OTROS IDIOMAS
English
Português
mas idiomas
Martes, 11 de noviembre de 2008 - 21:39 GMT
Latinos quieren mandar con Obama
José Baig
José Baig
BBC Mundo USA

Bill Richardosn
Las principales organizaciones hispanas quieren ver a Bill Richardson en el gobierno.

Las organizaciones hispanas de todo el país trabajan intensamente para lograr que el presidente electo, Barack Obama, incluya en su gabinete a dos o tres hispanos en puestos de primer nivel y a muchos más en posiciones de menor rango.

Uno de los latinos que parece estar cerca de la Casa Blanca es Frank Sánchez, un abogado de la ciudad de Tampa, en Florida, que esta semana se incorporó al equipo de transición.

Sánchez fue el principal asesor en temas latinoamericanos de la campaña de Barack Obama y trabajó bajo las órdenes del presidente Bill Clinton como enviado especial al continente americano.

El ingreso de Sánchez al equipo de Obama hace prever que casi seguramente tendrá un puesto en el gabinete. Pero las organizaciones promotoras de los intereses hispanos esperan que no sea el único.

"Estas elecciones marcaron un antes y un después en cuanto a la participación de los latinos en la política", dijo en una reciente entrevista con BBC Mundo Luis Cerros, director de Democracia USA, una organización no gubernamental que promueve el voto hispano.

Carta a Obama

Nadie está más cualificado para servir a nuestro país como jefe de la diplomacia que el gobernador Richardson.
Carta de organizaciones hispanas a Obama
Otro de los hispanos que podría estar en el gabinete de Barack Obama es Bill Richardson. Cuando ganó las elecciones en Nuevo México, en 2002, este hijo de mexicanos se convirtió el único gobernador latino en el país.

Richardson, que fue embajador de Estados Unidos ante Naciones Unidas durante la presidencia de Bill Clinton, se postuló a las elecciones primarias del partido demócrata de este año.

Después de retirarse de la contienda, a principios de año, guardó varias semanas de silencio hasta que decidió apoyar a Barack Obama, un gesto que no le gustó nada a Hilary Clinton, que en ese momento competía por ser la candidata del partido.

De hecho, un aliado de Clinton comparó al gobernador con Judas Iscariote.

El nombre del ex diplomático también fue mencionado con insistencia cuando Obama estaba en busca de su compañero de fórmula, una responsabilidad que finalmente recayó en Joe Biden.

Pero las organizaciones hispanas quieren ver a Richardson en el gobierno y ayer le mandaron una carta al presidente electo para recomendarlo como secretario de Estado (ministro de Relaciones Exteriores) en el gabinete que asumirá funciones el próximo 20 de enero.

"Nadie está más cualificado para servir a nuestro país como jefe de la diplomacia", decía el texto de la carta firmada por la Agenda Nacional del Liderazgo Hispano (NHLA), una coalición de 26 organizaciones latinas, funcionarios electos y figuras destacadas.

Expectativas

Voluntaria hispana
Se calcula que más de 10 millones de hispanos votaron en las elecciones.
Las organizaciones de hispanos coinciden en mostrar la fuerte votación de esa comunidad por Barack Obama como un aval para que haya más presencia latina en el gobierno.

La propia ex candidata a la vicepresidencia por el partido Republicano, Sarah Palin, reconoció en una reciente entrevista que una de las cosas que explica la derrota de su partido es el hecho de que los latinos votaran por Obama.

"Me parece que las cifras de Obama van a subir en términos de diversidad (en el gabinete)", le dijo a la revista "Diverse" Paul Light, un investigador de la Universidad de Nueva York, que estudia las designaciones a altos cargos de gobierno.

Light explica que 5% de los funcionarios de gobierno durante el mandato de Clinton eran latinos. Y la cifra subió a 8% con George Bush. "Está muy comprometido con eso, con todas las minorías", afirma Light.

Pero Eduardo Gamarra, analista político de la firma Newlink, con sede en Miami, le dijo hace poco a BBC Mundo que el nuevo presidente tiene que saber manejar con cuidado estas expectativas.

"De la misma manera que ha desatado expectativas entre los hispanos, obviamente, ha desatado expectativas entre los afroamericanos y una multiplicidad de grupos que piensan que Obama va a resolver problemas", sostiene.

Pero advierte que "esa revolución de expectativas puede culminar tanto en un gobierno terriblemente eficaz, terriblemente popular, como en un gobierno con grandes dificultades al no poder satisfacer esas expectativas que ha levantado".



VÍNCULOS
El contenido de las páginas externas sugeridas no es responsabilidad de la BBC.



 

banner watch listen