíes pueden volver en cualquier momento", asegura Salwa, de 30 años, compañera de trabajo de Yamile.

¿Terrorismo?

"No podemos depender más de ellos", agrega Aiman y advierte: "Nosotros lucharemos hasta el fin, hasta nuestro último hombre, por más que digan que somos terroristas".


Si nos cubrimos el cuerpo de explosivos, eso no es terrorismo, sino lucha legítima contra Israel

Aiman Sitawi, estudiante.
Y al preguntarle qué es para él "terrorismo", aclara: "si nos cubrimos el cuerpo de explosivos, eso no es terrorismo, sino lucha legítima contra Israel".

"¿También contra civiles?", preguntamos en tono insistente."En Israel no hay civiles. Todos van al ejército", es su terminante respuesta.

"La única solución es que nos dejen en paz, que se vayan para siempre, que tengamos independencia, nuestra capital y que estemos aquí solos", asegura.

Por las buenas o por las malas

"No se puede volver ahora al proceso de paz, porque eso es un mero espectáculo. Primero Oslo, después Tenet, Zinni, todo, pero nada sirve", resume.

Fotos de muertos palestinos en un muro.
"Si no es por las buenas, será por las malas".
Murad Ahmad, de 24 años, funcionario administrativo en la hasta hace poco sitiada Mukataa, tiene la fórmula pronta.

"Arafat y todo el pueblo palestino deben continuar resistiendo", dice cuando le preguntamos si el líder debe ir ahora a negociaciones o a continuar con la intifada.

"Debemos hacerlo hasta que tengamos nuestra independencia y nuestra capital en Jerusalén. Y si no es por las buenas, pues será por las malas".


Búsqueda en BBC Mundo
Claves de búsqueda

Vínculos:

Nota: el contenido de las páginas sugeridas no es responsabilidad de la BBC.
Arriba ^^  
 
 escribanos@bbc.co.uk
© BBC
BBC World Service
Bush House, Strand, London WC2B 4PH, UK.

Servicio Mundial de la BBC:
temas de actualidad e información institucional en más de 40 idiomas: