BBC Página Principal (en inglés) BBC Noticias (en inglés) BBC Deportes (en inglés) BBC Servicio Mundial (en inglés)
versión texto | escríbanos | ayuda
BBC Mundo
Noticias 
América Latina 
Economía 
Ciencia 
Miscelánea 
Foros 
Especiales 
Aprenda inglés 
Nuestros socios 
Quiénes somos 
BBC Radio
Programación 
Cómo sintonizar 
  Noticias
Miércoles, 27 de febrero de 2002 - 11:46 GMT
El tesón de la mujer saharaui
Sahara
Hace 26 años que la sobrevivencia del pueblo saharaui se apoya en generaciones de mujeres.
El 27 de febrero se cumplen 26 años de la proclamación de la República Árabe Saharaui Democrática.

La fecha recuerda una vez más la existencia de casi 200.000 personas que viven en el exilio en una de las regiones más inhóspitas del mundo.

En efecto, tras la descolonización española y la invasión de Marruecos, miles de sarahuis huyeron y terminaron organizándose en campamentos en Tinduf, un pequeño pedazo de desierto cedido por Argel.

Mujeres y niños constituyen la población principal de estos campamentos; los hombres emigran para seguir la lucha en el Frente Polisario. Y son las primeras las que llevan en sus hombros la organización y sostén de lo que es hoy el país del pueblo sarahui en el exilio.

BBC Mundo conversó con una de ellas, Jadiyetu Mojtar, de la Unión Nacional de Mujeres Saharauis quien vive en el campamento de Auserd.


-¿Cómo es vivir ahí?

Son unas condiciones realmente muy difíciles. Además se siente nostalgia por tu tierra, por tu gente. Pero también se vive mucho entusiasmo y te sientes muy importante porque estás luchando por una cuestión tuya, por tu país, por la construcción de tu estado y por sobre todo porque sabes que estás defendiendo una cosa legítima y una causa justa.

-Dices nostalgia por tu tierra... Cuéntanos cómo fue tu partida.

Salí con 17 años cumplidos. Fue una mañana, de repente, porque de madrugada corrió la noticia de boca en boca que los marroquíes estaban entrando por la zona norte. Sin más, unos jóvenes nos organizamos y dijimos "aquí los marroquíes no nos pillan, tenemos que salir lo antes posible".

El enviado de la ONU, James Baker es recibido en Tinduf por dirigentes del Frente Polisario
Los esfuerzos de la ONU han sido infructuosos.
Éramos tres chicas y un chico que encontramos a otras personas que también se estaban preparando para salir. Con ellos nos fuimos a una ciudad al sur del Aaiún, Guelta exactamente, donde se dieron las primeras revueltas. Allí estaba el primer puesto del Frente Polisario. A partir de allí nos fuimos incorporando a la organización de los campamentos.

-¿Pensabas en ese entonces que los campamentos eran una solución temporal?

Sí. Bueno, nosotros ya durante la ocupación española formábamos parte de pequeñas células de la organización clandestina Frente Polisario. No es que yo me hubiera incorporado en ese momento sino que ya tenía mi célula y mis reuniones periódicas y sabía lo que se estaba organizando. Lo que queríamos era que España celebrara un referédum y nos diera la autodeterminación.

En vista de lo que estaba aconteciendo, la Marcha Verde, y que España estaba de acuerdo en ceder el territorio a Marruecos, fue cuando decidimos escapar porque sabíamos que venía la ocupación de Marruecos y que iba a significar una represión total contra los saharauis nativos.

-Han pasado 26 años y la autodeterminación no se produce. ¿Qué se siente?

Desierto
El desierto no ha quebrantado la fuerza de las saharauis.
Mucha decepción, sobre todo con Naciones Unidas. Nosotros habíamos puesto todas nuestras esperanzas en que la comunidad, la justicia internacional, los organismos oficiales tomaran cartas en el asunto. Hemos puesto todo el empeño en ello, colaborado un ciento por ciento y vemos que hay otros intereses que son más importantes que el derecho de un pueblo a ser libre.

-¿Cómo están organizados los campamentos?

Cada campamento está dividido en cuatro barrios diferentes. Los barrios están organizados en filas. O sea, la gente está organizada como si viviera en un pueblo o una ciudad cualquiera del mundo. Lo único, pues que nosotros todo lo que tenemos y de lo que vivimos viene de la ayuda internacional que recibimos. O sea, nosotros tenemos nuestros dispensarios, nuestras guarderías, nuestros colegios, centros de abastecimiento.

La ayuda internacional que nos llega, la organizamos de tal manera que cada uno tenga lo que le corresponde y seguimos el día a día así, enfrentando situaciones muy difíciles y la escasez de todo.

-Debe ser difícil la educación de los niños, pero además ¿cómo se les transmite un mensaje de esperanza?

Todos los niños de los campamentos están escolarizados. Esto, gracias a la organización montada por las mujeres saharauis. Lo primero y primordial es la educación y la sanidad. El 100% de los niños están escolarizados, tenemos un plan nacional de educación elaborado por los mismos saharauis con nuestra propia geografía, nuestra historia, así como las materias y ciencias que se imparten en cualquier parte del mundo.

En cuanto al mensaje de esperanza, no se necesita transmitirles a los niños absolutamente nada porque desde que nacen viven el día a día en una situación de guerra. Digamos esto entre paréntesis porque nosotros estamos en territorio argelino e intentamos que los niños lleven una vida relativamente normal, pero ellos ven la guerra, ven que sus padres se van, que están en las zonas de guerra, que vienen de vacaciones, que sus madres están trabajando todos los días en un respectivo comité, que no reciben un dinero a cambio sino una ayuda internacional, que la ayuda internacional viene porque esto es un conflicto, porque estamos refugiados. Saben que no vivimos en nuestro país, que el Sahara está ocupado por Marruecos.

Esto lo viven día a día en cada familia. Lo único que es difícil es explicarles otras realidades, por ejemplo cómo es el mar, porque no pudieron nacer cerca del mar. Así que organizamos lo que se llaman "vacaciones en paz", donde familias europeas acogen a los niños saharauis durante dos meses en verano.

-Sabemos que las mujeres han tenido un papel primordial en los campamentos.

Campamento en Tinduf. Foto: Evaristo Delgado
Las mujeres están a cargo de la organización de los campamentos.
Desde un principio lo teníamos muy claro: las mujeres queríamos que hubiera una plataforma para nuestro futuro estado. No podíamos meternos todos en la guerra y perecer, porque cuando nos incorporamos a la organización de los campamentos, Marruecos estaba bombardeando nuestra zona liberada donde se habían montado nuestros primeros campamentos y murieron mujeres y niños, familias enteras.

Entonces, cuando llegamos a este territorio cedido por Argelia, lo primero que pensamos es que las mujeres organizaran e hicieran una vida relativamente normal para que nuestro pueblo no se extinguiera y los saharauis pudieran seguir existiendo.

Alguien tenía que encargarse de esto y las mujeres hemos asumido este papel y hoy nos sentimos muy orgullosas de ello y nos congratulamos porque la organización de nuestros campamentos es un ejemplo en todo el mundo. Hemos logrado que miles y miles de saharauis (niños ayer, hoy hombres) estén en los campamentos trabajando como médicos, profesores, como ingenieros agrónomos, gente que se ha educado cuando nosotras estábamos todavía bajo los bombardeos marroquíes. Creo que crear un estado y educar un pueblo es lo más importante.

-¿Qué esperanzas guardas?

Las mujeres en especial y el pueblo saharaui en general tenemos puestas nuestras esperanzas en la comunidad internacional y en Naciones Unidas para que nos permitan ejercer nuestro derecho. Y si no nos permiten no nos rendiremos fácilmente, porque lo nuestro es lo nuestro.

Marruecos no tiene ningún derecho sobre nuestras tierras. Internacionalmente se reconoce que es un país ocupado, que hay un derecho de autodeterminación no concluido, que se tiene que llevar a cabo. Y esperamos que la comunidad internacional evite un nuevo derramamiento de sangre en el norte de Africa y que presionen a Marruecos para que se realice el referéndum o al menos reconozca el derecho del pueblo saharaui a la independencia.


Búsqueda en BBC Mundo
Claves de búsqueda

El país que no puede ser

Testimonio

Fotos

Notas relacionadas:

Arriba ^^  
 
 escribanos@bbc.co.uk
© BBC
BBC World Service
Bush House, Strand, London WC2B 4PH, UK.

Servicio Mundial de la BBC:
temas de actualidad e información institucional en más de 40 idiomas: