BBC Página Principal (en inglés) BBC Noticias (en inglés) BBC Deportes (en inglés) BBC Servicio Mundial (en inglés)
versión texto | escríbanos | ayuda
BBC Mundo
Noticias 
América Latina 
Economía 
Ciencia 
Miscelánea 
Foros 
Especiales 
Aprenda inglés 
Nuestros socios 
Quiénes somos 
BBC Radio
Programación 
Cómo sintonizar 

Escribe: Jana Beris
  Noticias
Miércoles, 17 de abril de 2002 - 14:12 GMT
Fue "un error" el diálogo Powell-Arafat
Ariel Sharon, primer ministro de Israel, y Colin Powell, secretario de Estado de EE.UU.
Gissin: "No fijamos la agenda de Powell".
Raanan Gissin, portavoz del primer ministro israelí Ariel Sharon, está convencido de que su país ya no tiene de qué hablar con Yasser Arafat.

Y aunque alega: "No fijamos la agenda de Powell", da a entender en una entrevista con Jana Beris, corresponsal de la BBC en Jerusalén, que los encuentros del secretario de Estado de Estados Unidos con el líder palestino fueron "un error".


¿Por qué cree que fue un error que Colin Powell se entrevistara con Arafat?

Arafat no cumplió ningún acuerdo. Se llegó a nueve entendimientos sobre alto el fuego, pero él no respetó ninguno. Por lo tanto, somos muy escépticos respecto a la posibilidad de que se pueda obtener de Arafat algún compromiso que pueda cumplir.


(Arafat) vive en una burbuja, como si esto fuera el Beirut de 1982. Pero debo advertirle que recuerde lo que le pasó allí hace 20 años: fue expulsado

Y la experiencia muestra que cada vez que lo visitan dirigentes mundiales, especialmente de la principal potencia, él siente que su política -que nosotros llamamos estrategia de terrorismo- funciona.

¿Quiere decir usted que Estados Unidos cae en una "trampa" del líder palestino?

Lo que digo es que Arafat no busca una solución. El quiere seguir como está, como Saladino sobre su caballo, luchando. Desea pasar así a la historia, y permanecer así en la memoria y el ethos del pueblo palestino.

Además, vive en una burbuja, como si esto fuera el Beirut de 1982. Pero debo advertirle que recuerde lo que le pasó allí hace 20 años: fue expulsado.

¿Ese es el plan? ¿Expulsarlo?

No, hay varias consideraciones. Por ahora, el gabinete resolvió aislarlo. Sin duda, mientras está aislado causa menos daño que dando vueltas por el mundo.

Ello causó mucho daño político a Israel...

¿Qué es daño político? Hay daño político, daño propagandístico, pero en la situación actual, esto es lo mejor que se podía hacer. Y si Arafat quiere salir de su aislamiento, sabe perfectamente bien qué tiene que hacer. Hasta entonces, se quedará donde está y nosotros haremos el trabajo.

¿Estados Unidos no entiende todo esto?
Helicoptero israelí sobrevuela Cisjordania
Israel eligió la solución militar para proteger a sus ciudadanos.

Estados Unidos tiene consideraciones que van más allá del conflicto árabe- israelí. Este conflicto es para nosotros especialmente importante, porque vivimos aquí. Para Estados Unidos, su importancia es en función de su capacidad de dar otros pasos en relación con Irak, donde el trabajo no fue terminado. Y ahora, George W. Bush se comprometió a finalizar lo que su padre había empezado.

¿Israel no le ayudará al respecto?

Tenemos interés en ayudarle, porque en el futuro la amenaza verdadera a la estabilidad en Medio Oriente y a la vida de sus habitantes, tanto judíos como árabes, es el arsenal nuclear que trata de desarrollar Irak y su capacidad de usar el terrorismo y también armas de destrucción masiva.

Toda iniciativa contra Irak que lo neutralice o que haga que Saddam Hussein salga de su puesto cambiará el rostro de Medio Oriente. Y estamos dispuestos a ello.

También tenemos interés en que Medio Oriente sea diferente, más democrático, más libre. En esa situación, nos será más fácil llegar a acuerdos de paz con los países árabes vecinos. Pero mientras tanto, debemos lidiar con el problema inmediato del terrorismo de los suicidas palestinos.

¿Si no se logra, qué sucede?

Si no logramos detenerlo, tal cual sucedió en el pasado, se expandirá a otras partes del mundo. Hay que recordar que, cuando Arafat empezó en 1968 a secuestrar aviones, no llevó mucho tiempo hasta que el sistema se expandió como una epidemia al resto del mundo y todos los grupos terroristas imitaron a la OLP en piratería aérea.


Hay que recordar que, cuando Arafat empezó en 1968 a secuestrar aviones, no llevó mucho tiempo hasta que el sistema se expandió como una epidemia al resto del mundo

Y llevó varios años hasta que los Estados crearon mecanismos de seguridad y desarrollaron sistemas preventivos para lidiar con ese golpe. Ahora no se trata de secuestros de aviones, sino de lo que yo llamaría el secuestro de la sociedad occidental por parte de quienes no quieren tenerla como rehén, sino destruirla.

Si esto no es detenido ahora y no comprenden todos que el precio es muy pesado, se expandirá muy rápidamente. El problema no es local de Israel, sino ante todo regional, pero también general, por la globalización del terrorismo.

Cuando el hoy Secretario Powell era jefe del Estado Mayor de Estados Unidos, presionó de hecho para terminar la Guerra del Golfo sin derribar a Saddam Hussein. ¿Teme que se repita el modelo en relación a Arafat?

No sé. Por un lado, la situación ahora es más compleja y también más peligrosa. Además, hay también lecciones aprendidas en la Guerra del Golfo.

Si esta vez Estados Unidos lanza una lucha política y militar contra Irak, creo que sabrá terminarla en el tiempo debido. Es también nuestro interés y estamos dispuestos a ayudar a Washington en este sentido.

Pero nuestro primer deber, como en todo país democrático, es proteger la vida de nuestros ciudadanos. Y cuando lidiamos con el terrorismo de los asesinos suicidas, debemos hallar soluciones inmediatas. Las hay, tanto en el ámbito militar como en el político y económico.

¿Qué es lo central?

Yo diría que lo central no es cómo desactivar cada misil viviente que constituye cada suicida, sino cómo desarmar sus lanzadores, es decir, la educación en las escuelas palestinas, la incitación que Arafat y líderes del mundo árabe protagonizan.

Yasser Arafat, líder palestino
Arafat permanece sitiado en su cuartel en Ramala.

El hecho es que ningún gobernante árabe ha aceptado o ha osado aceptar el llamado del secretario de Estado de EE.UU. de condenar en forma inequívoca ante sus respectivos pueblos el terrorismo de los suicidas. No lo hicieron, a pesar de que está claro que si ese sistema tiene éxito aquí la próxima meta serán sus propios regímenes.

Y está claro que, cuando hablamos de la propagación de esta epidemia de terrorismo suicida, no hay distinción alguna entre víctimas judías o árabes. El origen no importa a los asesinos. Lo principal para ellos es diseminar el terror y el temor para destruir una determinada forma de vida a la que se oponen.

¿Arafat no es interlucutor para negociar un acuerdo de paz y tampoco para lograr un alto el fuego?

Hay que llegar al momento de la verdad y no será Colin Powell quien lo haga. El pueblo palestino debe llegar a ese punto, decidir qué camino elige: otra vez dirigirse a una catástrofe o hacer que Arafat haga un cambio estratégico, abandone el terrorismo y vaya paso por paso avanzando rumbo a la paz y la convivencia con Israel.

¿Qué tiene que pasar para que Israel le crea si promete un cambio?

Nosotros no le damos a Arafat otra oportunidad, pero sí le damos a Washington otra posibilidad de mostrarnos que nos equivocamos.

Puede que Estados Unidos, su secretario de Estado y su presidente deban llegar solos a la conclusión de que no se puede creer a Arafat. Mientras tanto, seguiremos tomando medidas para proteger a nuestra gente.


Puede que Estados Unidos, su secretario de Estado y su presidente deban llegar solos a la conclusión de que no se puede creer a Arafat. Mientras tanto, seguiremos tomando medidas para proteger a nuestra gente

No es de descartar que Estados Unidos tenga que salir a su batalla contra Irak sin el apoyo de los países árabes. No me parece que ninguna de esas naciones, en la atmósfera existente ahora en el mundo árabe, esté dispuesta a respaldar un ataque de Washington contra Irak o a quedarse de lado sin decir nada.

La calle árabe tiene hoy varios héroes y el presidente Bush no es uno de ellos, sino Saddam Hussein, Osama Bin Laden y Yasser Arafat. Y todos son líderes que usan el terrorismo como instrumento en su política exterior.

Ese comentario sobre Estados Unidos, ¿significa que Israel no está dispuesto a ayudarle retirando sus tropas de Cisjordania y creando así una atmósfera que le facilite el trato con los países árabes?

Creo que la verdadera ayuda de Israel es su firme posición contra el terrorismo.


Búsqueda en BBC Mundo
Claves de búsqueda

Notas relacionadas:

17 04 02 |  Noticias
Powell: ¿ruido y pocas nueces?
16 04 02 |  Noticias
Powell hace el último esfuerzo
16 04 02 |  Noticias
Powell: "Hay progresos"
8 04 02 |  Noticias
El reto de Colin Powell
16 04 02 |  Noticias
Jenin: fotos de la devastación
Arriba ^^  
 
 escribanos@bbc.co.uk
© BBC
BBC World Service
Bush House, Strand, London WC2B 4PH, UK.

Servicio Mundial de la BBC:
temas de actualidad e información institucional en más de 40 idiomas: