BBC Página Principal (en inglés) BBC Noticias (en inglés) BBC Deportes (en inglés) BBC Servicio Mundial (en inglés)
versión texto | escríbanos | ayuda
BBC Mundo
Noticias 
América Latina 
Economía 
Ciencia 
Miscelánea 
Foros 
Especiales 
Aprenda inglés 
Nuestros socios 
Quiénes somos 
BBC Radio
Programación 
Cómo sintonizar 
  Noticias
Lunes, 01 de abril de 2002 - 13:59 GMT
"Yo la ayudé a morir"
Campanillas blancas, flor de nieve o campanilla de febrero.
La paciente quizo morir después de ver campanillas blancas por últimas vez.
El doctor retirado Rob Jonquière recuerda a una paciente que le pidió que la ayudara a morir, mucho antes de que Holanda se convirtiera en el primer país en el mundo en legalizar la eutanasia con una ley que entró en vigor el primero de abril del 2002.

Él lo hizo.


Dos veces he ayudado a pacientes a morir. Esta vez fue a principios de los 80, así que todavía era ilegal. Como muchos doctores, le reporté la causa de muerte a las autoridades como "natural".

Doctor Rob Jonquière
"Sentí tristeza por perder a una amiga pero también la satisfacción de haber podido concederle su último deseo".
Ambos fueron pacientes con cáncer incurable. El dolor fue un factor, pero algo aún más importante para una de mis pacientes que era enfermera y estaba acostumbrada a cuidar a otra gente. Para ella era inaceptable depender completamente de otros.

Tenía 52 años cuando murió. Había tenido la enfermedad de Hodgkin's y se había curado. Más tarde tuvo cáncer de mama y se había curado. Finalmente le encontraron cáncer en el ovario y cuando el doctor le dijo que no la podía curar otra vez, vino a discutir la muerte asistida conmigo.

Yo había sido su médico general por años, la había acompañado a lo largo de todos sus problemas de salud así que ella me conocía bien y es por eso que se atrevió a hablar de eso conmigo.

Un proceso largo y cuidadoso

Habíamos hablado sobre su situación muchas veces. Cuando se analiza eso y ninguno de los dos duda en llamar a la muerte por su nombre, se habla del hecho de que el fin está cerca.

Por meses discutimos qué hacer. Eventualmente ella me describió las circunstancias en que querría su eutanasia.

Primero dijo que su límite sería el momento en que no pudiera pararse de la cama, el momento en que no pudiera ir sola al baño. Cuando ese momento llegó, me dijo: "Ahora que estoy aquí, quiero vivir un poco más". Yo creo que se dio cuenta que otros la cuidarían y que para ellos significaba algo hacerlo.


Bev dice que ahora -si ella dice que ahora, es ahora

Pastor de la paciente.
Entonces fijo un nuevo límite, que luego cambió unas tres o cuatro veces.

El último límite fue muy simbólico: cuando vio unas campanillas blancas saliendo en el jardín dijo que quería ver "una vez más un ramillete de esas flores al lado de mi cama".

Fue entonces cuando me dijo que debido a que sabía que yo la ayudaría si se sentía muy mal, había podido cambiar sus límites y vivir un poco más. Su miedo al sufrimiento insoportable era peor que el sufrimiento en si.

Llegó el momento

La mañana después de que esas campanillas blancas estuvieron al lado de su cama, recibí una llamada de su compañero quien me dijo que ella quería la eutanasia. Yo dudé, un poco asustado de tener que hacerlo finalmente, y le dije que iría allá una vez visitara a mis otros pacientes.

Eutanasia en Holanda
En esa época, la eutanasia era ilegal y punible.
Cinco minutos después, su pastor me llamó y me dijo: "Bev dice que ahora -si ella dice que ahora, es ahora".

Nos reunimos alrededor de su cama -su compañero, su pastor y yo- a hablar y a decir adiós. Ella sabía qué iba a pasar y me dijo nuevamente que eso era lo que quería.

Le administré primero una gran dosis de tranquilizantes y entró en un sueño profundo. Cinco minutos después le di un relajante muscular que incapacita el sistema respiratorio y el corazón -que es la manera en que se hace todavía. Dejó de respirar, su corazón dejó de latir y ella murió tranquila pocos minutos más tarde.

Mi reacción fue compleja: sentí la tristeza de perder una amiga pero también me sentí contento por haber podido cumplir su último deseo, que fue el morir en paz.

Entonces era un acto criminal, pero yo no sentí que había cometido un crimen -yo había hecho algo bueno por alguien.

El doctor Rob Jonquière es el director del principal grupo pro-eutanasia en Holanda, la Sociedad Holandesa de Eutanasia Voluntaria.


Búsqueda en BBC Mundo
Claves de búsqueda

Notas relacionadas:

1 04 02 |  Noticias
Holanda: ¿licencia para matar?
29 11 01 |  Miscelánea
Sin el derecho de morir
18 10 01 |  Miscelánea
No a la eutanasia
20 08 01 |  Miscelánea
Derecho a morir
11 04 01 |  Noticias
Holanda legaliza la eutanasia
Arriba ^^  
 
 escribanos@bbc.co.uk
© BBC
BBC World Service
Bush House, Strand, London WC2B 4PH, UK.

Servicio Mundial de la BBC:
temas de actualidad e información institucional en más de 40 idiomas: