BBC Página Principal (en inglés) BBC Noticias (en inglés) BBC Deportes (en inglés) BBC Servicio Mundial (en inglés)
versión texto | escríbanos | ayuda
BBC Mundo
Noticias 
América Latina 
Economía 
Ciencia 
Miscelánea 
Foros 
Especiales 
Aprenda inglés 
Nuestros socios 
Quiénes somos 
BBC Radio
Programación 
Cómo sintonizar 

Escribe: Javier Farje
  Noticias
Martes, 25 de septiembre de 2001 - 14:49 GMT
Islamabad en la mira
Niños afganos.
La mayor parte de los refugiados afganos en Pakistán vive en la absoluta miseria.
Escribe Javier Farje, enviado especial de la BBC a Pakistán

"UNIDAD, FE, DISCIPLINA". Estas tres palabras inscritas en una pequeña loma a la entrada de Islamabad, dan la bienvenida al visitante.

De la virtud del medio no tiene que preocuparse el general Musharraf, el militar que gobierna Pakistán desde el golpe de 1999. Éste es un país profundamente religioso.

Pero las otras dos virtudes sí son un problema. Unidad es algo que el gobierno necesita con desesperación.

El llamado Día de la Solidaridad, convocado para el próximo jueves, tiene como objetivo tratar de recuperar un cierto consenso, roto debido a la decisión de su gobierno de apoyar a Estados Unidos en la llamada guerra contra el terrorismo.

General Pervez Musharraf.
El general y su laberinto: Pervez Musharraf.
Clérigos y militares han expresado su descontento por el apoyo a Washington, debido a que consideran al régimen Talibán como un grupo musulmán que defiende su fe con convicción.

Sayed Fakhar Imam, ex presidente del Parlamento, hoy disuelto, y actual presidente de la Liga Musulmana de Pakistán advierte: "Se necesita un consenso de calidad, el gobierno tiene que escuchar a todos, tiene que haber un proceso de consulta".

Por lo pronto, el gobierno trata de no darle mayor importancia a las conversaciones entre una delegación militar estadounidense y una representación del ejército paquistaní.

Minimizar

"Delegación de nivel medio" insiste un portavoz de la cancillería. "Es simplemente un intercambio de informaciones de inteligencia" dice otro, en un intento de no enardecer aún más los caldeados ánimos de ciudades como Karachi o Lahore.


Se necesita un consenso de calidad, el gobierno tiene que escuchar a todos, tiene que haber un proceso de consulta

Sayed Fakhar Imam.
Las quemas de banderas y de efigies de George Bush son escenas embarazosas que el gobierno trata de minimizar, justo cuando EE.UU. le está perdonando deudas y levantándole sanciones.

Y para que no quede la menor duda, el propio presidente, en una reunión con gobernadores provinciales, dijo que las manifestaciones violentas no serán permitidas. Ahí va la disciplina. Pero falta saber si quienes están encargados de imponerla y simpatizan con Osama bin Laden estarán dispuestos a aplicarla.

Guerra

El aspecto militar es más espinoso. El general retirado Talat Masoud, hoy experto en temas militares, dice que prestar a EE.UU. el territorio de este país como un trampolín para la guerra sería un craso error.

"La población jamás aceptará la presencia de tropas en este país", dice con convicción el general Masoud.

Manifestantes pro Talibán.
Ha habido protestas anti EE.UU. en muchas ciudades paquistaníes.
Ésta es una nación que, a raíz del apoyo a EE.UU., se encuentra en una de las crisis más serias de su historia, afirman los expertos. Y las diferencias son profundas.

En todo caso, Estados Unidos necesita que ese consenso se traduzca en un mínimo de apoyo. Después de todo, el puerto de Karachi, por ejemplo, sería un punto obligado de estacionamiento de barcos de guerra. Y una población díscola que aún ve a Osama bin Laden como héroe en ciudades como esa, no hará las cosas demasiado fáciles.

China e India

China ha dado su visto bueno a Pakistán en su apoyo a la "Guerra contra el terrorismo". Y no es para menos: varios incidentes armados en las provincias musulmanas chinas han convencido a las autoridades de Pekín que el Talibán es, de acuerdo a la peculiar jerga de la jerarquía china, "un elemento desestabilizador".


Volteó la cabeza, me señaló al niño que, con el rostro pegado a la ventanilla, pedía limosna desesperado, casi llorando, con la ropa hecha tirones y el rostro muy, pero muy triste. "Ese niño es afgano", dijo.

Pero al gobierno chino le preocupa que la excesiva presencia estadounidense en esta región le dé demasiada influencia económica y militar, algo que Pekín no ve con buenos ojos.

El caso de India es más espinoso. El gobierno de Nueva Delhi aún se está sobando el coscorrón que le dio Estados Unidos al no tomar en cuenta su ofrecimiento de bases militares para un eventual ataque a Afganistán.

Y el papel que Pakistán está adquiriendo en este conflicto no agrada al gobierno indio. Las relaciones entre los dos países están pasando por un mal momento. A tal punto que varios periodistas indios aún están esperando visa para entrar a Pakistán.
Los líderes de Pakistán, Pervez Musharraf y Atal Vajpayee.
Musharraf y Vajpayee, indios y paquistaníes nunca se entendieron.

Entretanto, aquí los habitantes de Islamabad siguen su rutina esperando noticias. Y su rutina consiste en sobrevivir a una pobreza crónica que no se nota tanto en esta ciudad construida expresamente para ser capital, sino más bien en poblaciones más marginadas.

Camino a mi hotel, luego de haber pasado la loma con las tres virtudes inscritas en sus faldas, le pregunté al taxista qué pensaba de todo esto. Volteó la cabeza, me señaló al niño que, con el rostro pegado a la ventanilla, pedía limosna desesperado, casi llorando, con la ropa hecha jirones y el rostro muy, pero muy triste. "Ese niño es afgano", me dijo y no volvimos a hablar por el resto del camino.


Búsqueda en BBC Mundo
Claves de búsqueda

Notas relacionadas:

25 09 01 |  Noticias
Putin anuncia su apoyo a EE.UU.
24 09 01 |  Noticias
Sospechosos de clase media
23 09 01 |  Noticias
EE.UU. pierde un avión espía
21 09 01 |  Noticias
Yo conocí a Bin Laden
12 09 01 |  Noticias
¿Quién es Osama Bin Laden?
Arriba ^^  
 
 escribanos@bbc.co.uk
© BBC
BBC World Service
Bush House, Strand, London WC2B 4PH, UK.

Servicio Mundial de la BBC:
temas de actualidad e información institucional en más de 40 idiomas: