BBC Página Principal (en inglés) BBC Noticias (en inglés) BBC Deportes (en inglés) BBC Servicio Mundial (en inglés)
versión texto | escríbanos | ayuda
BBC Mundo
Noticias 
América Latina 
Economía 
Ciencia 
Miscelánea 
Foros 
Especiales 
Aprenda inglés 
Nuestros socios 
Quiénes somos 
BBC Radio
Programación 
Cómo sintonizar 
  Noticias
Jueves, 11 de octubre de 2001 - 20:24 GMT
EE.UU., treinta días después
Washington.
Banderas hechas por estudiantes de todo EE.UU. fueron plantadas frente al Capitolio.
Escribe nuestro corresponsal en Washington, Javier Lizarzaburu.

Los cielos este jueves 11 de octubre eran azules y diáfanos y una brisa tibia se sentía en las calles. Exactamente igual fue esa mañana del 11 de septiembre antes de las 8:48. Pero aparte de esta irónica similitud, hoy, treinta días después, mucho ha cambiado en esta nación.

En Washington, los actos recordatorios se realizaron en las afueras del Pentágono, con la asistencia de más de dos mil personas, entre militares y familiares de las víctimas, así como la presencia del gabinete y del presidente y su esposa.

George W. Bush.
Bush describió a las víctimas como héroes.
El mandatario hizo uso de la palabra al final de esta ceremonia de más de una hora de duración, donde describió a las víctimas como héroes, a los secuestradores como instrumento del mal y prometió a las fuerzas armadas todos los recursos necesarios para ganar esta guerra.

"Ellos serán perseguidos hasta que no encuentren lugar para esconderse, para refugiarse o para descansar" prometió Bush ante una sobria ovación de los presentes.

La persistencia de la memoria

"El pueblo de Estados Unidos no olvidará" dijo Bush al principio de su discurso, al referirse a los atentados del 11 de Septiembre.

Y probablemente no olvidarán no sólo por la tragedia de esa fecha, sino porque Estados Unidos, 30 días después, parece un país diferente.

"No puedo dormir. No puedo dejar de preocuparme. Tengo temor de qué más va a pasar" me decía Felisa Jones mientras trataba de llevar una vida normal, cortándose el pelo en una peluquería del barrio de Georgetown.

Normalidad doméstica

Y es esta nueva dimensión de normalidad la que se nota en distintas áreas. A nivel doméstico, no cabe duda que la población de este país, de la noche a la mañana, perdió un sentido de seguridad con el cual había vivido por años.

La gente sigue yendo a restaurantes, bares, discotecas, tiendas. Pero cuando se habla del asunto, otro mundo es el que emerge. Son los temores de "¿crees que nos van a atacar pronto?", "prefiero no pensar de día porque de noche es lo único que hago".

Pentágono.
En el Pentágono también hubo ceremonia.
Y esos temores, que por ahora parecen confinados a la experiencia individual, estos días han sido acentuados por posibles amenazas de ataques químicos o biológicos -algo que puede ser tan invisible desde el momento en que se lleva a cabo como en sus consecuencias.

Además está el hecho de acostumbrarse a vivir bajo nuevas medidas de seguridad. En algunos lugares más estrictas que en otros. La presencia de policía militar uniformada es algo que casi nunca se había visto en las calles y de pronto ha pasado a formar parte del paisaje cotidiano.

La economía

La economía ya andaba tambaleando antes del 11 de septiembre, cuando la caída de las Torres Gemelas pareció añadir un dramático simbolismo al empeoramiento de los pronósticos para este país.

En los últimos 30 días, más de 200 mil personas se han quedado sin trabajo. Y en un esfuerzo por evitar una peor caída, el gobierno ha prometido miles de millones de dólares en ayuda de emergencia para el subsidio al desempleo y servicios médicos.

Cambios políticos

Y como decíamos, los cambios han penetrado casi todo aspecto de la sociedad. Incluida la Casa Blanca. Varios expertos estos días señalaban, por ejemplo, cómo había cambiado en 30 días el estilo presidencial.

Antes de los atentados, se solía describir a esta administración como tremendamente eficiente, muy organizada, donde el peso de la experiencia generaba un cierto orden automático.


No puedo dormir. No puedo dejar de preocuparme. Tengo temor de qué más va a pasar

Una estadounidense
Ahora, en el gobierno se hace camino al andar. Lo que se percibe es un nivel de improvisación sin precedentes. La prensa cuestiona con diaria persistencia cuáles son los planes de esta campaña, cuándo o cómo sabrán que han ganado. Las respuestas, por ahora, parecen evasivas.

El mismo estilo de Bush tampoco es el mismo. De un período inicial donde se le veía muy poco, o hablaba en raras oportunidades, los eventos del 11 de septiembre exigieron del presidente una presencia más constante, con intervenciones más prolongadas. Donde su imagen de autoridad y control tenía que ser percibida por la población. Y a juzgar por las encuestas, por ahora lo ha conseguido.

Y es verdad, mucho ha cambiado en treinta días. Quizá una de las preguntas latentes es cuánto más cambiará, si algo más se perderá en el camino. Por ahora, las autoridades tratan de asegurar a la población que la causa es justa y la victoria segura.


Búsqueda en BBC Mundo
Claves de búsqueda

Notas relacionadas:

11 10 01 |  Noticias
EE.UU. recuerda a sus víctimas

Vínculos:

Nota: el contenido de las páginas sugeridas no es responsabilidad de la BBC.
Arriba ^^  
 
 escribanos@bbc.co.uk
© BBC
BBC World Service
Bush House, Strand, London WC2B 4PH, UK.

Servicio Mundial de la BBC:
temas de actualidad e información institucional en más de 40 idiomas: