Skip to main contentAccess keys helpA-Z index
BBCMundo.com
OTROS IDIOMAS
English
Português
mas idiomas
Lunes, 1 de octubre de 2007 - 16:32 GMT
Una carrera frenética
En realidad, los primeros fueron los alemanes. Allá por los años 40, la Alemania nazi desarrolló el primer cohete de la historia -el V2-. Fue un invento que desató miles de ambiciones.

Sputnik 1
El Sputnik 1, un hito en la exploración del espacio.

Luego vino el fin de la II Guerra Mundial y los secretos del Tercer Reich pasaron a manos de Estados Unidos y la Unión Soviética, los grandes protagonistas de la Guerra Fría.

En el ambiente paranoico que se vivía entonces, no pocos creían que quien conquistara el espacio dominaría también la Tierra.

Cuando Moscú lanzó el Sputnik 1 el 4 de octubre de 1957 puso en jaque el sueño estadounidense, no tanto desde el punto de vista tecnológico -el Sputnik 1 era un sencillo satélite de telecomunicaciones-, sino porque los soviéticos ganaron con ello la posibilidad de jactarse de haber sido los primeros. Fue un golazo que Washington no esperaba.

Más allá de la cortina de hierro todo era júbilo.

EE.UU., en cambio, no lo podía creer. Los estadounidenses reaccionaron con pánico. El enemigo estaba sobre sus cabezas. Si pudieron hacer eso, ¿de qué más serán capaces?, se preguntaban. ¿Nos podrán leer la mente? ¿O quizás aniquilarnos?

El terror se instaló en todas las esferas. Algunos de los clásicos cinematográficos de ciencia ficción son de esa época.

En varios, como "Me Casé con un Monstruo del Espacio Exterior", los extraterrestres no son más que una metáfora de la amenaza soviética.

"Me casé con un comunista" es del género negro y, obviamente, mucho más literal.

Fracasos ocultos

Al Sputnik 1 le siguió el mismo año la perra Laika, el primer ser viviente en el espacio. 2-0 para la URSS.

Laika
Laika murió a bordo de la nave en fue lanzada a conquistar el espacio.

En EE.UU. la furia aumentaba a la par de la incredulidad.

En 1961, el entonces presidente John F. Kennedy anunció que su país pondría un hombre en la Luna antes del fin de la década.

Washington necesitaba un triunfo con urgencia. Pero aún tendría que sufrir varias derrotas.

Los soviéticos también tropezaban. Por cada hito que marcaban había proyectos fracasados y vidas perdidas.

Sin embargo, el Kremlin guardaba con celo esa información y los traspiés sólo se conocieron en Occidente décadas después, tras la desintegración de la Unión Soviética.

De Gagarin a la Luna

En 1962, el ahora mítico Yuri Gagarin fue el primer hombre que orbitó la Tierra. 3-0.

Un año más tarde, en medio de una masiva campaña publicitaria, Moscú volvía a levantar la bandera de la superioridad soviética al anunciar que Valentina Tereshkova se había convertido en la primera mujer en el espacio.

Y en 1968, el cosmonauta soviético, Alexei Leonov, realizó la primera caminata espacial. 4-0.

Neil Armstrong
El hombre en la Luna, el triunfo que EE.UU. buscaba.

Hasta que en 1969 por fin Estados Unidos pudo ser el primero.

La promesa de Kennedy se cumplió el 20 de julio, cuando él ya había sido asesinado y Richard Nixon era quien gobernaba la Casa Blanca.

Ese día, tras orbitar diez veces alrededor de la Luna, el astronauta Neil Amstrong posó el módulo Eagle y fue el primer hombre en dar unos pasos sobre la superficie lunar.

El mundo, sorprendido, vio el alunizaje por televisión.

Pero habían sido tantos los fracasos estadounidenses frente a los soviéticos que incluso así muchos no lo creyeron.

Nacieron así las múltiples teorías conspirativas que apuntaban a que la llegada a la Luna había sido un montaje, algunas de las cuales aún tienen defensores.

Con nuestros ojos

La televisión acercó la conquista del espacio al público común.

La guerra por la galaxia continuó entonces con transmisiones en vivo y directo.

En 1986 vimos despegar la estación espacial MIR, la más grande y ambiciosa creada hasta entonces.

También presenciamos la trágica suerte que sufrió el trasbordador Challenger y sus siete ocupantes.

Siguieron el Columbia, el inicio del turismo espacial, el viaje del primer taikonauta, la conquista de Marte y muchas otras hazañas.

La carrera espacial que comenzó con el lanzamiento del Sputnik 1 cumple 50 años esta semana y está más viva que nunca.

Ya no tiene las connotaciones paranoicas que tuvo en sus inicios -la Guerra Fría es historia, la Unión Soviética no existe y Estados Unidos predomina-, pero sigue siendo una de las aventuras más increíbles de la humanidad.



 

BBC MUNDO - PRODUCTOS Y SERVICIOS


banner watch listen