BBC Página Principal (en inglés) BBC Noticias (en inglés) BBC Deportes (en inglés) BBC Servicio Mundial (en inglés)
versión texto | escríbanos | ayuda
BBC Mundo
Noticias 
América Latina 
Economía 
Ciencia 
Miscelánea 
Foros 
Especiales 
Aprenda inglés 
Nuestros socios 
Quiénes somos 
BBC Radio
Programación 
Cómo sintonizar 

Escribe: Jana Beris.
  Noticias
Lunes, 11 de marzo de 2002 - 15:32 GMT
Amenaza, decepción y normalidad
Jardín infantil en Shaar Haneguev
Los habitantes de Shaar Haneguev agradecen no tener que lamentar víctimas durante esta intifada.
Vea también: Más guerra que paz

Escribe Jana Beris, corresponsal de la BBC en Jerusalén.

Los últimos 17 meses de violencia entre israelíes y palestinos, no sólo hicieron correr mucha sangre de ambas partes, sino que también echaron por la borda grandes sueños.

La esperanza y el optimismo dejaron lugar a la preocupación. Y eso se nota con especial fuerza en la zona de Shaar Haneguev, el área de territorio israelí más pegada a la Franja de Gaza, que aglutina a once localidades, diez de ellas de carácter colectivo, kibutzim.

A ambos lados de los 55 kilómetros de frontera, dos mundos. En el medio, dos pueblos separados por un abismo.

La gente de la zona trata de comportarse como si todo fuese tan pastoral como el paisaje alrededor, como los caminos floreados en medio de las casas del kibutz Mefalsim, situado frente a Beit Hanun.

Bomba encima

Pero Eliahu Segal, director general del Consejo Regional Shaar Haneguev, es consciente de que las cosas no son tan sencillas.


A muchos de los campos que lindan con la frontera, no podemos hoy acercarnos si no hay previo aviso al ejército para que nos acompañe

Janan Braude

Cuando habla de la normalidad con la que la gente sigue viviendo en medio del peligro, le preguntamos si acaso en el momento que conversamos en su oficina, a pocos kilómetros de Gaza, no puede caernos encima un cohete Kassam.

"Sí, en realidad sí, puede caernos ahora encima", responde como si fuera algo común y corriente. Y sin alterarse, trata de no dejarme preocupada y agrega: "pero depende de dónde lo dispararan".

A corta distancia de allí, también bajo el alcance de los Kassam o los morteros, Janan Braude, más conocido como "Pocho", regula frente a la computadora el riego de los cultivos en el kibutz Mefalsim.

"Pocho" cuenta que hace ya más de un año "a muchos de los campos que lindan con la frontera, no podemos hoy acercarnos si no hay previo aviso al ejército para que nos acompañe".

A 300 metros de la frontera, todos los terrenos están declarados zona militar cerrada y son inaccesibles.

"El temor es a incidentes porque del otro lado de la frontera puede haber gente apuntando con revólveres y rifles. Ya pasó en varias oportunidades que gente que pasaba por esos caminos fueron baleados y tuvieron que correr y escaparse", explica.

Amenaza palpable

Los israelíes de la zona explican con sentimientos encontrados la situación. Agradecen que ningún habitante de los poblados de Shaar Haneguev se haya contado entre los más de 280 israelíes muertos desde el comienzo de la intifada, pero los atentados suicidas en todo el país, los sienten como suyos.

Shai Jermesh
Shai Jermesh: "tratamos de vivir la rutina con normalidad".
De todos modos, la amenaza es palpable diariamente, aunque Shai Jermesh aclara que "tratamos de vivir nuestra rutina con normalidad y hasta diría que los problemas socioeconómicos son más graves que los de seguridad".

Pero los puentes no están todos rotos. "Cuando oigo nuestros aviones en camino a Gaza, sé que hay allí un millón de personas y que la población sufre, pero es difícil tener muy en consideración lo que pasa del otro lado, mientras aquí vuelan los suicidas entre los civiles", nos dice.

"No simulemos ser más sensibles a los problemas de los demás que a los nuestros", agrega.

Amigos entre enemigos

Eliahu Segal nos cuenta que cuando oye los aviones de combate que supone están en camino a atacar algún punto de Gaza, se pregunta dónde estarán los obreros palestinos que conoce desde hace años, los que invitó al casamiento de su hija y festejaron junto a los invitados israelíes.


Trabajo aquí en la zona desde los 20 años y me siento muy bien, siempre me ayudan, me apoyan

Palestino que trabaja en el kibutz Mefalsim
Sabe que ahora la están pasando mal y que no tienen lo que comer.

Eso lo constatan dos trabajadores palestinos que salen diariamente de Sayaíe en Gaza y de Dir el Balah, para trabajar en Mefalsim.

Los abrazos entre uno de ellos y Eliahu Segal parecen propios de viejos conocidos.

"Es que lo somos, como hermanos, yo lo llevo en el corazón", dice uno de ellos, de 43 años, padre de diez hijos.

"Trabajo aquí en la zona desde los 20 años y me siento muy bien, siempre me ayudan, me apoyan", indica.

Motivo para vivir

Eso cuenta también para "Pocho", que siente que hace 40 años creía que la paz estaba más cercana de lo que la ve ahora.

Grupo de israelíes y palestinos
Hay israelíes y palestinos que sí sabes y quieren convivir.
"Hoy en día mucha juventud trata de buscar sus horizontes en otros lugares", nos cuenta.

El mensaje de normalidad nos lo transmite claramente Eliahu Segal: "Puede ser que de lo malo salga finalmente algo bueno y que de tanto problema, se encuentre finalmente una solución".

Sostiene que la gente de la zona trata de vivir lo mejor posible.

"Eso significa continuar trabajando, planificando el futuro, tratar de traer gente joven a vivir acá, dar un contenido a la vida, que sea más atractiva de calidad, para que la gente sienta que a pesar de los problemas de seguridad que hoy en día infelizmente existen aquí, en Tel Aviv y Jerusalén, también hay un motivo más para querer vivir", concluye Segal.


Búsqueda en BBC Mundo
Claves de búsqueda

Notas relacionadas:

11 03 02 |  Noticias
Suavizan detención de Arafat
11 03 02 |  Noticias
Más guerra que paz
9 03 02 |  Noticias
Sharon promete negociar

Vínculos:

Nota: el contenido de las páginas sugeridas no es responsabilidad de la BBC.

 Envíe este artículo a un amigo
Arriba ^^  
 
 escribanos@bbc.co.uk
© BBC
BBC World Service
Bush House, Strand, London WC2B 4PH, UK.

Servicio Mundial de la BBC:
temas de actualidad e información institucional en más de 40 idiomas: