OTROS IDIOMAS
English
Português
mas idiomas
Miércoles, 23 de abril de 2008 - 17:10 GMT
Un viaje soñado, dos veces
José Baig
Mundo USA

José Baig y Carlos Ceresole
José Baig y Carlos Ceresole recorrieron el país de punta a punta dos veces hablando con los latinos.
El nuestro es un viaje que mucha gente sueña con hacer. Nosotros lo soñábamos por el viaje mismo, pero también por tener la oportunidad de conocer y conversar con los latinos que han venido de todas partes de América Latina hacia todas partes de Estados Unidos en busca de una vida nueva.

Carlos Ceresole, productor de video de la BBC, y yo, hicimos este viaje soñado dos veces. La primera vez, en verano de 2007, lo hicimos entre Florida y California. Hace pocos días, terminamos de hacerlo entre el estado de Washington, en el oeste del país, hasta Washington DC, la capital de Estados Unidos, a casi 6.000 kilómetros de distancia.

Comenzamos en Seattle, en el estado de Washington, considerada uno de los nuevos polos de atracción para los inmigrantes, a pesar de que la población hispana es apenas 3,2% del total.

Muchos de los que están llegando se emplean en la construcción, la jardinería y otras labores que requieren mano de obra intensiva y que se paga a salarios muy bajos.

Para nosotros fue como ser testigos de la historia de este país. Y lo comparábamos con las oleadas de inmigrantes que construyen la ciudad de Nueva York o que poblaron estados como California en el pasado.

Para ellos, claro, hacer cola a las seis de la mañana a menos de un grado centígrado (32º F) tienen mucho menos romanticismo, aunque conlleva la esperanza de que salga algún trabajito que les pueda rendir 40 o 50 dólares para llevar a casa y seguir, muy poquito a poco, en pos del sueño americano.

Inmigración y otras cosas

Flor Crisóstomo
Flor Crisóstomo quiere que se resuelva el problema de la inmigración.
A lo largo del camino, lo primero que le preguntábamos a la gente era "¿Hablas español?". Una vez establecida la comunicación, no necesariamente en español, nuestra siguiente inquietud era qué esperaba la gente de la persona que va a gobernar este país a partir de enero de 2009.

Nos encontramos gente como Flor Crisóstomo, una indígena zapoteca que se refugió en una iglesia de Chicago desde el día que le llegó una orden de deportación. Para Flor, naturalmente, lo más urgente es que el nuevo gobierno arregle la situación de millones de indocumentados.

Pero también nos encontramos con latinos que pidieron por el fin de la guerra en Irak, por el medio ambiente, por los desposeídos, por los que salen de la cárcel y tratan de volver a la sociedad. En fin, un abanico de preocupaciones tan amplio como la propia comunidad hispana.

Según los datos del Censo, en este país hay 45 millones de personas que se consideran hispanas. De ellos, unos 12 millones no tienen papeles que les permitan estar legalmente en el país.

Para ese grupo, el tema migratorio es de los más urgentes. Pero a medida que resuelven ese asunto o los que no tienen ese inconveniente porque son nacidos aquí, tuvieron solicitudes y preocupaciones más parecidas al promedio de la población, independientemente de su origen.

Todo el mundo habla "un poquitou"

Bowling en Montezuma
En Montezuma, Iowa, no hay nadie que hable español. Tampoco encontramos a nadie que sepa el por qué del nombre azteca.
Entre los latinos que se están mudando hacia el norte del país y la cantidad de nacidos aquí que estudian o han estudiado español, casi llegamos a la conclusión de que en Estados Unidos todo el mundo habla español, al menos "un poquitou", como nos respondieron centenares de veces.

El único lugar donde no obtuvimos esa respuesta fue en una pequeña localidad de Iowa de 1400 habitantes y dependiente casi exclusivamente de la economía agrícola de la zona. Un lugar que, paradójicamente, se llama Montezuma, que es como le dicen de este lado de la frontera a Moctezuma, el emperador azteca.

Allí no pudimos encontrar a los seis latinos que, según el Censo, viven en la ciudad ni a nadie que supiera de ellos o recordara haberlos visto nunca. Tampoco sacamos nada en claro cuando tratamos de averiguar por qué le pusieron ese nombre a este pueblo.

De hecho, un mapa de la oficina del Censo que muestra la presencia de hispanos en el país, desde el azul más oscuro para las zonas más densamente pobladas hasta el blanco para donde no hay hispanos, el área que corresponde a este rincón de Iowa aparece totalmente blanca.

Sin embargo, el mismo mapa muestra que los hispanos están presentes en absolutamente todos los estados del país, incluyendo Hawai y Alaska.

Al final, parece que estos dos viajes los hicimos justo a tiempo. Porque si se mantienen las tendencias actuales, dentro de algunos años podría dejar de tener sentido detener a alguien en la calle para preguntarle: "¿Hablas español?".



NOTAS RELACIONADAS
"¿Hablas español?"
26 03 08 |  Mundo USA



 

banner watch listen