OTROS IDIOMAS
English
Português
mas idiomas
Jueves, 5 de marzo de 2009 - 18:16 GMT
¿Yo? ¡Eso jamás lo leí!
Redacción BBC Mundo

Jordan
Jordan: una vida, tres autobiografías y ¿buenas razones literarias?
Muchas personas mienten sobre los libros que habrían leído para impresionar a sus amigos y potenciales parejas, de acuerdo con una encuesta realizada recientemente en el Reino Unido. Pero... ¿y esos libros que uno lee, y disfruta, sin embargo jamás confesaría?.

"La Guerra y la Paz", de León Tolstoi, por ejemplo, es una tentación demasiado grande para cualquier presuntuoso.

Después de todo, se trata de un clásico monumental de más de tres millones de letras, unas 560.000 palabras y aproximadamente 1.400 páginas en algunas de sus ediciones.

Lo mismo podría decirse de las andanzas de cierto caballero de un lugar de la Mancha de cuyas aventuras muchos prefieren no acordarse... porque nunca las leyeron aunque juren -con la mano sobre el libro de Cervantes- que sí.

Pero, ¿dónde quedan y cuáles son aquellos libros que leemos y no nos atrevemos a confesar por el estigma que representa la asociación con algunos géneros, o temáticas, o autores?

¡Jamás!

Una encuesta, breve y al azar, bastó para revelar que el bestseller "El Código Da Vinci" se encuentra en esa liga. "¿Yo? ¡Eso jamás lo leí!", fue una exclamación generalizada... y más tarde desmentida.

John Sutherland
Hay sólo tres actos que aún permanecen en el ámbito de lo privado y la lectura es uno de ellos
John Sutherland, escritor

Lo mismo pasó con los libros esos que prometen ganar amigos o el éxito social y que ocupan secciones enteras en algunas librerías, lo cual hace suponer que tienen un alto número de lectores.

O con los textos que dan el barniz necesario para salpicar las conversaciones y hacer creer al interlocutores que sabemos de ópera o de cine.

O la literatura erótica, o romántica. O los libros infantiles que leemos en la edad adulta. O la biografía de celebridades, algunas devenidas literatas como la modelo británica Jordan, famosa por un par de buenas razones, no precisamente narrativas.

Sí, Jordan logró vender 300.000 copias de su novela de debut "Angel" en sólo seis semanas, de acuerdo con fuentes periodísticas.

Jordan, que sólo ha vivido una vida, ha escrito -hasta el momento- tres autobiografías.

En privado

Un ejemplo de lectura inconfesable revelado por una de las personas encuestadas es "El Matrimonio moderno", de Wilhelm Stekel, escrito hace unas décadas y que hoy pudiera resultar embarazoso por sus ideas "no tan en vigor" en el siglo XXI.

La Mancha
En un lugar de La Mancha cuyo nombre juro que leí... pero no logro acordarme.
El lector consumado John Sutherland (sí, se ha leído la obra de Tolstoi, y varias veces) es escritor, académico y crítico literario; sin embargo, tiene sus "esqueletos en el armario" de la literatura.

"Reconozco que estoy parcializado con Jilly Cooper (británica, famosa por sus novelas de romances). Creo que se debe a que ella tiene una separación entre los dientes como yo", admite en mofa Sutherland.

"No lo confesaría en una reunión pública, pero si miras en mi mesita de noche verás (también) libros de Robert Crace, Joana Biscoe, Peter Gadol y Nicci French" con títulos tan sugerentes como "Mátame suavemente".

Sutherland firmemente cree que los aeropuertos son buenos lugares para descubrir los gustos literarios secretos de la gente.

"Hay sólo tres actos que aún permanecen en el ámbito de lo privado y la lectura es uno de ellos", afirma Sutherland concluyente.



NOTAS RELACIONADAS
Libros, mentiras y sex appeal
12 12 08 |  Cultura y Sociedad




 

banner watch listen